DIOS TENDRÁ QUE SER KIRCHNERISTA

 

El titular de la ANSES, Amado Boudou, afirmó esta tarde que se enviará al Congreso un proyecto de ley  “para dar por terminado el experimento fracasado del régimen de capitalización en la República Argentina”.

Esta frase recuerda lo que sucedió con Aerolíneas Argentinas: durante los últimos años, el Estado puso en situación crítica a la compañía aérea con tarifas congeladas y constantes conflictos gremiales, y luego utilizó la crisis de la misma para “salvarla” nacionalizándola.

De similar manera, las AFJP fueron obligadas por el gobierno argentino en el año 2005 a utilizar el 55% de su capital comprando bonos estatales. Hoy estos bonos, que comienzan a vencer el año que viene, son de hecho incobrables por lo que valen muy poco. A pesar de ello, la rentabilidad de las AFJP, medida desde sus comienzos a la fecha, es positiva. El gobierno ignora premeditadamente este hecho porque necesita desesperadamente de sus ahorros para evitar la cesación de pagos en pleno año electoral.

 

LOS SÍNTOMAS PREVIOS

Antes que se desencadene una crisis o una enfermedad en una persona, hay evidencias o síntomas que la preanuncian. Una nación, compuesta por un grupo numeroso de personas, ofrece las mismas características.

Estos síntomas, que preanunciaron el inicio de la caída, comenzaron hace tres años. Hubo numerosas y sutiles evidencias, algunas de ellas muy significativas. Me ocuparé de estas últimas:

La primera de todas fue, claramente, la distorsión de los índices económicos y laborales del país. Al mentir sobre ello, el gobierno dejó en evidencia que los números reales debían estar dando cifras negativas. Probablemente indicarían más inflación, más desocupación, más pobreza,  menos inversiones, menores ingresos a valores constantes, mayor gasto público y menor confianza del consumidor en el futuro del país. Para ocultarlos, intervino el INDEC, inventaron nuevas formas de evaluar sus índices  y el país dejó de tener, por primer vez en la historia del organismo, la ventana por la cual podíamos conocer la evolución o involución del país.  

La segunda evidencia fue la espasmódica cruzada que los Kirchner realizaron contra el campo en su afán de recaudar más. Los niveles de confrontación que hubo, por causa del conflicto generado por la resolución 125, sólo podían tener una razonable explicación en una real desesperación del gobierno por hacerse de dinero.    

El tercer síntoma fue el increíble presupuesto aprobado recientemente por el Congreso después de que la gran crisis internacional modificara todos los cálculos monetarios y financieros de los países. Con esta aprobación también se prorrogaron los poderes extraordinarios para que el poder ejecutivo pudiera seguir manejando a discreción los ingresos fiscales. Parecería que la actitud soberana que el Congreso de la Nación tuvo con el rechazo a la resolución 125 fue sólo producto de la fuerte movilización de la gente del campo. Sin este tipo de presiones, queda en evidencia que el Poder Legislativo sigue siendo una sucursal del Ejecutivo porque aprobar un presupuesto que todos saben que es de imposible cumplimiento, y volver a darle al presidente un manejo discrecional de la economía del país (ya van seis años seguidos) es, a todas luces, una burla democrática a la gran mayoría de la ciudadanía.  

 

Sin la presión de las movilizaciones populares, queda en evidencia que el Poder Legislativo sigue siendo una sucursal del Ejecutivo.

 

El cuarto gran síntoma fue cuando el Estado intervino sobre el régimen de ahorro jubilatorio con las siguientes medidas autoritarias: 1) En el 2005, siendo aún Lavagna ministro de economía, se obligó a las AFJP a invertir el 55% aproximadamente de sus ahorros en bonos y deuda del Estado. De esta manera, capturó gran parte del ahorro previsional contradiciendo el mismo sentido de existencia de las AFJP (quitarle a los gobernantes argentinos la posibilidad de incautar el dinero de la jubilación de su pueblo). Recordemos que a partir del primer gobierno de Juan Domingo Perón (1945-1955) y en adelante,  todos los gobiernos desvalijaron la caja jubilatoria.  2) El año pasado, Kirchner obligó a un grupo de afiliados (entre ellos los empleados del Estado y el numeroso gremio docente) a pasar a la entidad estatal (ANSES) e invirtió el proceso de elección al coaccionar a los afiliados de las AFJP a que expresaran su adhesión a las mismas, pues caso contrario, se los transferiría automáticamente a ANSES. Por supuesto, el ingreso monetario de la caja que aportaron los nuevos afiliados de ANSES, fue incorporado por el gobierno al balance fiscal, por lo que, de hecho, se apoderó de ese dinero para poder mostrar un buen superávit anual. 3) Como la maniobra anterior (a pesar del enorme gasto publicitario que realizó el Estado para convencer a la población) no fue satisfactoria en razón de que la transferencia de afiliados fue mucho menor a la esperada y necesitada, ahora los Kirchner decidieron ir por todo. Hoy enviarán al Congreso un proyecto para que se elimine de hecho la posibilidad de que la población pueda contar con una jubilación privada. De aprobarse, serán noventa y cuatro mil millones de pesos ahorrados por el pueblo para su jubilación, más los aportes anuales (que suman unos siete mil millones más), que pasarán al bolsillo de los Kirchner, nada menos que en un año electoral como es el 2009. Encarar este saqueo disfrazado como una acción que se promueve para “defender” la jubilación de la gente, muestra un nivel enorme de caradurez, ya que: a) En el pasado, los desfalcos a los jubilados los produjo siempre el Estado; b) En realidad, no existe necesidad de defender a los que aportan a las AFJP, pues en la actualidad existe plena libertad para que, si uno quiere o tiene temor por la seguridad de sus ahorros privados, pueda pasarse a la jubilación de reparto (ANSES); c) El gobierno insiste con un discurso hipócrita al decir que defiende los haberes de los jubilados ya que no cumplió (ni da indicios de hacerlo) con la resolución de la Corte Suprema que lo compulsó a actualizarlos. Este desacato judicial demuestra que para el gobierno, el cumplimiento  económico con los jubilados no forma parte de sus prioridades; y d) Intenta ocultar con un discurso populista y vacío de contenido (“a diferencia de los otros países, a nosotros nos interesa la gente y no los bancos” Cristina Kirchner) su desesperación por recaudar más, aunque, en su afán de éxito, salve el presente hipotecando, cada vez más, el futuro del país.

 

En su desesperación por recaudar más y salvar el presente, el gobierno  hipoteca, cada vez más, el futuro del país.

 

Seguramente muchos de los lectores pensarán que no solamente hubo evidencias económicas de la declinación del imperio kirchnerista, sino que también las hubo en otros campos de la vida social del país. Es muy cierto, pero mi decisión en señalar el factor económico se debe a dos instancias elementales: que el poder de los Kirchner se sustentó con el dinero que repartía, por lo que, sin él, desaparece su poderío; y que el humor de los argentinos depende sustancialmente de lo que diariamente encuentren en su bolsillo.

 

Hoy, el soporte político del gobierno se lo debe a tres sectores claramente definidos: 1) El sindicalismo peronista que sigue a Hugo Moyano; 2) Los sectores sociales que reciben ayuda monetaria, en especial los del conurbano bonaerense, y temen perderlos con otros gobernantes; y 3) Los adherentes a la política de recuperación ideológica de los años 70, incluido el sector de la izquierda del peronismo autodenominado revolucionario, popular y nacional, los partidarios del empleo estatal y las organizaciones de izquierda ligadas a los derechos humanos.

 

Según las encuestas, el resto del espectro social y político parecería dispuesto a no querer saber más nada con los Kirchner y compañía.  

 

LA COLISIÓN INEVITABLE

La mayoría de los ciudadanos que han vivido lo suficiente como para tener abundante experiencia por los hechos políticos y económicos acontecidos durante las últimas cinco décadas, saben que el barco se está dirigiendo hacia una inevitable colisión.

La convocatoria a los empresarios para que no despidan personal o para que no aumenten los precios de sus productos; la contraparte de éstos que se animan a solicitar sobreprotección arancelaria para sus empresas y un dólar alto; los constantes reclamos sindicales que buscan mejores salarios para compensar la inflación, seguridad de empleo y una mayor participación en el dinero que reparte el gobierno; el aumento de los conflictos en los distritos cuyos gobernantes no responden al oficialismo; son algunos signos de una sociedad cuyos reclamos se exacerban y que nos recuerda otras épocas pasadas, las que inevitablemente tuvieron finales caóticos.

No importa la voluntad que se ponga, el discurso que se diga, el dinero que se distribuya política y socialmente, o las inversiones en infraestructura que se pueda llegar a concretar con los escasos recursos de que se dispondrá, no parece posible revertir este camino descendente. Con cada nueva invasión de lo estatal sobre lo privado, el gasto público improductivo aumentará, el riesgo país seguirá subiendo y la realidad que impondrá  la decadencia económica y moral de la sociedad superará todos los intentos por evitarla.

Es que sin inversiones privadas (y no las habrá hasta que la ideología y la acción económica no se modifique) no hay posibilidades de crecimiento y desarrollo. Y para que suceda un milagro, ya no bastará que Dios sea argentino. También deberá ser kirchnerista.     

 

Enrico Udenio

Autor de “Corazón de derecha, discurso de izquierda”, Ugerman Ed.(2004); y “La hipocresía argentina”, Ed.DeLaRed, 2008.

21 de octubre 2008  

Anuncios

21 Respuestas a “DIOS TENDRÁ QUE SER KIRCHNERISTA

  1. Cuando se implementó el sistema privado de jubilaciones,pensé: Si no podemos confiar en el Estado, mucho menos en instituciones privadas cuyos directivos ni conocemos. Pero, lo cierto es que las AFJP existen, dentro de un marco legal, y los fondos que administran las AFJP pertenecen a los trabajadores que aportan por ese sistema. Meter mano a esos fondos es confiscatorio.
    Si se permite a un gobierno, sea el que fuere realizar esta confiscación, el PUEBLO ARGENTINO queda totalmente desamparado frente a los caprichos de los políticos de turno.

  2. Me encanto su analisis, y noto en los comentarios dejados por distintos usuarios que cada vez son menos los soldados K. Antes, en un sitio como este, se dejaban al menos un 30% de comentarios negativos a la nota, sin embargo, no se si es por falta de soldados, falta de intelecto u otro factor, solo encontre un discidente, que claramente trata de justificar la desicion oficial justificando problemas en las AFJP, que no existen. Las afjp no tienen problemas porque supieron ajustarse, y ademas fueron muy inteligentes en aportar parte de su dinero en fondos fudiciarios e hicieron un muy buen trabajo haciendo crecer los fondos de sus CLIENTES!!!.
    La esperanza es lo utlimo que se pierde, no la perdamos!!!! Volveremos a ser un pais en serio, cuando tengamos presidentes en serio!!!!!! VOLVE CARLITOS, PERDONANOS, PENSABAMOS QUE ERAS UN LADRON, Y RESULTO QUE NADIE PUEDE SER MAS CHORROS QUE LOS QUE HOY NOS GOBIERNAN. PREFIERO QUE ME ROBES VOS, QUE ME DEJASTE VIVIR DURANTE 10 AÑOS SIN MANOTEARME NADA NI A MI NI A NADIE!!!!! NOS SACASTE DE UNA HIPERINFLACION, RECIBISTE UN PAIS EN LLAMAS, SIN FONDOS EN EL BANCO, ETC. VOLVE, TE NECESITAMOS!!!!!

  3. rodo ya te lo puse vivis en otro planeta y de historia te puedo dar catedra vos no debes saber nada de miseria e insertidumbres por eso hablas lo que hablas

  4. Para Hugo: Perón fue un político-militar muy corrupto. Después de que echaron en 1955 vivió 18 años en Madrid como si fuera un magnate, acompañado de un séquito de alcahuetes, entre ellos López Rega y la meretriz que luego Perón nos dejó como Presidenta de los argetninos, nada menos. ¿De dónde sacó dinero Perón para vivir como magnate? De lo que robó en los 9 años que desgorbernó el país.
    Perón y los políticos peronistas fueron, son y serán ladrones.

  5. Para Hugo:
    Si supieras un poco más de historia sabrias que lo unico bueno que hizo Perón fue morirse..
    solamente lamento que no arrastró con él a toda esta manga de ladrones y corruptos que hoy nos gobiernan…
    Saludos

  6. todos ustedes viven en el limbo tus comentarios transgibersan las cosas y confunden y son malintencionadas gente inteligente como ud nos fundieron un monton de veces por fabor no hables mas mal de peron que es lo unico rescatable desde los años cincuenta que hemos tenido hasta la fecha manga de gorilas

  7. Lo felicito por la nota. Lamentablemente los argentinos tenemos poca memoria, eso lo sabemos, pero hay algo que me llama la atencion ¿Porque la gente esta tan pasiva? pudo reaccionar cuando el cacerolazo, apoyo al campo, y si estuviesemos mas unidos tendriamos que, de alguna forma, evitar que esta pareja nos lleve a la destruccion. En el 2001 perdi mi casa mi auto, todo. Y ahora no quiero pensar, qué me puede pasar. Hoy no tenemos seguridad en nigun ámbito, y son muy pocas las voces que se escuchan en contra de este nefasto gobierno. Mi consuelo es que no los voté.

  8. Excelente análisis. No aporté a ninguna AFJP y soy partidaria del sistema de reparto, pero las personas que así aportaron, sin ser obligadas y teniendo la oportunidad de retornar al estado, no lo hicieron, son dueñas de sus ahorros. Esta medida es una expropiación lisa y llana y un avance sobre los derechos individuales de las personas. Además está tomada en el peor momento de la crisis internacional y no va a ser destinada a jubilados. Siempre se saquearon las cajas para fines políticos partidarios, hoy parece ser el pago de la deuda y la campaña 2009. Recordemos que hace muy poco tiempo ya se sacaron 4500 millones del Ansés. ¿Por qué deberíamos confiar en el doble discurso del gobierno?

  9. Es un buen analisis.
    Pero demasiado apasionado (la sintesis perfecta de lo bueno y lo malo del pueblo argentino). Me permito hacer algunas reflexiones: por un lado conozco las dificultades financieras que enfrentan las AFJP (en Chile pasa exactamente lo mismo).
    Me consta que estas entidades enfrentan problemas para responder a sus obligaciones ( creciente numero de jubilados). Algo que en su momento el Dr Allende se encargó de vaticinar hasta el cansancio desde su banca de diputados del PI.
    Pero aun entendiendo esta situaión no comparto el momento o la oportunidad de la decisión: me parece de un falta de timming absoluta a la vista de lo que ocurre en el mundo. Porque convengamos que aqui la crisis aún no llegó, pero la gente empieza a cuidarse.Dicho esto, no puedo menos que recordar los grandes episodios economicos de los últimos meses, que estuvieron cargados tanto de ideologismo como de fatalismo. A saber: Desde hace tiempo que se viene augurando un colapso energetico de proporciones, que condenaría a un brusco freno en su nivel de actividad.
    Para lo que no lo saben: la industria crece en promedio por arriba de 8% anual.
    Hace dos o tres meses se dijo que se venia un nuevo corralito y hubo un conato de corrida cambiaria y bancaria.
    En el medio, el desbarajuste de la Res 125 que “terminaba con la producción de los pequños y medianos productores”. Ahroa resulta que gracias al voto Cobos, los Pymes del campo pagan más retenciones, más fletes y ven reducida su rentabilidad como nunca en los ultimos 5 años. Desde hace unas semanas los diarios no dejan de alertar sobre los efectos de la crisis. ¿De qué hablaban? Alguien vio lo que fue Aeroparque y la lerminal de Retiro el último fin de semana largo?. En suma: por que no somos un poco más prudentes?. Por que no atinamos a seperar la ideología. Y sobre todo: por qué no hablamos sólo – exclusivamente, si se me permite- cuando sabemos del tema?
    ernesto

  10. Realmente…Dios tendrá que ser kirschnerista, porque si no – ¿cómo podrá salvar de la Hoguera a nuestra parejita presidencial? (Art 7º del Decálogo).

  11. Sigo insistiendo, “los argentinos tenemos el gobierno que nos merecemos”. Somos, ya sea por educación o por ser sólo el producto de años de manipulación, un pueblo idiota para votar. Nos dejamos pisotear, y lo único que hacemos es quejarnos desde nuestras sillas mientras leemos artículos de diarios o sitios web, o miramos las noticias en la tv.
    Honestamente tengo terror por lo que se puede acontecer el año que viene en las elecciones. Tengo terror que ganen de nuevo. No puede ser que todo el que suba sea corrupto y robe, me destruye el corazon y me patea el patriotismo en donde duele. las acciones de esta pareja de delincuentes antipatrioticos van a dejar sus huellas irreparables en los años por venir. No va a quedarnos nada como país. Tal vez despues negocien ser colonia de alguna potencia que nos salve en el futuro.
    Es tristísimo.

  12. Análisis como el suyo realmente nos rescatan de este permanente vivir en la realidad de nuestra Argentina.Frustrante. Los argentinos tendremos que hacer valer nuestros derechos sí o sí. Con medidas como la que la Kirchner pretende imponer se nos termina el País. No nos olvidemos que las jubilaciones ordinarias equivalen a 154 euros, y no alcanzan para vivir medio mes.

  13. Escuchar a Cristina argumentando que la confiscación de los ahorros de la gente es para defender a los trabajadores y jubilados, es enfrentar un nivel de hipocresia pocas veces visto. ¡Es la primera vez que alguien me roba y encima me dice que lo hace para hacerme un favor!
    Y digo que me roba porque lo hace de prepo y se queda con nuestros ahorros en las AFJP. Como el dinero está colocado en bonos estatales, depósitos a plazo fijo, acciones, fondos fiduciarios, etc, al pasar todos esos activos a manos del Estado los Kirchner se quedan con nuestros ahorros y no entregan nada a cambio, salvo la “promesa de defender nuestra jubilación”. Una verdadera hipocresía cuando vemos lo que ganan nuestros padres y abuelos o cómo se han comportado con ellos en todas las últimas décadas. Y más hipocresía aún cuando los ladrones son los mismos que todavía no informaron qué hicieron con los fondos de Santa Cruz y dicen que toman nuestros ahorros para defendernos. ¿Quienes pueden creerles?
    Al estatizar completamente el sistema, la deuda que el estado tenía con las AFJP (50 mil millones) se esfumará (¿O alguien piensa que se va a pagar a sí mismo???) y la mitad de nuestros ahorros serán literalmente robados en forma descarada.
    La justicia, si fuera verdaderamente independiente, debería defendernos de este saqueo. Pero sabemos que no lo es…….

  14. No desesperar. Todavía puede aparecer otro Cobos …. y tendrán que digerirla. Muy memoria refrescante el artículo. Saludos

  15. El autor de la nota, a mas de versado en historia , no hace mas que demostrar por la vía del análisis concreto (sobre hechos reales) lo que el populismo fundamentalista logra en un país, a saber: la destrucción de los tejidos sociales, la decadencia de las legítimas esperanzas de nosotros el pueblo y de paso, dejar sembradas las semillas para que cuando vengan los que quieran hacer las cosas bien, poder victimizarse para volver a volver. Triste ironía para un país que hubiera merecido ser República.

  16. Los socialistas y los otros que defienden la decisión de K de estatizar totalmente la jubilación con la condicion de controlar que el gobierno no se apodere del dinero, son unos naif. Ya sabemos cómo terminan las “comisiones” del Congreso u otros “controles”.
    Si K no puede hacerse de ese dinero, nunca hubiera dado este paso, que enoja a la mayoría de la poblacion.

  17. Hasta cuando el poder legislativo seguirá sometido a la omnipotencia del ejecutivo, sin atisbo de verguenza alguna. Ha declinado tanto la llamada clase política que cuesta creer que sean reprsentantes del pueblo que los ha elegido para cumplir con la Costitución, pero se han olvidado del texto…Sería bueno que volvieran a la escuela para aprenderla.
    Muy concreto y claro el artículo que señala el camino de nuestra decadencia.

  18. Nada mas cerca de la realidad. Yo trabajo en una AFJP y le falto algo al articulo: y es el doble discurso de la presidente y es que no quiere despidos cuando con esta reforma, quedamos sin trabajo alrededor de 6.500 personas, porque el ANSES solo absorvera 3.500, que seguramente sera en su mayoria empleados de la superintendecia de AFJP, organismo del estado… pobre de nosotros con esta gente ambiciosa, no nos paran de robar, lo peor es que el pueblo le cree.

  19. El analisis es impecable, lo felicito

  20. Desde que tengo uso de razòn, los Bancos negociaron con el Estado la estafa al pueblo Argentino. En la actualidad ya no se sabe que es mejor o peor. El primer ladròn de las cajas de jubilaciones fue J.D.Peròn como ud lo dijo. No los KIRCHNER. Tambien Menen confiscò los plazos fijos en 1990 (otro robo). Los Peronistas siempre fueron Ali baba y los 4 millones de ladrones. El pueblo nunca entendio o al menos asi parece.
    Buenas noches.

  21. Me gusta mucho el sitio por la buena selección de temas. Invito a conocer
    http://blogs.perfil.com/contador/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s