CUANDO EL INDEC DEJE DE MENTIRNOS

Por fin el gobierno de los Kirchner dispuso una medida económica que figura en todos los manuales de estudio de la economía. Serán trece mil millones que se destinarán, principalmente, a promover financiamiento al consumo de automotores y electrodomésticos. Pero, a pesar de la buena intención, su resultado final será muy incierto ya que la magnitud total del agujero económico argentino es tal que no le alcanzarán los fondos disponibles, incluidos los expropiados de los afiliados a las ex AFJP y la recaudación de una ANSES ubicada en un “rol bancario”, para enfrentar con éxito sus obligaciones sociales y financieras.

Es que los KK ya se gastaron todo el dinero que ingresó durante sus cinco años de gobierno. Principalmente se “gastaron” la confianza depositada en ellos por la casi totalidad de los denominados “independientes”, entendidos estos por aquellos habitantes que no pertenecen ideológicamente a un partido político, ni se ven compulsados a elegir entre una derecha y una izquierda, sino que deciden, en cada momento, lo que su instinto les dice qué puede ser lo mejor para el país.

 

Tomemos en cuenta que los mismos incentivos al consumo se aplicarán en los Estados Unidos y la Unión Europea y que éstos se sustentan sobre fondos que aportarán mancomunados todos los gobiernos de esos países. A pesar de que todo esto genera una importante sensación de fortaleza, los mercados igualmente dudan y desconfían de que esos fondos finalmente se consigan o sean suficientes para evitar la recesión y la desocupación.

¡Qué podemos decir nosotros, entonces, que tenemos un gobierno que convirtió al campo en un mal negocio para los agricultores y ganaderos, que nos mintió y miente con todos los índices que deberían señalar el comportamiento laboral, social y económico argentino, que dio muestras de que, ante la necesidad de obtener dinero, es capaz de arrasar con el derecho de propiedad de sus habitantes o con las leyes que penan el contrabando de divisas.

 

La presidenta sigue insistiendo en declamar que nos iba muy bien hasta que “de repente apareció el mundo y nos complicó la vida a los argentinos”

 

Un gobierno cuya presidenta sigue insistiendo en declamar que nos iba muy bien hasta que “de repente apareció el mundo y nos complicó la vida a los argentinos”. Si lo dice porque cree genuinamente en ello, su diagnóstico sobre nuestra crisis muestra una grave deficiencia de conocimiento respecto de la economía y una asombrosa ignorancia de la realidad social del país, lo cual no presagia nada bueno para nuestro futuro. Recordemos que cuando el diagnóstico es errado, el tratamiento no será el adecuado para el caso. Si por el contrario es consciente de que mucho antes de que estallara la crisis financiera internacional, la Argentina estaba ya en una espiral inflacionaria y con probabilidades ciertas de volver a enfrentar una cesación de pagos en el 2009, entonces… con su discurso nos está mintiendo, lo cual tampoco presagia nada bueno para el país porque no existen las medidas económicas que sustentadas sobre mentiras puedan dar buenos resultados.  Es que la mayor parte de la población percibe que nadie empujó a los KK a meter al país en un ataúd y la percepción de que sus gobernantes les siguen mintiendo agudizan el estado de desconfianza.

 

LA ECONOMÍA SEGÚN LA FILOSOFÍA KIRCHNERISTA

 

Cuando los números del INDEC dejen de adulterarse (en algún momento se deberá sincerar la situación social y económica que vive el país), los habitantes argentinos se encontrarán con muchas sorpresas desagradables. De todos modos, por doloroso que sea siempre será mejor conocer la verdad que seguir viviendo dentro de una mentira o una irrealidad. 

 

Recordemos que la economía K se sostuvo hasta ahora, en términos generales, sobre los siguientes parámetros:

A) Los altos valores internacionales de los commodities argentinos cuyas exportaciones generaron los superávits comercial y fiscal; 

B) El tipo de cambio monetario elevado que permitió salarios y costos bajos en dólares;

C) El aumento de las reservas del Banco Central que ayudó a controlar el mercado de divisas; y

D) El apoyo de la población a una manera de gobernar autoritaria que logró calmar el pánico generado por el desgobierno heredado del colapso del 2002.

 

– Respecto del superávit fiscal, actualmente éste se ha tornado escaso –aún a pesar de la expropiación de los fondos de las AFJP- ante la baja de los precios internacionales de los commodities, la disminución de la recaudación impositiva por la caída del consumo, y la maraña de subsidios empresariales, sociales y de servicios, más las obligaciones electorales que Kirchner afronta para 2009. Es probable que, consciente de esta escasez de fondos, los KK intenten en el futuro nuevos avasallamientos a la propiedad, sean estos los depósitos bancarios, las cajas de seguridad, los fondos sindicales de salud o cualquier otro reducto privado o corporativo donde exista dinero acumulado. Cualquier acción de este tipo, acrecentará el miedo de la población convirtiéndolo en pánico. Y ya sabemos qué es lo que sucede cuando los argentinos se enfrentan a un gobierno que amenaza sus ahorros.  

 

– Respecto al saldo favorable de la balanza comercial, ya lo está licuando la dolarización del mercado. El dinero remanente no se vuelca en inversiones sino en comprar dólares para el “colchón” o para enviarlos al exterior.

 

– A su vez, la inflación durante estos cinco años pasados eliminó al tipo cambio competitivo. En una canasta de 20 productos alimenticios de consumo masivo, los valores en dólares de hoy ya promedian los del mes de noviembre del año 2001, cuando regía el cambio del uno a uno.

Para que el dólar aumente y retome el nivel competitivo que tenía antes, el gobierno sólo necesita que el Banco Central no impida la compra de dólares con su consecuente fuga de capitales, pero esta situación impulsará la inflación. Y si, en lugar de ello, opta por emitir moneda, también deberá enfrentar un fuerte aumento de la inflación con las consecuencias ya conocidas por todos: un incremento de las tasas de interés en un intento de evitar la fuga de los depósitos en los bancos, una corrida hacia la adquisición de dólares u oro, y una mayor recesión (aunque en algunos rubros aumentará la venta de productos justamente para resguardarse de la desvalorización de la moneda argentina). Por lo tanto, de una u otra manera, ya no volverán las ventajas de un cambio favorable.

 El Banco Central, por otra parte, tiene disponible un volumen de fondos exiguos para poder controlar una corrida generada por el pánico, y no cuenta con posibilidades de créditos y ayudas desde el exterior.

 

– Finalmente, la población ya da muestras de estar hastiada del autoritarismo de los KK. Muchos parecen pensar que vino muy bien para un momento histórico del país, pero que dejó de ser beneficioso cuando se retomó cierta estabilidad social y económica.

 

LOS LÍMITES QUE IMPONE LA REALIDAD ECONÓMICA

 

Ante cada nuevo problema, en el intento de solución los KK están recurriendo a los subsidios o a la expropiación. Tanto uno como el otro tiene sus límites. Así como en los Estados Unidos los subsidios estatales de emergencia tranquilizan al mercado, en nuestro país lo enloquecen, pues se sabe que, a diferencia del país del norte, aquí las emergencias son eternas, el dólar escasea y no nos respalda nadie.

 

Los sindicatos gremiales que siguen a Moyano son el principal sostén político que poseen los Kirchner. Concientes de su poderío, los gremios reclaman hasta niveles que son absurdos de acuerdo a la realidad económica de hoy, o en el peor de los casos, no quieren perder las ventajas que obtuvieron durante estos últimos años. Pero hagan lo que hagan, no podrán evitar la debacle que derivará de la escasez de fondos y de la falta de inversiones que sufre el país. Además, no podrán impedir la creciente desocupación porque la ausencia de capitales  no se debe a la crisis internacional –que probablemente se superará a partir del año 2010- sino a gruesos errores de una política interna. 

Aclaremos que una de las mejores maneras que existen para verificar el correcto funcionamiento de una economía asi como su buena proyección hacia el futuro, es el comportamiento de los capitales. Durante todo el gobierno de Néstor Kirchner hubo más salidas que ingresos de capitales (con excepción del segundo y tercer trimestre del 2005 y el primero del 2007), pero fue a partir del tercer trimestre del año pasado que este déficit se convirtió en una verdadera fuga al exterior, similar a lo vivido durante el pasado 2001. Además, los otros índices que marcan el funcionamiento de una economía (pobreza, endeudamiento, confianza del consumidor, ingresos fiscales comparativos, toma de nuevos empleos, etc) comenzaron a mostrar resultados negativos desde marzo de este año, lo que marca claramente la caída de la economía argentina.      

Esta política interna de los KK no podrá  modificarse debido a dos factores: una es la dificultad por parte del matrimonio presidencial de salirse de una postura ideológica rígida y limitada y otro es que si se le ocurre cambiar de política económica y social perderán sin duda el apoyo de aquellos que hoy lo sostienen, y no tendrán ninguna garantía que este sostén pueda ser reemplazado por otros sectores.

Es difícil pensar en soluciones nacidas en esta administración porque, aunque parezca increíble, los Kirchner se han caracterizado durante su mandato en “morder la mano de quien podría darles de comer”. Desde sus inicios, en el 2003, han insultado, desprestigiado y agredido a aquellos sectores y capitales que podrían haberlos ayudado en épocas de crisis.

 

Desde el 2003, el matrimonio presidencial ha insultado, desprestigiado y agredido a aquellos sectores y capitales que podrían haberlos ayudado en épocas de crisis.

 

 

Todavía Kirchner trata de transmitir confianza a los suyos afirmando que podrá sortear los problemas nacionales e internacionales y que logrará en el año 2011 consolidarse nuevamente como el nuevo presidente de los argentinos. Aun tiene muchos seguidores políticos en el Congreso y en las gobernaciones porque ellos confían en su capacidad de mantener el poder nacional a través de la “caja distributiva”, pero apenas las grietas económicas se tornen más visibles, la mayoría de estos seguidores actuales huirán espantados hacia el nuevo mandatario que emerja del peronismo.

Cuando ello suceda, el futuro de los KK se reducirá a planificar la evitación de los abundantes juicios que deberán enfrentar por enriquecimiento ilícito, incumplimiento de los deberes de funcionario público, asociación ilícita, mal ejercicio del poder, traición a la patria y otras yerbas habituales. Pero así son las reglas políticas cuando se pierde el poder.

 

Enrico Udenio

Autor de “Corazón de derecha, discurso de izquierda”, Ugerman Ed.(2004); y “La hipocresía argentina”, Ed.DeLaRed, 2008.

7 de diciembre de 2008

Anuncios

11 Respuestas a “CUANDO EL INDEC DEJE DE MENTIRNOS

  1. La interesante opinión del señor Luis pone de relieve una verdad historica para Argentina y muchos otros países: somos países en teoría repúblicanos democráticos, pero en la práctica funcionamos como monarquías o aristocracias, en sus degeneradas versiones de tiranías y oligarquías.
    Pero eso no viene del neoliberalismo, sino de todos los partidos cuando de gobernar en la realidad se trata. El gobierno de hoy, K, lo hace para sus amigos (oligarquía) y el pueblo cada vez mas olvidado.
    Lo mismo hicieron desde hace años, por lo menos 1930, los sucesivos gobernantes.
    La conclusión es que somos unos ingenuos si nos creemos ciudadanos, como los de los países nordicos, los suizos o los holandeses, para no mencionar a los restantes pocos países de ciudadanos libres.
    Pero dentro de este marco, hay gobiernos monarquicos y aristocráticos buenos y tiránicos y oligárquicos no del todo malos. Lo que resulta difícil para mi encontrar es gobiernos populistas de izquierda o derecha que tengan algo de bueno para el pueblo, el nuestro o cualquier otro. Porque ya se sabe desde hace siglos que hay formas eficientes para gobernar en beneficio de la población o por el contrario, para usar a ésta en beneficio de los gobernantes.

  2. Sería interesante que el autor de este trabajo, que para mí no se diferencia en nada de las “verdades” del neoliberalismo, leyera las bases donde se asienta la política educativa nacional, que desde el principio fue para permanecer en la dependencia y no en la independencia. Pero cuando se habla de lo que se invierte en educación sería bueno decir para qué se invierte, porque todos los gobiernos de la derecha argentina, como los gobiernos oligarcas después del 80, como hasta los actuales, nunca dijeron cuál era el proyecto de los argentinos sino cuáles eran los proyectos de los “dueños” de la Argentina. Por más de cien años gobernaron de una u otra manera los grupos conservadores que respondían a la aristocracia y a la oligarquía. El general Roca no sólo fue un genocida sino que también entregó la economía de país al Imperio inglés.

  3. Comparto plenamente la postura del autor. Un saludo

  4. Sin dudas sus comentarios son de una “sinceridad de expresion” digna de destacar. La autocritica interna es sana, pero que tengan oidos que capten la expresion. La historia de su pais lamentablemente dice otra cosa, la razon, la tiene la vieja politica de proteccion, y no la politica de accion, cosas nuevas. De ahi la distancia que lleva Brasil, abrir las puertas al mundo y que el mundo venga a Brasil. Nuestro pais, largo y delgado, aplicó politica externa similar al gigante, y hoy vamos al mundo y el mundo viene a nosotros. Que la querida Argentina ponga oidos a uds que con sapiencia extraordinaria advierten de las consecuencias y oigan de verdad para que les vaya bien y asi nos vaya bien a todos. Sinceramente, Eduardo Macias, Concepcion, Chile.

  5. Desde mi punto de vista el único que mas o menos fué capeando el tsunami del 2001 fué ROBERTO LAVAGNA . A partir de que el Dr. Lavagna dejó el Ministerio de Economía ,a pesar de las buenas exportaciones, etc.etc. la eco nomía argentina no creció,porque Kirchner no hizo nada positivo con las divisas que se generaron.Ahora el pueblo siente día por día que nadie gobierna.Cada día vamos sintiendo como que no podemos respirar porque todas las trapisondas de los políticos en la Cámara de Diputados nos ahogan la poca democracia que dicen que hay.

  6. Muy bueno el articulo, pero leyendo los comentarios de algunos me pregunto: vivimos todos en el mismo pais?
    Alguien en este pais puede defender el INDEC?
    Con solo salir a comprar un sachet de leche ya se ve que algo “no encuadra”.

  7. ESTE COMENTARIO ES TIPICO DE UN PENSAMIENTO NELIBERAL – CONASERVADOR Y ELITISTA QUE VAN JUNTO DE LA MANO ENTRE LOS CARRIO, LOS MACRI Y LOS GRUPOS CAMPESTRE LOS BUZZI, LOS DE ANGELI Y LLAMBIAS Y BIOLCATTI .

  8. Aclaramos al forista Gonzalez que todas las notas de este blog son originales y no “copiadas”. Para que no le queden dudas a Gonzalez sobre este particular le recomendamos la lectura de los ultimos dos libros escritos por nuestro director: “Corazon de derecha, discurso de izquierda”; y “La hipocresía argentina”.
    Los datos de los gastos son del Banco Central y de la Tesorería de la Nación, entidades que no tienen registros de acumulación resultante de los superavits habidos en los años anteriores. A su vez, la notable baja de la confianza en el gobierno está registrada en todas las encuestas realizadas durante los útlimos seis meses. No existe ninguna que muestre lo contrario.
    Respecto al INDEC, ya ha sido confirmado por el mismo gobierno el cambio de la metodología utilizada para la selección e interpretación de los datos. A partir de esos cambios, todas las estadísticas le han sido favorables. No existen figuras negativas. Según el INDEC todo va mejor con…
    Agradecemos los augurios de felicidades de nuestro forista.
    La dirección del blog.

  9. Hola amigo, el articulo que copiaste es malisimo, mezcla supuestos saberes de economía con preferencias ideológicas (legitimas, por supuesto, pero que pretenden pasar por verdades indiscutibles). Empieza afirmando que el gobierno elegido democráticamente por la mayoria de los argentinos se gastó la plata y la confianza de los mismos votantes, seguro que las mediciones del autor para llegar a tales afirmaciones son más confiables que las del INDEC!!! Felicidades!

  10. Este gobierno no tiene ninguna ideología , excepto que la ambición, las ansias de poder y el narcisismo sea una ideología. Si creo que si , que es una ideología. Para los KK, tan fascistas, tan stanilistas, tan narcisistas , los únicos que existen son ellos , todos los demás ( que somos todos nosostros, los ciudadnos ) no existimos. Los ciudadanos no existimos.Y no se trata de locura ni de ineficacia , ni de ignorancia , se trata de corrupción.
    Saludos.

  11. Nestor Kirchner heredó de Duhalde un país desvastado por la destrucción de aquella moneda peso igual a dólar que gustaba a la mayoría de los argentinos. Al salir injustificadamente de la convertibilidad, nuestro país quedó sin moneda (patrón común para medir capital constante en todas las actividades económicas del país y con el exterior) y eso provocó el caos mas caótico de los que hemos tenido.
    Luego de ese terrible bajón, el país por si solo no podía menos que recuperarse, y el trabajo de la gente lo permitió. De allí que Kirchner mostró como méritos própios el hecho que luego de una innecesaria y criminal destruccìón de la moneda, el país llegó a un punto tan bajo a partir del cual solo podía mejorar, y a esto le llamaron “crecimiento a tasas chinas”, como si fuera una maravilla. Pero basta medir en dólares actualizados (y no devaluados como los de hoy) la diferencia entre el producto bruto en la época de menem y la del período de Kirchner, al asumir o al dejar su presidencia, igual dá. Las cifras son claras: Argentina no se recuperó (a valor dolar constante, y posiblemente tampoco si nos olvidamos de indexarlo al dolar) del desastre de Duhalde al destruir la moneda.
    Por eso el ahorro nacional huye del país, luego de haber sido la población estafada con la pesificación y anteriormente el corralito de Cavallo. Y por eso el sistema financiero del país es una mentira, algo inexistente, porque no existe un patrón serio para medir capital constante ni seriedad para garantizar la devolución de los depósitos a quienes depositen en bancos.
    Ante todo esto, lo del INDEC es algo casi sin importancia: no se cree en él, pero menos en el sistema financiero argentino y aún menos en la seguridad jurídica de nuestro país.
    A medida que va fracasando -. por absurdo y contrario al sentido común – el aspecto económico de nuestro país, podemos respecto del INDEC reflexionar algo: Kirchner se hizo cargo de un país sin moneda, y posiblemente no podía echarle la culpa a Duhalde, el verdadero culpable, porque éste lo ayudó a ser presidente. De allí que ante la mentira de que el uno a uno era un error (el banco central tenía en los primeros días de enero del 2002 los dólares suficientes para rescatar los pesos convertibles en circujlacikón y dolarizar la economía, es decir, que usaramos la moneda dólar en vez del peso convertible, con lo cual la gente hubiera quedado contenta, entiendo) no quedó otera alternativa a Kircher que manipular el INDEC, porque lo contrario hubiera sido culpar a Duhalde y a sí mismo, y reconocer que la convertibilidad no era tan mala ni Menem tan mal gobernante, como usó Kirchner en su slogan de campaña.
    La consecuencia es que frente a un país sin moneda confiable para la enorme mayoría, la solución es reinventarla, como hizo Menem con la convertibilidad. Y el INDEC frente a este drama de carecer de metro serio de medición de capital constante pasa a ser un problema deleznable, por comparación.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s