UNA IDEOLOGÍA PARA LA ARGENTINA

 Por mi nota “Democracias y Dictaduras” recibí, en muy pocos días y hasta la fecha, más de cien comentarios. Esto me sorprendió mucho, pues no pensaba que el tema pudiera generar tanto interés.

En algunos de los comentarios se vislumbraba cierta confusión respecto de las estructuras ideológicas, tanto políticas como económicas. Esto no es de extrañar, dado que el peronismo está muy arraigado en la Argentina y su ambigüedad ideológica genera mucha confusión en la población. Recordemos que el mismo Perón lo definió como un movimiento de masas pendular entre el comunismo y el capitalismo. A diferencia de la democracia capitalista, el marxismo y el fascismo, las tres ideologías político-económicas que tienen aún vigencia teórica en nuestros tiempos, el justicialismo no se construyó como una ideología con formas estructuradas y coherentes entre si.

Mientras vivió Perón,  el peronismo se comportó como un movimiento. A su muerte, su ambigüedad ideológica lo condenó a transformarse en un impreciso partido político.

La diferencia teórica entre un partido y un movimiento es que, mientras el primero gira alrededor de una ideología, el segundo es un conjunto de voluntades hacia ciertos objetivos en común sin que tengan demasiada relevancia las ideas políticas que profesen sus integrantes.

Para agravar la confusión, este conjunto de objetivos, que fueron pergeñados hace 65 años, son los mismos que se enuncian actualmente en casi todas las plataformas políticas de los diferentes partidos. La diferencia, por lo tanto, se encuentra en los caminos con los que cada uno de ellos supone que se podrá alcanzarlos.

Justamente, para marcar el rumbo hacia esos objetivos es que existen las ideologías, entendidas estas como las construcciones teóricas, políticas y económicas sobre las que una sociedad intenta obtener un mejor desarrollo. Se trata de estructuras de pensamiento y funcionamiento que giran a través de unas pocas premisas rígidas, a las que se le suman otras variables que se van modificando según sean los avances de la tecnología, y los cambios culturales y de hábitos por parte de las sociedades.

 El reunir trozos de distintas ideologías no determina de ninguna manera la construcción de una nueva. Ésta debe cumplir pautas de profunda coherencia entre su mecanismo económico y su estructura política, unidas ambas por un respaldo jurídico inconfundible.

Para clasificar científicamente una ideología es necesario contar con una clara estructura en la que se combinan:  1) la clase social dominante;  2) su relación con los medios de producción; y 3) las leyes que la sostienen; para que, de esta manera, se pueda no sólo imponer el sistema, sino también mantenerlo con un desarrollo creciente.

 Durante la historia de la humanidad fueron sucediéndose los siguientes regímenes de trabajo en relación con el instrumento político de su dominio: la esclavitud determina la forma de producción durante la Edad Antigua; la servidumbre marca el signo del Feudalismo; el contrato libre asalariado y competitivo el del Capitalismo; el contrato compulsivo asalariado competitivo el del Fascismo y el contrato compulsivo asalariado no competitivo el del Marxismo.

El peronismo incorporó el contrato compulsivo asalariado competitivo correspondiente al Fascismo, pero, al no tener conexión con la clase dominante (el ejército, el clero, el gran capital nacional y la oligarquía terrateniente), distó de ser un fascismo. Tampoco la relación entre el trabajo y la clase dominante logró enhebrar la coherencia indispensable para establecerse como una nueva doctrina ideológica sostenible en el tiempo con estructuras con bases claras a seguir.

Esto explica con bastante acierto por qué el justicialismo, después de la muerte de su líder y creador, generó, y seguirá haciéndolo, políticas y personajes ideológicamente muy opuestos entre sí.

  Por esta razón y para ayudar a una mayor amplitud de criterio sobre el tema, detallaré algunas pautas universales que ayudarán a esclarecer un poco la cuestión.

 

EL CAPITALISMO

El capitalismo, como todo sistema socioeconómico, está constituido por una compleja trama y su correcto funcionamiento se logra a partir de los grandes esfuerzos que realiza toda la sociedad. No obstante esto, los pilares que le otorgan identidad se han mantenido inalterables a través del tiempo. Éstos son: 1) La propiedad privada. 2) El mercado libre de bienes y servicios regulados, principalmente, según las leyes de la oferta y la demanda. 3) El ahorro acumulado predispuesto para la inversión productiva, activa o pasiva.  4) El trabajo asalariado libre.  5) Las leyes que regulan y protegen al sistema.

Por supuesto, las continuas reformas en este sistema que todos los actores involucrados produjeron durante los últimos siglos, lo convirtió en un fenómeno muy diferente al del pasado. Si pudiésemos resucitar a un poblador de mediados del siglo XVIII, éste se encontraría con un capitalismo que poco tiene que ver con el que vivió en su época. Pero si profundizamos el funcionamiento del sistema en ambos períodos históricos, observaríamos que, haciendo una analogía con un edificio muy antiguo pero bien mantenido al cual, a través del tiempo se le han instalado gas, redes cloacales y ascensores, cambiado las cañerías de agua, los pisos, las ventanas, la calefacción, etcétera, pero todos estos cambios se han realizado sin modificar ni deteriorar los pilares –mencionados arriba- que sostienen el edificio. Si no fuera así, se derrumbaría. 

 Estas bases del capitalismo no emergieron espontáneamente de la imaginación de una persona, sino que fueron el resultado de un proceso colectivo que se inició, en el siglo XIV, con la circulación de mercancías y su intercambio por dinero. Esto dio lugar al comercio y a la formación de los mercados locales e internacionales. Este “pre-capitalismo o mercantilismo” maduró con la propagación de las ideas liberales a partir del siglo XVIII, en especial con el período de la Ilustración Francesa y la obra de Montesquieu, “El Espíritu de las Leyes”, cuando se instaló la base teórica del derecho a la propiedad y su necesidad de protección,  plasmada a través de las leyes y de la constitución de un Estado, iniciando, de esta manera, un proceso revolucionario que cambiaría todas las reglas de juego, político, económico, cultural y social, existentes hasta ese momento.

El pre-capitalismo mercantilista dio lugar a la transformación liberal cuando, en 1776, el economista y filósofo británico Adam Smith publicó su ensayo “Investigación sobre la naturaleza y causas de la riqueza de las naciones”.  En él dio forma teórica al desarrollo, que se había producido hasta ese entonces, del capital, del comercio y de la industria de los países.

A diferencia del comunismo, el capitalismo se constituyó así como una práctica antes que como una teoría.

A partir de entonces, el marxismo, fascismo, nazismo, socialismo, nacionalismo, populismo, fundamentalismo religioso, anarquismo, fueron algunas de las numerosas experiencias que, esporádicamente, algunas sociedades aplicaron en el intento de cambiar, radicalmente o a través de reformas, todos o algunos de esos principios liberales.

 

EL AVANCE ARROLLADOR DE LA TECNOLOGÍA

En estos días ya se evidencia que para principios del 2010, finalizará en el resto del mundo la recesión generada por la gravísima crisis internacional, la mayor desde los años de la Gran Depresión.  Esto es una mala noticia para los anticapitalistas que habían pronosticado alborozados que, en esta ocasión, el capitalismo emprendía su proceso hacia su extinción. Pero, también en el pasado, una y otra vez, auguraron, equivocadamente, el colapso de este sistema económico.

Es que llevados por su odio hacia esta estructura socio-económica, se olvidan de que, más allá de sus bondades o calamidades, el capitalismo se ha caracterizado históricamente por reformarse de manera constante para adecuarse a las circunstancias y los cambios de cada época. Es su principal virtud y le ha permitido a través del paso del tiempo, sobrevivir a sus detractores y superar a todas las ideologías que le han salido al paso.

Por otra parte, el capitalismo está asociado al fenómeno de la globalización, el que, a su vez,  está vinculado intrínsecamente con la “Revolución Informática”, lo que lo hace comparable, como acontecimiento, a las revoluciones industriales del siglo XVIII y XIX.

Éstas, en su momento, también desencadenaron inmigraciones masivas, desempleos y desplome de salarios con consecuencias desastrosas y un cúmulo de acciones violentas, protestas y discusiones sobre sus ventajas y desventajas. La nueva tecnología, los rápidos transportes <ferrocarriles y buques>, el desarrollo del hierro y el acero crearon nuevos mercados e industrias al mismo tiempo que destrozaron empleos y otras fábricas. Mientras prosperaban amplios sectores de la población se empobrecían otros.

La historia nos muestra que los gobiernos, sindicatos o cualquier otra corporación nunca pudieron frenar, tanto sea el avance de la máquina sobre el hombre como el desarrollo internacional del comercio. Tampoco pudo conseguirlo Estados Unidos cuando, en gran parte de las décadas de finales del siglo XIX y principios del siglo XX intentó frenar el libre comercio aplicando elevados aranceles a las importaciones porque estas destruían el “producto doméstico que representa nuestra mano de obra más calificada y mejor pagada” (William Mc Kinley, presidente de los Estados Unidos 1897-1901). El crack de 1929 fue, según muchos historiadores, la consecuencia nefasta de este intento.

 

CONFUSIÓN SOCIALISTA

También he observado en algunos de los comentarios recibidos cierta confusión sobre el ideal de una nación socialista.

Existen tres tipos de socialismos: el marxismo (sea vía socialismo o comunismo) donde no existe el capital, la renta, ni la propiedad privada productiva –dejo a la China actual de lado porque esta experiencia amerita otro tipo de profundidad en el análisis – , el fascismo (vía Capitalismo de Estado al estilo mussoliniano, hitleriano o nacional-popular), y el democrático, sea éste con mayor o menor injerencia del capitalismo liberal (1) o del mercantilismo (2).

Si dejo de lado los socialismos marxista y fascista –dos posturas que tienen muy poco arraigo en la Argentina-, una buena parte de la población tiene como modelo deseado a un socialismo al estilo de los países nórdicos europeos. Esto se debe a la gran valoración que existe sobre los importantes beneficios sociales que estas naciones han logrado conquistar y mantener.

Ahora bien, la gran mayoría de los que desearían gozar de un sistema similar para la Argentina, desconocen que el sistema económico que existe en estos países nórdicos es el capitalismo con un total respeto a sus premisas programáticas.

¿Conocen esta condición aquellos que apoyan este tipo de socialismo?

Doy un ejemplo muy simple: Si usted no llega a pagar el alquiler de su casa en Suecia, lo desalojan más rápido en este país –modelo del socialismo benefactor- que en Estados Unidos. Al muy poco tiempo de dejar de pagar, usted está fuera de la vivienda. El respeto que estos países nórdicos tienen por la propiedad privada es lógico. Ellos saben que se trata de la piedra basal del sistema económico y que, si comienzan a deteriorarla, la confianza se pierde, el dinero huye y con ello, se va también el bienestar social que han conseguido con tanto sacrificio.

El pensamiento que impera allí es sencillo, a cuanto más éxito en el funcionamiento del capitalismo, mayores serán los beneficios sociales que la población obtendrá de ello a través del cobro de los impuestos.

 

LA IMPORTANCIA DE TENER UNA IDEOLOGÍA CLARA

¡Cuántas veces escuché en la Argentina que las ideologías habían muerto! Todos los días se puede comprobar leyendo los diferentes diarios del mundo que éstas siguen teniendo plena vigencia. ¿Y por qué? La mejor respuesta que, creo, se puede conseguir es que todos los seres humanos necesitamos contar con estructuras claras que nos permitan saber qué hay que hacer hoy, y qué perspectivas tenemos para mañana.

Lo que considero de suma importancia es ser coherente con la ideología elegida, algo difícil de lograr en la Argentina.

 En este país impera una ideología del “no ser”, y esto es muy grave, ya que omite un marco de referencia clara que permita a los habitantes de la nación tener un futuro previsible en relación a las acciones futuras del Estado, más allá del gobernante de turno. Los capitales se sienten más seguros y los trabajadores sufren menos el mayor de los flagelos para ellos: la inflación.

 La indefinición ideológica del peronismo impidió su adhesión al capitalismo. Y me refiero a este sistema, no por hacer una especial defensa de él –en realidad, creo que tiene tantos defectos como los que poseen el comunismo y el fascismo-, sino porque es hoy, el único viable, o el “menos malo” –según mi visión – de las ideologías vigentes.

Probablemente, y según  lo dicho por un forista en su comentario en Los Anteojos del Tata, fue la falta de alineamiento lo que ha estancado a la Argentina en un sistema pre-capitalista (3), sin poder dar ese indispensable salto evolutivo hacia un capitalismo, como lo hicieron los países desarrollados.  

Reitero la importancia que se entienda que el crecimiento socio económico de un país puede concretarse siempre y cuando sostenga la base de una clara estructura política, económica, social y jurídica.

Y ésta la da una ideología bien conformada, sea ésta el capitalismo, el fascismo o el marxismo. Cualquiera de estas tres es válida, en cambio, no lo es la inusual mezcla de las tres que, desde hace tantas décadas, no obtiene resultados positivos para las condiciones de vida de la población argentina.

Es cuestión de decidir qué quiere ser la Argentina, y en las acciones, ser coherente con esa decisión.

 

Enrico Udenio

30 de julio de 2009

 

Apostillas de la nota

 

1)       Los liberales son partidarios de una separación entre las empresas y el Estado. La función de un gobierno será la de regular las normas de funcionamiento económico y comercial, hacerlas cumplir e influir lo menos posible en el éxito o fracaso de una empresa. En esta economía, son los consumidores los que deben determinar la tendencia del mercado y las empresas deben adaptarse a ello o deben desaparecer. Esta fue la economía capitalista que más se impuso a través de los años, aunque ya no se aplica en su estado puro. El gran riesgo del liberalismo económico es su crónica dificultad para ver las necesidades de las empresas nacionales.

2)       Los mercantilistas son partidarios de una injerencia del Estado en la economía y el comercio de un país, con el fin de fomentar exportaciones, desalentar importaciones de productos terminados, y crear fuertes monopolios comerciales que enriquezcan a las empresas y al gobierno a la vez. Esta modalidad tiene el gran riesgo que cae con mucha facilidad en un capitalismo de amigos en connivencia con la corrupción de los gobernantes y desemboca en una economía rentista para beneficios de unos pocos, en lugar de promover el crecimiento económico general.

3)       Pre-capitalismo se puede entender por tal a una forma mercantilista que promueve el control sobre la industria y el comercio con la base de que las exportaciones superen en valor a las importaciones.

  

AGREGADO A LA NOTA “UNA IDEOLOGÍA PARA LA ARGENTINA”

 

Organizar sintéticamente el arco ideológico de la política y economía de hoy pecará irremediablemente de una visión reduccionista o simplista. A sabiendas de esto, igualmente consideré relevante realizarlo para presentar una visión mínima pero esclarecedora para muchos, de los fundamentos ideológicos que rigen en la actualidad (propiedad privada, nacionalismo, internacionalismo, contrato laboral, etc.). En mi ensayo “Corazón de derecha, discurso de izquierda”, Ed. Ugerman, 2004, lo hice tomando en cuenta diferentes bases de investigación (4):

Cuadro de diferencias

     

Política

Economía

Marxismo

Dictadura Unipartidismo (5)

Estatista sin propiedad privada de bienes

Democracia

 

Democracia Pluripartidismo

Capitalismo Individual y Liberal  con propiedad privada de bienes

Fascismo

Dictadura Unipartidismo (5)

Capitalismo de Estado con propiedad privada de bienes condicionada.

Justicialismo

Democracia Pluripartidismo

Capitalismo de Estado con propiedad privada de bienes condicionada.

 

Una razonable generalización podría definir el siguiente orden:

  • Extremas Izquierdas: Nacionalismo que no acepta la Propiedad Privada.

Suelen ser el marxismo, comunismo y partidos que propugnan diferentes estilos comunitarios.

  • Extremas Derechas: Nacionalismo que aceptan la Propiedad Privada pero condicionada a factores de decisión variada y personalista según lo determina el líder de turno.

Suelen ser el fascismo italiano, el nazismo alemán, y facciones ultra conservadoras y racistas.

  • Izquierdas Democráticas o Centroizquierdas: Internacionalismo con aceptación plena de la Propiedad Privada.

Suelen ser la socialdemocracia europea, laborismo, PSOE español, Obrero belga, y un numeroso grupo de partidos que promocionan la ecología y otras posturas que involucran al desarrollo social. En esta izquierda, hay también algunos sectores minoritarios, en especial en América Latina, que son nacionalistas con un discurso anticapitalista y que, sin cuestionar directamente el derecho a la propiedad privada, la condicionan. 

  • Derechas Democráticas o Centroderechas: Internacionalismo con aceptación plena de la Propiedad Privada.

Sus adherentes suelen ser el Conservadorismo británico, el PP Español, los partidos republicano o demócrata de los Estados Unidos, y un grupo numeroso de partidos liberales, demócratas y conservadores que hacen hincapié en el desarrollo económico como requisito previo e indispensable para poder promover el desarrollo social.

 

 

Apostillas del agregado

 

4)          La ubicación ideológica que establecen los mismos partidos respecto de sí mismos, cotejado esto con sus campañas proselitistas; B) La ubicación que les dan a estos partidos políticos los medios de comunicación; C) Sus modelos económicos, estableciendo que los extremos sean el marxismo a la izquierda, y el “capitalismo de estado”, a la derecha; D) La utilización como elementos aglutinantes a la propiedad privada y al nacionalismo.

5)      Con respecto a la cuestión “unipartidista” (la existencia de un solo partido político), hay que tomar en cuenta que tanto Mussolini como Hitler pudieron implementar una clara dictadura política en sus respectivos países porque se aseguraron el apoyo del tridente “militar + clero + el capital-empresariado  nacional”. El hecho es que Perón nunca pudo terminar de convencer a ninguno de estos grandes poderes sectoriales sobre las ventajas del peronismo, por lo que, de acuerdo a la opinión de sus detractores, su gobierno transitó sobre una cuerda que muchos historiadores señalan como una “cuasi-dictadura”, no pudiendo armar la otra pata que necesitaba para establecer una ideología fascista: la dictadura política.

Anuncios

53 Respuestas a “UNA IDEOLOGÍA PARA LA ARGENTINA

  1. El peor analfabeto es el analfabeto político. No oye, no habla, no participa de los acontecimientos políticos. No sabe que el costo de la vida, el precio de los frijoles, del pan, de la harina, del vestido, del zapato y de los remedios, dependen de decisiones políticas. El analfabeto político es tan burro que se enorgullece y ensancha el pecho diciendo que odia la política. No sabe que de su ignorancia política nace la prostituta, el menor abandonado y el peor de todos los bandidos que es el político corrupto, mequetrefe y lacayo de las empresas nacionales y multinacionales.

    Bertolt Brecht

    Idiota.- Del griego idiotes, utilizado para referirse a quien no se metia en politica, preocupado tan solo en lo suyo, incapaz de ofrecer nada a los demas.
    Fernando Sabater

  2. Izquierdas y derechas en Argentina ambas demostraron ser muy prostibularias , sera porque padecen de los mismos defectos , una ira por la otra cuando le toque su turno y asi rueda la rueda chueca en un pais que vive casi con lo puesto .
    Gobiernos que Resucitan cadaveres y los coloca como garantes de su accionar ideologico o politico a como le vienen ganas .
    Nada es de derecha o izquierda cuando ambas conviven con su santo mas devoto San Dolar , las dos persiguen el mismo fin , perpetuarse en el poder a como sea sin importar el costo a pagar
    Nada mas y gracias Jaker2
    ( Mis editoriales las encuentran en google )

  3. Hace rato que lo leo, lo felicito por sus escritos. Para mi opinion, la diferencia entre las ideologias, es esa, son ideologias que partes de diferentes pricipios. En cambio el liberalismo, no es una ideologia, es una filosofia de vida. Y no hay sinonimo mas ajustado que capitalismo y liberalismo.
    En cuanto a movimiento: en mi mejor opinion se refiere a un movimiento, cuando tiene un lider que conduce, y se refiere a partido politico cuando hay autoridades y estatutos.

  4. Estimado Sr. Enrico Udenio
    Muy interesante su artículo y desearía hacerle llegar mi opinión al respecto, aunque sea tarde, ya que lo he visto en el día de hoy gracias a un aparte del diario La Nación.
    Voy a hacer muy puntual en algo que creo que se resume a la actualidad del partido Justicialista y por ende a nuestro país.
    Ud. escribió ” Esto explica con bastante acierto por qué el justicialismo, después de la muerte de su líder y creador, generó, y seguirá haciéndolo, políticas y personajes ideológicamente muy opuestos entre sí. ”
    Considero que los personajes opuestos que llegan a lo alto del partido, son personajes oportunistas que se enquistan en él para satisfacer sus necesidades de poder y económicas, ya que que el partido cuenta con una estructura, base de votantes mayor que cualquier otro partido y descontando que es el más popular, otorgándole un triunfo casi seguro.
    Lamentablemente dado el calibre de estos personajes, que asumen y dicen que trabajarán en pos del pueblo y después se olvidan de él, dan riendas sueltas a sus pretensiones personales con la consecuencia negativa económica sobre toda la sociedad. Solamente se salvarán los que el ” patrón de turno ” considere ” amigos del poder “, obviamente para acrecentar su partimonio personal. Convengamos que ningún presidente de la nación que sea del partido, gobernador y/o funcionario desde la llegada de la democracia en 1983, tenga su patrimonio igual que cuando asumió. Este hecho no hace demostrarlo, salta a la vista de cualquier ciudadano o mirando sus declaraciones ante la AFIP.
    En cuanto a las ideologías de éstos considero que son diversas debido al oportunismo personal, porque si el patido tuviese una determinada, aunque en su carta orgánica está plasmada, no sucedería, al contrario, todos serían consecuentes con ella.
    Destaco que hay si una política común que es la de mantener una porción bastante grande de gente sumida en la pobreza en el Gran Buenos Aires. Esta porción, manejada estratégicamente por caudillos locales, ( intendentes ), que se acomodan con quien esté en el poder, para tener siempre una cantidad de votos que pueden ser factor determinante en una elección, ya sea ésta para elegir presidente o diputados o senadores. Es una estratégia, llamemosle Maquiavélica, que se mantenido através de estos años en el conourbano bonaerense. Es nefasta, tanto este tipo política como los que la ejecutan.
    Resumiendo, Enrico, hasta que en el partido no haya oportunistas ambiciosos, siempre va a ver diversidad de ideologías. La única ideología común entre estos es la que denomino ” ideología bolsillista “.
    Aclaro que no soy peronista ni justicialista y de ningún partido. Tengo ideas propias.
    La opinión que he vertido es la que palpo, noto, vi y veo en la realidad de este partido.
    Un cordial saludo

  5. Yo también, Kafka, sólo mi antropología es pesimista.
    Saludos a Franz.

  6. Al forista Gerardo le contesto con palabras que el escritor Raymond Chandler expresara en 1951: «No creo que a mi amigo Philip Marlowe le preocupe mucho si posee o no una mentalidad madura. Estoy dispuesto a reconocer idéntica falta de preocupación por mi parte. Si rebelarse contra una sociedad corrupta equivale a ser inmaduro, entonces Philip Marlowe es sumamente inmaduro. Si ver basura donde hay basura constituye un desajuste social, entonces Philip Marlowe es un inadaptado social. Por supuesto, Marlowe es un fracasado y él lo sabe. A la larga, yo creo que todos somos unos fracasados, porque de lo contrario no tendríamos la clase de mundo que tenemos».
    (http://www.elmundo.es/papel/hemeroteca/1996/10/11/opinion/170435.html)

    Héctor, soy optimista.

  7. Es tan denso el contenido de este blog, que cada vez que lo vuelvo a leer me asalta la idea de que soy un asno. Pero (conjunción inevitable) aquí es donde entra a jugar una idea que no es salvadora pero alivia. En algún lugar de este foro dije que con la ideología no basta y que necesitamos para esclarecernos una base filosófica, una concepción del mundo, de quien creemos ser cada uno de nosotros.
    Porque sin esta base podemos discutir mil años y no llegaremos a nada, que es lo que parece que pasa cuando hablamos de política.
    Mi punto de partida puede ser falso pero es gratuito, así que lo ofrezco a los foristas con la esperanza de que a alguno le resulte útil como lo ha sido para mí.
    ” Los hombres no somos ni buenos ni malos, somos las dos cosas alternativamente y según las circunstancias.”
    “En mayor o menor medida todos los hombres somos ambiciosos” Algunos ambicionan un bife, otros un yate y muchos una ragazza como las del Cavalieri. La ambición es el motor del mundo, crea las riqueza y produce el progreso pero tiene una trampita. Que no tiene un límite porque siempre existirá alguien que tiene más que nosotros. Si entramos en esta carrera estamos perdidos, porque luego de la riqueza buscaremos el poder que es la máxima esclavitud que hemos inventado los hombres.
    El poder lo ejercen los ricos por la simple razón de que teniendo el poder uno se hace rico aún sin robar. Los perejiles que vendríamos a ser quienes no tenemos poder, podemos hacer dos cosas: tratar de conseguirlo aceptando sus consecuencias o ser gobernados pero con una profunda desconfianza hacia el poder político advertidos de su parte peligosa.
    Así con aciertos y con errores la humanidad escribió su historia y hoy por un ratito a nosotros nos toca ser protagonistas. Los gobernados, debemos dentro de límites prácticos, acotar al máximo a los gobernantes y para eso ayuda el cuarto poder, tan ambicioso y peligroso como los otros tres.
    Desde este punto de vista pesimista, la teoría del fin del estado y de una sociedad sin clases es una película de ciencia ficción.
    El día en que alguien guardó la comida que sobraba hoy para comerla mañana, nació el capitalismo. Quiero decir que la ambición y el hecho de atesorar están en la naturaleza del hombre y por eso todo lo que se hace para combatirlas está condenado al fracaso.

  8. MALDITA IDEOLOGÍA : El domingo charlando con mi mujer acerca de un amigo “comprometido con la lucha de la izquierda” (al que cada vez le va peor) , mi mujer en un momento exclama : MALDITA IDEOLOGÍA y empezamos a reirnos………..Es que no podemos entender como una persona ya madura (andamos por los 50) profesional, y muy trabajadora puede tener una postura (a nuestro juicio claro) tan romántica e inmadura.
    TODOS QUISIMOS cambiar el mundo a los 20 años , Cuando uno madura debería encontrar una manera de aportar su granito de arena , pero desde un lugar adulto……..no tan contestatario como cuando uno era joven (adolecente).
    Francamente no entiendo la pelea de la izquierda con el capitalismo , El marxismo ha humanizado el capitalismo, y no hay vuelta atrás con esta mezcla : El mundo (hablamos del mundo real, no argentina ni venezuela) ya no discute esta cuestión.
    Cuando lo escucho a alejandro DEFENDER AL SISTEMA cubano estoy tentado de responder como ENRICO : Los cubanos que yo conocí……….todos hablan pestes de cuba.
    Claro seguro que yo justo me encontre con los reaccionarios de derecha……..que puntería la mía !!!!!!!!!!! No ahora que lo pienso otra vez un cubano que me presentaron hablaba bien de cuba: Su padre pertenecía a la burocracia de estado(policia política) y el si podía entrar y salir a voluntad………… La cuba que este señor me describió si era un pais lleno de oportunidades……….No he leido nada de Harneker, pero si de alguien que está en sus antípodas: AYN RAND (“We the living” ) .
    Por que será que las emigraciones siempre se dan en el sentido rusia-EEUU ó cuba EEUU y no al revés? ¿ Cuanta gente habrá hoy interesada en emigrar al paraiso cubano?
    Quien en su sano juicio puede TOLERAR y considerar serio un discurso de 5 hs , como los que daba fidel?
    Un Ejemplo de comunismo sencillo y POR SUPUESTO eficiente se dió en los kibbutz israelíes (dentro del kibbutz) pero esto no significó que ISRAEL fuera un país comunista……..

  9. Marta Harnecker es una intelectual marxista leninista que no pudo superar la debacle soviética e intensificó sus teorías analizando al mundo desde una concepción materialista incluso más extrema que la esgrimida por el mismo Marx.
    Su gran error es seguir considerando al ser humano como maleable de ser modificado a través de una doctrina.

    El ser humano es lo que es, más allá de cualquier doctrina, y el marxismo leninismo colapsó justamente por ello: por querer imponer una ideología que, mal que le pese a Harnecker, se da de bruces contra la génesis del mismo ser.
    Mi estimado Alejandro, además de agradecerle sus continuos aportes, que desde su visión ideológica enriquecen los contenidos de “Los Anteojos del Tata”, deseo transmitirle que traer a Hanecker para fundamentar sus posiciones ideológicas es como si un monetarista le trajera a Milton Friedman o un conservador a la Margaret Thatcher.
    Lo pueden hacer, pero sería opiniones en extremo subjetivas y perderían el valor de convencimiento, o de influencia, que podría llegar a generar un pensamiento más neutral.

    Creo que si en un país comunista se convierte en algo indispensable limitar el proceso intelectual de sus habitantes para que éstos no se “infecten” de la doctrina liberal, hay algo muy serio que no funciona en ese sistema.
    Las certezas ideológicas cierran el pensamiento y producen estancamiento en los seres humanos, las dudas, en cambio, abre la mente y enriquece al hombre.

    Enrico Udenio

  10. Cuando hablamos de “persecución a los opositores al régimen”, Enrico, ¿a qué estamos haciendo referencia? ¿A los que han hostigado a Cuba con atentados, invasiones, desinformaciones, mentiras y falsedades desde el “exilio de Miami”, solventado económicamente por los Estados Unidos, con sus representantes internos? ¿No tiene entonces el pueblo cubano, en el marco de una constante agresión por parte de una nación extremadamente poderosa, derecho a defenderse, desde sus instituciones, no liberales, que eligió libremente? Porque le recuerdo que la Constitución de Cuba fue aprobada en 1976 por la casi totalidad del pueblo cubano (97,7 %, habiendo votado el 98 % de los electores).

    Asimismo, además de la democracia participativa que se ejerce en las decenas de miles de asambleas locales, los cubanos ejercen su derecho al voto secreto y no obligatorio con resultados tales como los del 20 de Enero de 2008 (elección de diputados y delegados provinciales):

    Electores: 8.495.917
    Votantes: 96,89 % de los electores (8.231.365)
    Votos válidos: 95,24 % (7.839.358)
    Voto unido: 91 % (7.125.752)
    Voto selectivo: 9 % (713.606)
    Votos en blanco: 3.73 % (306.791)
    Votos anulados: 1,04 % (85.216)
    Abstención: 3,11 % (264.552)

    Y destaco: voto no obligatorio.

    ¿Cómo se conforma el Parlamento unicameral en Cuba?

    Sobre 614 diputados, más del 28% son obreros, campesinos, trabajadores de los servicios, la docencia y la salud. 265 son mujeres, el 43,16%. El 35,67% son negros y mestizos. El 99,02% tienen nivel de instrucción medio superior y superior.

    Son números que nuestros democráticos países capitalistas americanos no pueden exhibir.

    “La Asamblea Nacional elige, de entre sus diputados, al Consejo de Estado y al Presidente del mismo. El Presidente del Consejo de Estado es Jefe de Estado y Jefe de Gobierno. Ello quiere decir que el Jefe del Gobierno cubano tiene que someterse a dos procesos electorales: primero tiene que ser electo como diputado por la población, por el voto libre, directo y secreto, y después por los demás diputados, también por medio del voto libre, directo y secreto.” (Carlos Tena, Cuba es más que una democracia, 14/09/2006)

    Entonces, ¿son todos idiotas los cubanos? ¿Votan a Fidel Castro porque son masoquistas? Acaso un pueblo armado como lo ha sido el cubano, con la historia de luchas independentistas que orgullosamente porta, ¿es incapaz de rebelarse y derrocar al “tirano comunista” que los sojuzga durante 50 años?

    ¿Por qué insisten los Estados Unidos con su acción anti-Cuba, si eso sólo fortalecería a la “dictadura castrista”? Si es tan malo lo que sucede en Cuba, dejémoslo discurrir libremente, sin bloqueos ni agresiones externas… y el régimen se caerá por su propio peso, ¿o no? ¿O no?

    En octubre de 2008, 185 países de los 192 que integran las Naciones Unidas votaron a favor de que se ponga fin al bloqueo.

    ¿Quién impone finalmente el cautiverio y las restricciones?

    – En 1984 Cuba y Estados Unidos firmaron un acuerdo en el que Estados Unidos se comprometía a conceder 20 mil visados al año para los cubanos que quisieran viajar a dicho país, pero nunca ha dado más de 1.000 visados anuales, forzando de este modo a que se produzca un proceso de emigración clandestina que debe arriesgar su vida en alta mar; emigración por motivos económicos, forzada mediante el bloqueo de Estados Unidos y que es premiada en ese país con una Ley de Ajuste que concede la nacionalidad norteamericana a quién viaje ilegalmente, siempre que declare ser víctima de persecución política por el gobierno cubano.

    – En Cuba mantienen abiertas sus oficinas varios medios de comunicación extranjeros, tanto europeos, como norteamericanos (entre ellos, la CNN). Estados Unidos no autoriza que los periodistas cubanos trabajen en su país.

    – ¿Los cubanos apresados en Estados Unidos son espías del castrismo, los apresados en Cuba son “luchadores por la libertad”?

    – ¿Los límites al conocimiento los impone Cuba? Allá la conexión a Internet está restringida por cuestiones técnicas y económicas, dado que se le impide conectarse a los cables submarinos. Los cubanos disidentes reclaman por la libertad de tener Internet, mientras en el resto de América Latina hay mayor acceso a Internet (lo que no quiere decir que todos puedan usarlo) y el reclamo es no tener hambre, ser educado y tener acceso a un sistema de salud digno.

    Enrico, no desconozca que Cuba, pese a sus logros sociales, sigue siendo un país pobre, subdesarrollado, que no cuenta con los recursos naturales con los que cuentan Brasil, Chile o Argentina… obviamente quien emigra y puede elegir dónde ir, opta por países ricos. La mayor parte de la gente, de poder elegir, se muda a un barrio que tenga cloacas y no a uno en el que no disponga de ese servicio.

    En cuanto a la anécdota del taxista, es válida, sí, como cualquier otra anécdota. Acá también podemos toparnos con taxistas que nos dirán que con los militares estábamos mejor. Y aún sin ya vivir bajo el régimen soviético, su taxista aspiraba a emigrar.

    Cita usted la Declaración Universal de los Derechos Humanos. ¿Qué país americano la cumple cabalmente?

    Enrico, no intento afirmar que Cuba es un paraíso, y seguramente mucho hay allá para mejorar en lo político, en lo económico y en lo social, pero, en el contexto de la guerra declarada por Estados Unidos a la isla, no podemos encarar una discusión considerando que Cuba se encuentra en la misma situación que cualquier otro país “normal”.

    “Considero que no debemos caer ni en el fetichismo del pluralismo, ni en el fetichismo del partido único. Hay tipos de pluripartidismo que son puramente formales. Eso ocurre cuando hay dos partidos diferentes con un programa muy similar, como es el caso de los partidos Republicano y Demócrata en los Estados Unidos. Pero esto no quiere decir que esto sea siempre así. Existen formas de pluripartidismo en que los diferentes partidos realmente reflejan distintos intereses de clase como sucede en muchos países europeos y de América Latina. De igual modo, el partido único –que ha sido un instrumento valioso en algunos países socialistas– puede derivar, si de él se excluye el debate interno y toda forma de control popular sobre sus militantes –como ha ocurrido en los países socialistas del Este– en una dictadura del partido. Allí el partido perdió su carácter instrumental para volverse un objetivo en sí mismo, desvinculado totalmente de las masas.”

    ” ¿Y qué pensar del tan debatido tema del partido único en Cuba? Lo primero que debemos tener en cuenta es la realidad histórico-social que existe en ese pequeño país a 90 millas del imperio más poderoso del mundo, y qué estructura política e instrumentos de conducción ella requería para llevar adelante su lucha por la liberación nacional y por el socialismo.”

    (…)

    “Está bien, podrán decir ustedes, esa es la historia, pero ¿por qué hoy, cuando la dirección cubana sostiene que Fidel tiene el inmenso apoyo de la población, no se permite la creación de otros partidos? Estimo que la siguiente comparación puede ayudar a comprender el rechazo cubano al multipartidismo: ¿por qué fue tan importante para el futuro de Cuba desbaratar los planes que tenía el imperialismo con la invasión de Playa Girón?, porque era fundamental impedir que se estableciese una cabeza de playa contrarrevolucionaria que permitiese instalar en territorio cubano un gobierno provisional que recibiría de inmediato todo el apoyo de los Estados Unidos para ir reconquistando, desde allí, el resto del territorio; de la misma manera, permitir la creación en Cuba de otros partidos políticos en estos momentos en que la correlación de fuerzas mundial es desfavorable al socialismo, significaría aceptar en territorio nacional una cabeza de playa política que serviría para que por ese canal penetrase toda la propaganda política y los recursos de la contrarrevolución instalada en Miami y del propio gobierno de los Estados Unidos. Sería un absurdo que después de cuarenta años de desarrollo independiente y soberano, los cubanos, en aras de satisfacer las demandas de algunos sectores autoproclamados “demócratas consecuentes”, cedieran ese espacio a la contrarrevolución en forma gratuita. Sería una enorme ingenuidad política. La historia tiene bastante con la ingenuidad política de Gorbachov, que llevó al desastre al campo socialista, como para repetir ese error.”

    “Quiero aclarar, sin embargo, que estoy hablando de la actual situación en la que vive el país. Si estas condiciones cambiaran, si cambiara la correlación de fuerzas a nivel mundial, si el imperialismo llegase a aceptar una necesaria convivencia con regímenes que no comparten su sistema de gobierno ni su concepción del mundo, esta situación podría variar. Si dentro de un tiempo, en otra correlación mundial de fuerzas, las masas cubanas pidieran la formación de otros partidos, pienso que la dirección cubana no se opondría a que se discutiese esta cuestión. Pero nadie que tenga un mínimo de representatividad está pidiendo hoy que se forme otro partido en Cuba.”(Marta Harnecker, El partido único en Cuba y la cuestión de la soberanía nacional”, 19/05/2002)

  11. Cuánta información, cuánta experiencia, podemos recibir de estas páginas. Cada uno
    tendrá elegida su opción y dificilmente la cambie en lo inmediato. Pero la deliberación (Aristóteles) puede cambiar el curso de los acontecimientos.

  12. Enrico, le concedo que el término “dictadura del proletariado” ha causado escozor e incluso discusiones entre marxistas, socialistas y comunistas, al punto que el Eurocomunismo incluso eliminara en el tercio final del siglo pasado dicha expresión de entre sus postulados. Esto debido a una concepción errónea de contraponer los significados de “democracia” y “dictadura”, como consecuencia de la carga afectiva negativa que lleva asociada el término “dictadura”.

    “El concepto expresado por el término «dictadura» no puede ser contrapuesto al concepto expresado por el término «democracia», como excluyentes entre sí; al menos si nos mantenemos en la línea de los clásicos del marxismo (Marx, Engels y Lenin)” (José Manuel Fernández Cepedal, Ensayos sobre marxismo/leninismo/eurocomunismo; 1978)

    No se trata, Enrico, de que haya o no necesidad de disfrazar la dictadura del proletariado como una democracia. En infinidad de textos Marx, Engels, Lenin, Trotsky, han dejado claramente establecido que, siendo el Estado el instrumento de opresión de una clase dominante sobre otra dominada, la “democracia” (la que vivimos en el mundo capitalista) es la dictadura de la burguesía.

    “Para Lenin dictadura es sinónimo de Estado en tanto qué la filosofía marxista del Estado concibe a éste como un producto de la dominación (= dictadura) de una clase sobre el resto de la sociedad. El Estado es, pues, equivalente a dictadura en el sentido de que todo Estado (capitalista o proletario) es una dictadura de clase.” (José Manuel Fernández Cepedal, Ensayos sobre marxismo/leninismo/eurocomunismo; 1978)

    Estamos en el punto, Enrico, en el que respetuosamente me permito corregirlo respecto a sus comentarios acerca del socialismo y del comunismo. Es un error conceptual afirmar que “según lo expuesto por el mismo Marx, el comunismo es un sistema donde el Estado le da a cada uno lo que éste necesita, mientras que en el socialismo, el Estado le da a cada uno según lo que aporte. “ No existen Estados comunistas. Ningún Estado en el mundo ha sido jamás comunista.

    El comunismo sólo es posible cuando se ha extinguido el Estado. En ningún país socialista ha desaparecido el Estado, ni esto será factible hasta tanto la mayor parte de los países sean socialistas.

    Y es que en los países socialistas, como Cuba, por ejemplo, la lucha de clases no ha finalizado y el Estado socialista debe permanecer, ejerciendo la dictadura del proletariado sobre las fuerzas contrarrevolucionarias. Es tan simple como eso.

    Y como esto, que pese a haber sido expresado hace 90, ¡noventa!, años no ha perdido vigencia:

    “El desarrollo del movimiento revolucionario del proletariado en todos los países ha hecho que la burguesía y sus agentes en las organizaciones obreras forcejeen convulsivamente con el fin de hallar argumentos ideológico-políticos para defender la dominación de los explotadores.”

    “Ante todo, ese argumento se basa en los conceptos «democracia en general» y «dictadura en general», sin plantear la cuestión de qué clase se tiene presente. Ese planteamiento de la cuestión al margen de las clases o por encima de ellas, ese planteamiento de la cuestión desde el punto de vista -como dicen falsamente- de todo el pueblo, es una descarada mofa de la teoría principal del socialismo, a saber, de la teoría de la lucha de clases, que los socialistas que se han pasado al lado de la burguesía reconocen de palabra y olvidan en la práctica. Porque en ningún país capitalista civilizado existe la «democracia en general», pues lo que existe en ellos es únicamente la democracia burguesa, y de lo que se trata no es de la «democracia en general», sino de la dictadura de la clase es decir, del proletariado, sobre los opresores y los explotadores, es decir, sobre la burguesía, con el fin de vencer la resistencia que los explotadores oponen en la lucha por su dominación.”

    (…)

    “La «libertad de imprenta» es asimismo una de las principales consignas de la «democracia pura». (…) …esa libertad será un engaño mientras las mejores imprentas y grandísimas reservas de papel se hallen en manos de los capitalistas y mientras exista el poder del capital sobre la prensa, poder que se manifiesta en todo el mundo con tanta mayor claridad, nitidez y cinismo cuanto más desarrollados se hallan la democracia y el régimen republicano, como ocurre, por ejemplo, en Norteamérica. A fin de conquistar la igualdad efectiva y la verdadera democracia para los trabajadores, para los obreros y los campesinos, hay que quitar primero al capital la posibilidad de contratar a escritores, comprar las editoriales y sobornar a la prensa, y para ello es necesario derrocar el yugo del capital, derrocar a los explotadores y aplastar su resistencia. Los capitalistas siempre han llamado «libertad» a la libertad de lucro para los ricos, a la libertad de morirse de hambre para los obreros. Los capitalistas llaman libertad de imprenta a la libertad de soborno de la prensa por los ricos, a la libertad de utilizar la riqueza para fabricar y falsear la llamada opinión pública. (…) Libertad e igualdad verdaderas será el orden de cosas que están instaurando los comunistas, y en él será imposible enriquecerse a costa de otros, no habrá posibilidad objetiva de someter directa o indirectamente la prensa al poder del dinero, no habrá obstáculo para que cada trabajador (o grupo de trabajadores, sea cual fuere su número) posea y ejerza el derecho igual de utilizar las imprentas y el papel que pertenecerán a la sociedad.” (V. I. Lenin, Tesis e informe sobre la democracia burguesa y la dictadura del proletariado; 1919)

    Y, sí, Enrico, tiene razón, no es una biblia. Pero los conceptos básicos, fundantes de una teoría sociopolítica se conservan, se nutren, se enriquecen… pero nunca se transmutan en algo que no son.

    • Estimado Alejandro, si uno se deja llevar por los términos clásicos de Marx, Engels y Lenin, en los que intentaron utilizar las palabras democracia y dictadura de acuerdo a sus conveniencias políticas, debemos aceptar que el capitalismo es una dictadura y que el fascismo es una democracia, incluso más profunda que el marxismo, porque Hitler llegó al poder a través del voto popular. En cambio, los marxistas llegaron al poder mediante movimientos violentos (revoluciones le dicen). Y no nos olvidemos que demo-cracia significa en griego el gobierno del pueblo. Y solo podemos saber que se trata del gobierno que desea su población cuando a ésta se le ofrece cada tanto la posibilidad de elegir optando entre varias propuestas. Sabemos que esto no sucede en el sistema marxista ni en el fascismo. Para instalar tanto uno como otro, se necesitan sendas dictaduras.
      Por lo tanto, como vivo en el año 2009, en el siglo XXI, adhiero a los términos modernos en los que democracia y dictadura son excluyentes entre sí. De otra manera, tendría que aceptar que todo es relativo y esta misma relatividad anularía toda opinión, ensayo o hipótesis política. Stalin, Lenin, Videla, Castro, Pinochet, Franco, Mao, etcétera, serían, en el fondo, iguales. Todos demócratas y dictadores al mismo tiempo porque, en definitiva, todos ellos estaban convencidos de que actuaban en beneficio de sus pueblos, por supuesto… sin discusión alguna.

      Comprenda, Alejandro, que mientras usted ve que la lucha de clases no ha finalizado en Cuba y que el Estado socialista debe permanecer, ejerciendo la dictadura del proletariado sobre las fuerzas contrarrevolucionarias, justificando, de esta manera, la persecución a los opositores al régimen; yo, en cambio, veo una opresión y un cercenamiento de una de las libertades que más define al ser humano: un ser capaz de optar y decidir.
      El marxismo ejecuta este cercenamiento sobre la base de la siguiente hipótesis: se está construyendo el sistema más justo y equitativo para el bienestar general de una población, pero su implementación necesita de la prohibición de tránsito o salida, y la obligación de leer, ver, educar y opinar sólo lo que estipula el gobierno.
      Esta situación condena a una población a vivir un cautiverio con el argumento que es para su propio beneficio. Se trata de una cruel paradoja porque si el socialismo marxista es un sistema tan bueno para su pueblo, ¿por qué se lo tiene cautivo y limitado en sus conocimientos?

      Estimado Alejandro, usted es un forista que con sus intervenciones aporta honestidad e inteligencia y amerita que yo extienda este comentario con algunas disgregaciones sobre las experiencias que viví en relación a este tema.
      A través de mis años de adhesión marxista, he comprobado con qué facilidad hablábamos entre mis compañeros sobre lo hermoso y lo atractivo que era una sociedad marxista. Con el tiempo me iba dando cuenta de que había algo que no cerraba. Cada vez que alguno de mis camaradas emigraba de la Argentina –sea por motivos políticos o económicos- ninguno se radicaba en un país comunista. Incluso varios decidían ir a naciones gobernadas por la derecha.
      Entonces fui entendiendo que el ser humano tiene necesidades primarias que están relacionadas con su conservación personal. Y que las necesidades más elevadas ocupan nuestra atención sólo cuando se han satisfecho, al menos hasta cierto punto, las necesidades inferiores de la pirámide.
      Comprendí que todos nosotros, cuando discurseábamos sobre las ventajas del marxismo y minimizábamos sus desventajas, lo hacíamos desde un país en el que –salvo los interregnos de las dictaduras militares- no sufríamos ninguna de esas desventajas, como eran los casos de las libertades de opinión, prensa, tránsito, opción y elección. Sabemos que el ser humano tiende a desvalorizar lo que ha conquistado y sobrevaluar aquello a lo que aún no ha podido acceder.
      Entre ventajas y desventajas varias, me sigue despertando curiosidad de cómo se distorsiona la realidad de una dictadura marxista obviando o incluso negando la cautividad de su población.

      Entre todos mis recuerdos relacionados con este tema, contaré uno –para así dar por finalizado este extenso comentario- que tiene que ver con una conversación que tuve en Bucarest, cuatro años atrás.
      Aprovechando mi conocimiento del idioma rumano, me interiorizaba sobre los cambios que había sufrido la población por pasar del comunismo al capitalismo. Entre los varios contactos que tuve, uno de ellos fue especialmente particular, pues se trató del taxista que había contratado para poder trasladarme durante mis seis días de estadía.
      Georgiú era su nombre, estaba casado y tenía dos hijos. Aspiraba emigrar a España porque podía conseguir un trabajo allá. Durante esos días me iba relatando todas sus penurias con la compra del auto, con el alquiler de de su vivienda, los chicos, los gastos de escuela, la inflación, y otros problemas que me resonaban muy comunes a los que se vive en la Argentina.
      En un momento dado, le pregunté cómo había sido su vida durante el largo período comunista. Me contó que para casarse tuvo que solicitar permiso. “¿Por qué?”- le pregunté. “Porque el gobierno necesitaba tiempo para conseguir una vivienda y un trabajo”. “¿Podías elegir algo de eso?”– repregunté. “Como poder podías, pero ellos te daban lo que les venía bien”. Como me dio la impresión que Georgiú podría extrañar su anterior situación, le pregunté: “¿Vos quisieras que vuelva el comunismo?”. Su reacción fue inmediata: “No. De ninguna manera”. Ante tamaña respuesta, dije: “Pero, entonces, no entiendo. Antes no tenías las angustias que ahora tenés. “¿Por qué no preferís que vuelva el sistema comunista?” Se quedó callado durante un minuto para luego decirme: “Es que ahora nosotros vemos que podemos decidir sobre nuestras vidas. Tener la posibilidad de votar, elegir otras opciones, conocer lo que pasa fuera de aquí, es maravilloso. Usted no lo ha vivido, por lo tanto, quizás no pueda imaginar lo que se siente cuando un día te denuncian como contrarevolucionario o traidor a la causa socialista porque se le ocurrió quejarse demasiado del gobierno o del comunismo”. Le respondí de inmediato: “En la Argentina tuvimos varias dictaduras y algo sabemos de eso”.
      “Pero seguramente tenían la esperanza que algún día terminaría esa dictadura, nosotros no la podíamos tener.” Luego, me miró sonriendo para decirme: “Ahora tengo esperanza. Antes ni siquiera sabía lo que era eso.”

      Enrico Udenio

      PD: En un intento de elevar la condición humana a estadios de mayor evolución, en diciembre de 1948, y desde una concepción holística, la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) promulgó la Declaración Universal de los Derechos Humanos. En ella proclamó los derechos personales, civiles, políticos, económicos, sociales y culturales del hombre, concibiéndolos sólo limitados por el reconocimiento de los derechos y libertades de los demás, así como por los requisitos de moralidad, orden público y bienestar general.
      Entre los citados se encuentran: el derecho a la vida, a la libertad, a la seguridad personal; a la no invasión de la vida privada y de la correspondencia personal; a la libertad de movimiento y residencia; a la nacionalidad; a la propiedad; a la libertad de pensamiento, de conciencia, de religión, de opinión y de expresión; a la seguridad social, al trabajo, al descanso y a un nivel de vida adecuado para la salud y el bienestar; a la educación y la participación en la vida social de su comunidad.

  13. Un pais con tantos recursos, ud plantea ideas. Le doy una: constantemente viajo a su pais por mis vacaciones, disfruto de su forma de ser, pero al parecer como bien ud lo expone, existe una cultura del “demen todo”, y no generar proyectos de largo plazo, en los campos de politica estatal y social, salud, mineria, etc.
    Viajo desde Concepcion, mi ciudad, hasta la provincia del rio negro, y me encuentro con una patagonia de mas de mil km de extension, donde cae algo de agua hay un porcentaje de humedad, y yuyos. Los Hebreos cuando llegaron el siglo pasado al desierto del Neguev, lo hicieron prospero y hoy es su supermercado. Nosotros en nuestra tercera region, que es muy seca, estamos implantando nuevas cepas de viñedos con sistema de regadio por goteo, ¿y que esperan para hacerlo en esa hermosa pampa? Se imaginan una politica agraria consecuente, rentable en el corto plazo…
    Humildemente para uds, de alguien que les aprecia mucho. Eduardo Macias, Concepcion, Chile.

  14. ¿Y por casa cómo estamos?

    ¿Libertad de destitución como la llevada adelante por los medios de prensa venezolanos?

    ¿Libertad de (des)informar conforme a intereses empresarios como la del grupo Clarín que hasta censura blogs mediante “acciones legales”?

    ¿Libertad de difundir sin sonrojarse siquiera que “el papa Benedicto XVI aseguró que en la Argentina la pobreza es escandalosa”?

    ¿Libertad de pasar dibujitos por la tele mientras se arranca de la cama al presidente y se lo deposita en la pista de aterrizaje de un país vecino?

    Libertad de prensa, entendida como la entiende el capitalismo, por supuesto que no hay en Cuba, pues allá no se permite la propiedad privada de los medios de comunicación. ¡Y qué razón tienen!

    (…) “Como las conquistas de la revolución no están en duda posible, ni siquiera desde la derecha más recalcitrante, lo criticado por la negativa invita a sumergirse exclusivamente allí para determinar qué tan cierto es eso de las libertades restringidas. O más bien: cuánto de más restringidos están los cubanos que la generalidad de los pueblos del mundo entero. El problema es que eso tampoco conduce a nada porque se transforma en una polémica bizantina, atravesada, gracias a la prédica de los grandes medios de comunicación (el poder, bah), no por cómo están las mayorías, sino por cómo las mayorías se imaginan que están. El emblema insuperable de ese aspecto es la libertad para salir del país. No todos los cubanos pueden hacerlo, es cierto. El “régimen” establece que al cabo de haber solventado todas las necesidades básicas de un ciudadano, éste no debe poder irse cuando mejor le plazca siendo que el Estado invirtió en su formación como se debe. Aun cuando esa decisión parezca entre cuestionable y horrorosa, no resulta invalidada la pregunta de adónde diablos pueden irse, si lo quisieran, las millonarias masas de miserabilizados del mundo.(…) ¿Y cómo es el pluripartidismo ese en el que con mucha suerte y viento a favor apenas se conoce a los candidatos mostrados por la televisión?

    (…)¿Qué es lo que en verdad no se soporta de Cuba? (…) ¿Que no haya democracia, visto desde regímenes donde sólo los ricos y los aparatos partidarios conservadores pueden tener chances electorales? ¿Que no haya prensa “libre”, denunciado por los monopolios y oligopolios de prensa donde el único culto que rige es la razón del interés comercial? ¿Eso es lo que molesta de Cuba? ¿Eso es lo que verdaderamente nos debe importar de Cuba? (…)

    Tengamos honor intelectual. No puede caerse así como así en la banalidad de decir que lo insoportable de Cuba es su falta de libertad. A los tilingos que piensan sin más de ese modo les cabe la inmortal frase de Anatole France: “Todos los pobres tienen la libertad de morirse de hambre bajo los puentes de París”. Lo insoportable de Cuba es que ha demostrado que se puede otra cosa. Que se puede resistir, y en soledad, al imperio más formidable de la historia. Que hay una vida con dificultades inmensas pero en la que todos los habitantes tienen garantizado el alimento, el estudio, la medicina, la universidad. Y lo peor, lo más intolerable, es que esa subsistencia, objetivamente heroica, se convirtió en y continúa siendo un faro para los luchadores sociales de todo el mundo; y en particular para el movimientismo y las utopías del patio de atrás. Allí donde haya el escándalo de un desnutrido, de un analfabeto, de enfermedades de la miseria, de una diferencia de clases insultante, de escuelas y hospitales que se caen a pedazos, de cifras espantosas de mortalidad infantil, de viejos abandonados, de pibes enloquecidos por la droga, allí se eleva contra las castas del privilegio el fantasma de Cuba. Y el riesgo es que siga elevándose, hasta que no quede nadie, ni un solo imbécil, que mientras lleva una vida de mierda cuestiona que en Cuba no hay democracia.” (Eduardo Aliverti, Página/12, 7/12/2006)

    Con respecto a la Comuna de París, justamente eso es lo que ni anarquistas ni comunistas ni blanquistas hicieron: arrogarse la pertenencia de un hecho histórico en el que actuaron mancomunadamente. Y admiro su osadía de desmentir a los mismísimos Engels y Marx acerca de qué es la dictadura del proletariado.

    Y, por cierto, estimado Enrico, Cuba no es comunista, Cuba es socialista. Creo que entiende la diferencia.

    • Estimado Alejandro, me atrevo a decirle que el Sr. Eduardo Aliverti no tiene mucha idea teórica de lo que está diciendo. Lo que expresa en la nota a la que usted alude (asi como en otras similares) lo hace invadido por la pasión y no a través del intelecto, como parece evidenciarse con claridad. Como yo no deposito la pasión en la política, creo poder tener la posibilidad de rebatir lo que dice Aliverti con más fundamentos técnicos de los que él aparenta estar en condiciones de escribir. Asi que le reitero, Cuba no es una democracia. Será otras cosas, para algunos una nación modelo de un bello proyecto que se ha construído, y para otros, un ejemplo de persecuciones y opresiones infames. Pero tanto sea una u otra, no responden al concepto moderno de lo que es una nación con pautas democráticas.

      Alejandro, yo no se qué es lo que usted conoce sobre la diferencia entre el socialsimo y el comunismo, pero según lo expuesto por el mismo Marx, el comunismo es un sistema donde el Estado le da a cada uno lo que éste necesita, mientras que en el socialismo, el Estado le da a cada uno según lo que aporte.
      En la práctica, la mayoría de las naciones que se autoproclamaron comunistas se acercaron un poco más al concepto del socialismo que al del comunismo, incluídas la Unión Soviética y Cuba. A su vez, a partir de principios del siglo XX, con el advenimiento y éxito del socialismo democrático o socialdemocracia, el concepto del marxismo se lo liga más al comunismo que al socialismo.

      Finalmente, y refiriéndome a una parte de su comentario, no me puedo comparar con Engels y Marx, porque, en realidad, cualquier estudioso actual de la política, como es mi caso, corre con ventajas con relación a ellos dos. Tenemos conocimientos más completos -y complejos- por conocer los acontecimientos históricos que transcurrieron durante más de cien años después de sus respectivas muertes. Acontecimientos que ellos nunca vivieron y que no pudieron siquiera preveer. Por lo tanto, lo que Marx y Engels dijieron en su época, hay que evaluarlo según los momentos particulares en los que les tocó vivir. Como corresponde, con el respeto debido por sus aciertos y con la comprensión y tolerancia por sus errores. Es material de estudio, no una biblia.

      Enrico Udenio

      PD: Además, me sorprende que usted, Alejandro, por la inteligencia que transmite en sus comentarios, defienda la posibilidad de que pueda existir un estado democrático sin la libertad de pensamiento ni la existencia y el libre desenvolvimiento de medios de comunicación que critiquen, incluso severamente y hasta con mala intención, al gobierno de turno. No olvidemos que la libertad, de alguna manera, define al ser humano como un ser capaz de optar y decidir.
      Insisto en lo que le comenté días atrás: usted tiene argumentos sólidos como para defender la implementación de una dictadura del proletariado, sin necesidad de difrazarla como una democracia.

  15. Enrico, cuando me referí a que puedan existir otras formas de democracia, diferentes a las que muchos únicamente perciben dentro del mundo capitalista, no tenía en mente “la literatura marxista del siglo XX” . La simple existencia de la democracia cubana me exime de hacer mayores aclaraciones (aunque disienta usted argumentando que se disfraza una dictadura de democracia, como refiere en su artículo “Dictaduras y Democracias”, cuando alude a las expresiones de Pino Solanas respecto de Cuba y Venezuela).

    No es necesario recurrir a los debates dentro del campo socialista del siglo XX, ni a los del presente siglo, para que quede claramente expresado a qué se refería Marx con “dictadura del proletariado”. Qué mejor que recurrir a los autores originales, sin intérpretes posteriores:

    “…la gente se acostumbra ya desde la infancia a pensar que los asuntos e intereses comunes a toda la sociedad no pueden gestionarse ni salvaguardarse de otro modo que como se ha venido haciendo hasta aquí, es decir, por medio del Estado y de sus funcionarios bien retribuidos. Y se cree haber dado un paso enormemente audaz con librarse de la fe en la monarquía hereditaria y entusiasmarse por la república democrática. En realidad, el Estado no es más que una máquina para la opresión de una clase por otra, lo mismo en la república democrática que bajo la monarquía; y en el mejor de los casos, es un mal que se transmite hereditariamente al proletariado triunfante en su lucha por la dominación de clase. El proletariado victorioso, lo mismo que hizo la Comuna, no podrá por menos de amputar inmediatamente los lados peores de este mal, entretanto que una generación futura, educada en condiciones sociales nuevas y libres, pueda deshacerse de todo este trasto viejo del Estado.

    Últimamente, las palabras “dictadura del proletariado” han vuelto a sumir en santo horror al filisteo socialdemócrata. Pues bien, caballeros, ¿queréis saber qué faz presenta esta dictadura? Mirad a la Comuna de París: ¡he ahí la dictadura del proletariado!” (Friedrich Engels, 1891)

    Para mayor conocimiento, entonces, recomendable leer “La Guerra Civil en Francia”, de Karl Marx.

    • Estimado Alejandro, disiento con usted cuando hace referencia a Cuba como una nación democrática. En el mundo de hoy -no hablo de la antigua Grecia-, para que la democracia tenga plena vigencia en una nación, son requisitos indispensables gozar de la libertad de pensamiento -por lo tanto, de prensa y de educación- y de la posibilidad de elegir políticamente entre las diversas opciones que se le presentan a una población. Desde ya, ninguno de estos derechos humanos pueden ser ejercidos en Cuba.
      Recuerdo que en la época de mi vida en la que adhería a las ideas de Marx, ya existía la Cuba comunista. La defendíamos desde lo que era. Jamás se nos ocurría calificarla como una democracia. No había necesidad. El marxismo -o la dictadura del proletariado- son una ideología cuyas cualidades pueden ser perfectamente promocionadas sin tener necesidad de “difrazar” al sistema como una democracia. No lo es. No desde la teoría, ni mucho menos, desde su práctica.
      Una nota al margen: las palabras de Engels, que usted cita, hacen referencia a la Comuna de París, que fue un movimiento anarquista (el único en la historia que accedió al poder) que gobernó la ciudad de París por poco menos de tres meses. Tiene muy poco que ver con la dictadura del proletariado, un sistema ideológico coherentemente organizado por Marx al que se le dio el nombre de comunismo.

      Enrico Udenio

  16. Como bien señala el forista Julio Ackari, los informes sobre la economía cubana explicitan que en el período 1959-1989, cuando se generan las condiciones para el desarrollo socialista del país y su integración al Consejo de Asistencia Mutua Económica (CAME), Cuba se benefició de sus relaciones con las economías socialistas europeas, al mismo tiempo que se generó una nueva dependencia económica, a la que fue empujada por el bloqueo impuesto por Estados Unidos.

    Es en el período 1990-1998, a raíz de la desaparición del CAME y del campo socialista europeo, que Cuba sufre la peor crisis en su historia económica reciente; que no habría ocurrido de no haber existido, ni haberse intensificado, el bloqueo económico.

    “… en 1991 se desintegró la Unión Soviética, a la vez que se recrudecía el bloqueo económico por los Estados Unidos. Cuba quedó así sin sus mercados y posibilidades externas de financiamiento tradicionales, por lo que disminuyó su capacidad de importar, con distorsiones en su estructura productiva y en los mecanismos de gestión empresarial, lo que configuró un cuadro de baja competitividad en un nuevo y desconocido escenario internacional. Además, las pequeñas dimensiones del mercado interno y la escasez de petróleo determinaron una vulnerabilidad externa que en las condiciones dadas impidió amortiguar a corto plazo los efectos de los choques externos.” (Jesús M. García Molina; La economía cubana desde el siglo XVI al XX: del colonialismo al socialismo con mercado; CEPAL, ONU; México, febrero de 2005)

    Si aún con un bloqueo económico que significa un daño de más de 93.000 millones de dólares (más de la mitad de la deuda externa de la Argentina, para un país con una población cinco veces menor que la de nuestro país), Cuba obtuvo logros socioeconómicos notables, ¡cuánto mejor estaría la isla de no existir un bloqueo de más de 45 años!

    “Es llamativo ver que cuando hablan de explotación, lo hacen sobre la base de las teorías de Marx…”. Sr. Ackari, si uno va a hablar de la curvatura del espacio, no puede omitir la teoría de la relatividad de Einstein.

  17. Evidentemente Susy Manera y Julio Ackari no conciben que puedan existir otras formas de democracia, diferentes a las que perciben dentro del mundo capitalista.

    “Para Marx y Engels, desde el principio hasta el final de sus vidas y sin excepción alguna, dictadura del proletariado’ significó, ni más ni menos, ‘dominación del proletariado’, ‘conquista del poder político por la clase trabajadora’, establecimiento de un estado de los obreros en el primer período posrevolucionario” (Hal Draper, 1986, Karl Marx’ Theory of Revolution, vol. III, The “Dictatorship of the Proletariat, New York, Monthly Review Press)

    Decir: “Para ellos, la metodología de los Videla y compañía sería la correcta si en lugar de fascistas serían comunistas. Porque para ellos, existen dictaduras “buenas” y dictaduras malas, según sean marxistas o no”, es, por un lado, un insulto a la inteligencia y, por otro, un insulto al idioma: no es “serían”, Susy, es “fueran” o “fuesen”.

    La desaparición de personas, la tortura, el robo de bebés, los vuelos de la muerte, lejos, muy lejos están de Marx, Engels, Lenin y/o Trotsky.

    Por supuesto que se han cometido errores que condujeron a fracasos en los países donde se intentó construir una sociedad diferente a la sociedad capitalista. Y de esos errores aprenderán las nuevas clases proletarias que el retorno al capitalismo en China y Rusia contribuye a generar y acrecentar.

    Dice el forista gerardo: “…el capitalismo ha sido hábil para inventarse a si mismo y reparar sus errores…” ¿Reparar qué? Dice el forista Germán Rafael Pirán que los alemanes del este PERDIERON… ¿Porque ahora TODOS los alemanes están “ganando”? http://www.pagina12.com.ar/diario/contratapa/13-129200-2009-08-01.html

    “La democracia no es un engaño ocultando la explotación y la dominación. Es la insuficiencia de democracia, no su presencia, lo que ha favorecido la dominación y la explotación” Edgar Morin, 1990, Penser l’Europe, París, Gallimard.

    Un aparte para la referencia que la forista Susy Manera hace respecto a la situación de Cuba: ¿es intelectualmente honesto ejercer la crítica sin siquiera considerar la extensa guerra económica a la que ha sometido a la isla el país más poderoso del mundo?

    “Cualquier crítica a la política, la economía o la sociedad cubana que no comience por un análisis del bloqueo y su demoledor impacto termina siendo -involuntariamente pero eso no importa- objetivamente reaccionaria. Equivaldría, salvando las distancias, a criticar a los judíos que lucharon con extraordinaria valentía y dignidad en la defensa del ghetto de Varsovia por su incapacidad para resistir a los embates de la maquinaria militar de los nazis, explicando su aniquilamiento como producto exclusivo de la situación interna del ghetto e ignorando por completo el contexto más amplio que hizo posible su derrota.” (Atilio Borón, Cuba en la vanguardia de la historia, http://www.atilioboron.com)

    • Hago una nueva aclaración sobre el tema de la democracia. Como muchos conocen, se trata de una frase derivada del griego, en el que “demo” significa población y “cracia”, supremacía. Por lo tanto, desde el punto de vista lingüístico, democracia significa la supremacía de la población, multitud, pueblo.
      Desde la visión de la política moderna, democracia es el sistema de gobierno que posibilita a la población de un país ejercer el poder. Lo hace a través de un sistema de votación directa o indirecta, universal y políticamente diversa.
      Por su parte, dictadura es una frase indivisible derivada del latín, cuyo significado se refiere a una forma de gobierno en la que se prescinde de una o varias partes del ordenamiento político y jurídico de una nación para poder así ejercer unilateralmente la autoridad en la misma.
      No creo que haga falta explicar el por qué democracia y dictadura, sea ésta de derecha o de izquierda, son conceptos contradictorios entre sí.

      Por ello mismo, el propio Marx determinó que su ideología debía ser detentada mediante una dictadura. En este caso, la del proletariado, como la única forma posible para aplicar su teoría sobre el cómo los proletarios podrían acceder al bienestar.
      Las diferentes formas de democracia a que intenta referirse el forista Alejandro Kafka, tiene sus bases, principalmente, en la literatura marxista del siglo XX. Por lo tanto, las razones de este peculiar discurso habría que buscarlas, probablemente, en un sector político pro comunista que intenta aprovechar la “buena prensa” que tiene el sistema democrático en contraposición de la mala imagen que tiene la dictadura al ser, ésta última, una forma autoritaria de la administración de una sociedad.

      Justamente, fueron las torturas y las persecuciones políticas seguidas por largos períodos de prisión y/ trabajos forzosos -la Siberia es un buen ejemplo de ello- las que motivaron a que muchos de los seguidores del comunismo abandonaran esta ideología y se desilusionaran con la revolución del proletariado.
      Esto no ha medrado a que el marxismo siga teniendo numerosos adeptos, esperanzados, muchos de ellos, en un futuro sin la existencia de la propiedad privada.
      Hay algunos de ellos que consideran que es negativa la imagen que hoy la izquierda radical está ofreciendo a la sociedad. Son capaces de observar que los gravísimos errores que se han cometido en el pasado afloran nuevamente por todo su sector, tanto en los partidos tradicionales como en las nuevas organizaciones. Se refieren a que un afán de protagonismo desmesurado, un fuerte sectarismo y una falta de equilibrio en el trabajo de base, les impide realmente poder cambiar la actual correlación de fuerzas y sobre todo la actual hegemonía cultural del capitalismo en las sociedades.

      Seguramente, los militantes que se atrevan a un revisionismo de las teorías marxistas, en vez de ocuparse, obsesionados, en demostrar que las teorías capitalistas liberales son la reencarnación del mal sobre la tierra, tendrán más probabilidades en el futuro de encontrar el modo de impulsar un amplio movimiento popular de masas. Estas personas necesitan desarrollar nuevas experiencias y el mayor desafío para ellas, no será intentar derrocar gobiernos a través de revoluciones, sino cambiar los sistemas de creencias de las personas.
      Si lo logran, el mundo probablemente se enriquecerá con el retorno de un nuevo y diferente socialismo marxista. Si no, posiblemente seguirá el camino de la URSS, con final incluido.

      Enrico Udenio

    • ¿De qué está hablando nuestro amigo Alejandro Kafka? Le recomiendo que busque los informes de la economía cubana, cuando era subsidiada por los soviéticos, para darse cuenta de la relativa incidencia que tuvo el bloqueo en el estandard de vida de sus habitantes.
      ¡¡¡¡No puede comparar la situación de un pueblo ante la invasión efectiva de las fuerzas armadas nazis con el bloqueo comercial, agresivo sin lugar a dudas pero limitado en su efectividad, impuesto por los Estados UNidos (Cuba siguió importando y exportando al mundo occidental capitalista).

      Es llamativo ver que cuando hablan de explotación, lo hacen sobre la base de las teorías de Marx, dando por hecho fehaciente y comprobado que la plusvalía es una verdad absoluta, cuando en verdad se trata de una interpretación muy personal de los esquemas de la división del trabajo.

  18. Germán Rafael Pirán

    Gerardo:

    quizás podríamos coincidir en algo mas. Por ejemplo, que en la larga carrera de la gente por no ser oprimida por los amos (milenios), al día de hoy son muy, pero muy pocos, los paises de quienes podemos decir “lo logrAron”, nosotros aún no, nos falta un tiempito y mas decisión de los partidos que ganaron el 28 de junio. A menos que ALGUNOS de sus lideres quieran también reemplazar a la dinastía K y autoinstaurarse como los nuevos AMOS de turno.
    Hay cosas sospechosas: dialogar los temas debe hacerse EN el Congreso, en el senado las Provincias a través de sus embajadores senadores y en Diputados los representantes de la GENTE (the people).
    La oposición tiene SUFICIENTES votos hoy o los tendrá en diciembre como para obligar a que sea el Congreso el lugar para discutir.
    Cristina PERDIÓ, no puede seguir convocando al dialogo a la oposición como si fuese la zarina de Rusia, porque su funcion de Presidenta es meramente E J E C U T I V A, es decir, gerencial, y debe ocuparse de que se ejecuten las decisiones del Congreso (aunque tenga derecho a vetarlas una vez).
    Hoy Cristina debe asumir que sus ministros deben acudir prestamente cuando el CONGRESO los convoque para pedirles explicaciones por los hechos vandálicos cometidos por el Ejecutivo, por los poderes extraordinarios TRAIDORES otorgados, aceptados y MAL UTILIZADOS, y por los demas motivos por los cuales Argentina se ha desprestigiado al punto que ni siquiera desde el exterior creen que estemos gobernados por gente honesta, predecible y confiable. Y que por eso nos hemos quedado aislados, como si estuviesemos tan solo en un satélite del planeta Tierra, llamado BOLIVARIANISMO…
    De alli que Lilita Carrió – con todo lo criticable que tiene – parece sensata cuando se niega a acudir a citas o convocatorias DESDE el gobierno, y tampoco debieran hacerlo las corporaciones tipo Union Industrial (que sabemos que siempre quieren monopolios para perjudicar al pueblo y venderle caro productos malos que no pueden competir con los importados) o a la sociedad rural o a otras corporaciones monopólicas que NO REPRESENTAN LOS INTERESES DE LA SOCIEDAD Y DE LAS PROVINCIAS constitucionalmente hablando.
    El día que la oposición se plante y le diga a Cristina: con sus empleados NO HABLAMOS, y que los diputados y senadores DE CRISTINA (no del pueblo ni de las provincias, los que ELLA controla) vayan al Congreso a convencer con argumentos SOLIDOS que es mejor que las Provincias sigan recibiendo el dinero de la nacion o que es normal que la presidenta pueda tener exito economico a titulo personal en un pais donde impera la desconfianza al punto de que el 29 por ciento de la gente la voto, solamente.
    Mientras no cambie, sea el Congreso el Centro de discusion, y el ejecutivo y el ministerio de economia meras oficinas ejecutivas, PODEMOS CREER que los radicales, los macristas, los de narvaez y los demas tienen un proyecto parecido al tradicional: tomar el Poder, segir siendo amos (no tan sanguinarios, pero amos al fin) como los que hemos tenido desde practicamente siempre en Argentina. Duele comprobar que la que mas digna posicion toma frente al EJECUTIVO perdedor es precisamente Lilita, pero … con la verdad no temo ni ofendo. Aunque si temo que a Lilita la dejen sola y los otros opositores se hagan los distraidos y pacten con el kirchnerismo.

  19. Estimado Señor Pirán : 100% de acuerdo.

  20. Germán Rafael Pirán

    a Gerardo:

    que Marx haya sido un idealista y un buen tipo que proyectó ALGO FANTASIOSO para los nada racionalistas ingleses, no lo convierte en un gran economista, sino que da letra (es aburridisimo El Capital, si es que alguien lo consigue leer entero) para que los ECONOMISTAS PROFESIONALES escriban y se llenen de plata, sin proponer soluciones.
    Porque en definitiva, el sostener que LA PLUSVALIA es un robo al trabajador equivale a sostener que el EMPRESARIO no sirve, que el intermediario entre la oferta y la demanda (comisionista) tampoco, que el COMERCIO es una actividad CREADORA DE PLUSVALIA, porque uno compra barato y vende caro en las antípodas de donde compró…
    A MARX lo usaron los que querían justificar algo que no entendían, porque eso de que los RUSOS pudieron haber sido marxistas en el sentido propuesto por Marx, o incluso los chinos como PUEBLO, es impensable e insostenible.
    Marxismo es un nombre para hacer lo mismo que Hitler: un sueño fantasioso que normalmente tiene un despertar, que suele ser despues UNA PESADILLA. La experimentaron una tercera parte mas o menos de los alemanes que quedaron del lado marxista al terminar los aliados con Hitler. Los del ESTE, los democráticos en teoria, PERDIERON y los otros dos tercios, los Occidentales dirigidos por los anglosajones, DEMOSTRARON que la sensatez y el trabajo organizado en equipo ES MEJOR, produce mas y la gente voluntariamente elige ese sistema sobre el otro, el socialista que IMPLOSIONÓ porque la gente de la Union Sovietica admira el sistema norteamericano. Igual que los argentinos, que imitamos todo lo que podemos de los yanqis, solo que lo imitamos MAL y la misma receta teorica no funciona: como no la entendemos porque somos distintos, fracasamos, y hemos casi desaparecido como pais SOÑADOR DE GRANDEZA y nos aguarda un rol de segundo nivel en el concierto sudamericano, que es mucho mejor que la Argentina Potencia que nos prometieron y que en Malvinas se enfrentó con la VERDAD… el mundo globalizado y las fuerzas de la OTAN…

  21. Germán Rafael Pirán

    Don Enrico:

    cuando habla de la filosofía del blog, holistica, se refiere a la suya, porque un blog no puede preguntarse a si mismo o cuestionar contra verdades establecidas, a menos que lo haga su director.
    Pero el holismo es algo bastante abstracto, decir SOY HOLISTA es impactante, pero NO ES UNA SOLUCION, porque parece mas una ideología, como la que “el blog” pareciera atribuir al “liberalismo”. Y acá esta el problema, porque algunos liberales NO PENSAMOS que liberalismo sea IDEOLOGÍA, sino que eso es lo que decían del liberalismo los que lo odiaban. Los que no querían que la gente fuese LIBRE frente al soberano, los que decían que la monarquía venía POR DERECHO DIVINO.
    Afortunadamente, triunfo el liberalismo NO IDEOLOGICO, el que paró el carro al ideologismo ANTILIBERAL, y a partir de Waterloo, en forma suave pero implacable se impone no ya la ideología sino el SENTIDO DE LA LIBERTAD, el no dejarse pisotear por el Rey ni por el Papa, porque en el orden natural todos somos hermanos e hijos de un mismo creador.
    Edward de Bono con su pensamiento liberal es un ejemplo del pensar SIN PRECONCEPTOS para encontrar los atajos o caminos mas cortos para que los humanos puedan-podamos procurarnos la felicidad. Nada de igualdad, como ideología de que todos tenemos los mismos derechos a recibir lo mismo, sino igualdad en cuanto a OPORTUNIDADES. El que es mas inteligente, mas fuerte o mas trabajador se esfuerza y puede conseguir con mayor facilidad que otro (que no sea presidente o politico corrupto) lo que se afana por conseguir. Tanto en una justa deportiva como en la lucha por el VIVIR…

    Es un problema de entrenamiento: pensar y buscar las mejores soluciones para problemas urgentes. Por ejemplo, algo bastante olvidado en Argentina: libertad para trabajar. Y que las legislaciones puedan tambien ser PROVINCIALES para que cada provincia compita con las otras para atraer empleadores de mano de obra e inversores de capital, para que se reduzca el desempleo (oferta y demanda) y haya mayor cantidad de gente confiando en que el TRABAJO FUERTE es la forma de salir de este bache en el que el dirigismo fascista nos hunde desde 1930 Y no nos deja levantar cabeza.
    Y esto de trabajar podra no ser novedad, pero ciertamente NO ES IDEOLOGÍA..

  22. SE ME QUEDÓ EN EL TINTERO: ¿ Por que peronistas y radicales solo se movieron en el corto plazo ?

    A mi juicio por que las politicas de largo plazo que podrían sacarnos adelante , inicialmente DOLERÍAN y mucho y acá queremos soluciones mágicas, QUE NO le DUELAN a nadie, y eso es imposible !!!!!!!!

  23. MARXISMO,SOLO PARA ACLARAR(U oscurecer?) un POCO:
    Ideologías : una cosa es la teoría y otra es la práctica………….
    Me críe en una familia de clase 1/2 argentina llena de prejuicios.Cuando crecí y leí un poco entendí que los GRISES también existían.
    Las frases” KARL MARX fue un gran humanista”,ó
    “Karl marx es el economista mas influyente de todos los tiempos” no las ley en un “panfleto” del PO , sino en” La sociedad abierta y sus enemigos” de karl popper y “Manual de economía” de Fisher ,dornbush y Shmalensee , (Libro de texto para alumnos de 1° año de economía y administración.) escrito por unos gringos definitivamente capitalistas !!!!!!

    Por que digo esto? POR QUE LO QUE MARX ESTABLECE ES UNA PREDICCIÓN HISTÓRICA , tecnicamente el establece un camino que FORZOSAMENTE iba a recorrer el capitalismo occidental de 1850 en adelante.
    Jamás dió “RECETAS” ni estableció cursos de acción , (sinó que me digan en que libro así lo leo).
    Según marx La dictadura del proletariado y la posterior “sociedad sin clases” eran consecuencias INEVITABLES de la sociedad industrial de la europa de 1850 .

    Pues bién : Esa predicción NO SE PRODUJO.

    Lenin, Mao y otros “REVOLUCIONARIOS” quisieron ellos mismos ADELANTAR o crear ese FUTURO, (asombrosamente en , sociedades pre-industriales )

    BUENO : RUSIA ó CHINA cada uno a su modo
    se han hecho capitalistas, de modo que el capitalismo ha ¿ triunfado?
    A medias ,pues el HUMANISMO de Marx dejó su huella aún en las economías mas furiosamente capitalistas.
    Para ver esto basta observar que el gasto público subió del 2% al 20% ó mas en EEUU ó europa a lo largo del siglo XX.

    Es decir las ideologías se MEZCLAN para producir sistemas ESTABLES , en el mejor de los casos.

    En este sentido el capitalismo ha sido hábil para inventarse a si mismo y reparar sus errores (absorbiendo lo bueno de otros sistemas) , simplemente por que es eficiente en la producción de bienes y servicios.

    La actividad ECONOMICA es tan vieja como el hombre, fue evolucionando hasta el compejísimo momento actual y no puede ser borrada de un plumazo por ningún revolucionario iluminado.

    Fue la propia rigidez del comunismo lo que determinó su pulverización ………….salvo china ……….que se fue adaptando al capitalismo y que en 20 ó 30 años tal vez sea una sociedad “de Consumo” como cualquier
    otra.

    CUANDO ENRICO dice que argentina necesita IDEOLOGIA creo que se refiere mas bién a políticas de ESTADO de largo plazo que cualquier país moderno necesita para crecer.

    Es decir TODOS los partidos deberían acordar en una base INAMOVIBLE para poder ir para adelante.

    ES CIERTO QUE ni el radicalismo ni el peronismo tuvieron JAMÁS esa visión de largo plazo y en ese sentido podría decirse que carecieron de ideología.

  24. Insistiré con mi opinión, si no se llama ideología en base a una definición estricta, al menos habrá que reconocer que algo dar contenido a una identidad política justicialista.

    Creo que hay muchos análisis donde se trata de definir esa identidad. No creo que tenga que ser esto en un blanco y negro según un catalogo de ideologías “clásicas” como liberalismo o marxismo, sino que al estilo del populismo y del fascismo combina elementos de distinto origen en una amalgama propia.

    En ese caso, tampoco podriamos definir al radicalismo dentro de una ideología neta, ni siquiera a las distintas corrientes socialistas, ¿que es la socialdemocracia? ¿Que es el neoliberalismo? son corrientes políticas, tampoco serían ideologías definidas en terminos absolutos.

    • Estimado Flavio, el liberalismo (la democracia liberal), así como el marxismo y el fascismo son ideologías en términos absolutos porque, como ya lo expliqué en varias notas y comentarios anteriores, cumplen científicamente con lo que se exige para formar un sistema ideológico cuya teoría y acción deben ser coherentes entre sí. Esta coherencia entre sus bases estructurales y su conexión con los medios de producción y los factores de poder de una nación, nunca pudieron ser enhebradas por el peronismo ni por el radicalismo. Esta fue una de las razones por las cuales, ambos partidos políticos carecieron de una ideología bien estructurada y recibieron el mote despectivo de “bolsas de gatos”, aludiendo a la gran disparidad ideológica que existía (y existe) entre sus afiliados y adherentes.

      Con respecto a su pregunta puntual sobre “las ideologías del socialismo y el neoliberalismo”, en el caso del sector de la izquierda que adhiere a las estructuras democráticas, se denominan “socialdemocracia” o “centroizquierda” o “socialismo democrático” o “izquierda democrática”. Estos nombres responden a sutilezas partidarias y no a variantes de fondo porque todos ellos son parte de una misma base ideológica: la democracia liberal.
      Le hago recordar que, el socialismo democrático surge a finales del siglo XIX, cuando un sector de la izquierda europea, decide cuestionar las teorías marxistas. Sus adherentes fueron señalados como “izquierdistas reformistas” o “nuevos nacionalistas”. Su máximo exponente fue el alemán Edward Bernstein (1850-1932) –ver en este mismo blog “Debate con…”- cuyo concepto básico era que las reivindicaciones obreras, que pregonaba la revolución socialista marxista, podían conquistarse a partir de reformas dentro del mismo sistema democrático.
      Según Bernstein, el capitalismo podría transformarse gradualmente a favor de los obreros, pues estos estarían siempre en condiciones de alcanzar sus fines por la vía democrática. Basaba este pensamiento en la certeza de que el capitalismo tenía un asombroso poder de adaptación que lo hacía esquivar las crisis y la rápida pendiente que, según aseguraba Marx, lo llevaría a la ruina inminente y que todas las medidas renovadoras que continuamente el capitalismo demostraba ser capaz de realizar en la práctica, lo liberarían de un colapso económico cercano.

      Existen en la actualidad dos variantes socialistas: Los demócratas que adhieren a la primitiva concepción de Bernstein, que considera que la continua reforma socialista hace inútil a la revolución, y una minoría que insiste en que entre la reforma y la revolución hay un vínculo indestructible (Rosa de Luxemburgo), no excluyente pues, por medio de la primera, se avanza hacia la segunda, la cual entra en acción cuando aquella se vuelve ineficaz.

      También recordemos que los actuales partidos políticos socialistas democráticos se basan en las siguientes premisas:
      Aceptan el capitalismo y la “economía social de mercado” (se trata de una interpretación de la economía de mercado con una mayor preocupación por las necesidades sociales). Este socialismo no trata de destruir la estructura económica liberal pero mantiene su lucha contra sus tendencias negativas: “El socialismo democrático ha nacido y se ha desarrollado, en una permanente relación crítica con el capitalismo. Las luchas por la justicia social, por la igualdad de género, contra la discriminación, por las mejoras en la redistribución, que definen la solidaridad, explican esa relación crítica como razón de ser” (Declaración de París, Internacional Socialista, 1999).
      El socialismo sin democracia resulta un sin sentido.
      Aceptación de la propiedad privada de bienes, con algunas restricciones en lo que se refiere a determinados servicios sociales y riquezas consideradas básicas para la nación. Mientras que para el marxismo la restricción de la propiedad es total, para los socialistas demócratas la restricción es parcial.
      El Estado tiene un moderado nivel de intervencionismo sobre la economía bajo el paraguas del “nacionalismo”. Su postura es que debe ser la sociedad la que dicte las reglas de la economía, a diferencia del liberalismo, en el cual invierte el concepto: es la economía quien dicta las principales reglas del comportamiento social.
      – Para proveer eficazmente de los servicios sociales necesarios a una nación, la socialdemocracia redistribuye la riqueza a través de una fuerte presión impositiva que alcanza a toda la población, aunque los grandes capitalistas deben pagar más impuestos (a la ganancia, aportes patronales, impuesto a la herencia, etc.) que las clases media y baja.

      Las principales diferencias que tiene con los partidos políticos de la centroizquierda con la centroderecha, residen en ciertas formas relacionadas a la redistribución de las riquezas producidas por el capitalismo liberal. El Estado tiene una mayor participación en esta redistribución, y no confía en que “el mercado lo puede casi todo”. Adhiere a una política menos restrictiva de la inmigración, y a mantener un elevado nivel de presión impositiva, para sostener las ayudas sociales, en especial, el desempleo, la educación y la salud.

      Con respecto a las diferencias que existen entre los mismos socialistas demócratas, señalo que hay dos grandes polos:
      1) El “Neo-keynesianismo”, representado por el físico alemán, Oskar Lafontaine, recupera gran parte de las esencia izquierdista del partido socialdemócrata alemán, oponiéndose al giro a la derecha liberal y promoviendo una suerte de nuevo keynesianismo en materia económica.
      2) “La Tercera Vía”, representado por el licenciado en Psicología y Sociología inglés Anthony Giddens, que parte de la premisa de que la socialdemocracia clásica, la vieja izquierda, el mismo neoliberalismo o la nueva derecha, son hijos de un pasado mundo bipolar (EEUU versus URSS). En esa etapa, la sociedad definía un terreno claro para la política, la cual se podía dividir entre derecha o izquierda. En cambio, en el mundo unipolar de hoy (la caída de la URSS dejó a los EEUU como única potencia mundial), las experiencias de la vida social son cualitativamente diferentes, por lo que las respuestas de la política deben ser también distintas de las presentadas en el pasado.
      Con respecto a la globalización, Giddens sostiene que es producto de una nueva revolución tecnológica, especialmente en el campo de la informática, de las comunicaciones y de la microelectrónica, por lo que la presenta como una categoría alejada de un escenario socio-económico específico y consecuencia de un denominado orden natural en el cual, por consiguiente, no se puede interferir. Su hipótesis es que se trata de un proceso inevitable que se mueve hacia tres direcciones: hacia arriba (pérdida de poder del Estado Nación), hacia abajo (creación de nuevas demandas e identidades) y hacia los costados (creación de nuevas regiones económicas y culturales).

      Con respecto al “neoliberalismo”, se trató del capitalismo liberal y reformista de siempre (porque ideológicamente nunca hubo otro), con la diferencia que desde 1989 fue monopólico. A partir de ese momento, no se tuvo otra opción ideológica para presionarlo y exigirle mejores condiciones sociales o nuevas reformas del sistema.
      Durante la década del ’90 y por causa de ese monopolio ideológico, el capitalismo generó duras consecuencias sociales en una gran cantidad de naciones. Ante estos resultados, ya en 1998, el proceso capitalista comenzó nuevamente a mutar, y se fue acercando a ciertas pautas promovidas por la socialdemocracia. Hoy ya no existe el denominado “neoliberalismo”.

      Espero haberle sido útil.

      Enrico Udenio

      • Leandro José Pino

        Excelente desarrollo y muy sintético, Enrico Udenio. Me aclaró un par de conceptos que no tenía tan claros. Muchas gracias por su disertación y ayudarnos a entender gran parte de las contradicciones que vemos en varios partidos políticos con sus respectivas banderas ideológicas.

  25. Germán Rafael Pirán

    Aca seríamos todos muy intelectuales pero soluciones para mejorar no aparecen. Sería un foro “onanista” que define y analiza mil fracasos y ni una sola esperanza. Hasta el propio don Enrico habría dicho que le interesan mas las causas de que no funcione la cosa como debiera.
    Ahora: el problema sería cultural. No se vuelve democrático un pueblo por tener una constitucion idealmente perfecta, porque la gente no vive COMIENDO O MASTICANDO PAPELES, sino que vive conforme con sus costumbres mileniarias o ancestrales. Y los argentinos somos todavia hispanicos descendientes de autoritarios Borbones y autoritarios PAPAS y Obispos.
    ¿Nos sentimos dueños u ocupantes del territorio delimitado como República Argentina? Cuando somos propietarios de un inmueble (incluso de un P.H. copropietarios) PAGAMOS nuestros impuestos y hasta las expensas del depto. porque nos SABEMOS DUEÑOS).
    A los impuestos, cuando el pueblo los considera IMPOSICIONES DE LOS AMOS, no los quiere pagar, porque sabe que son exacciones que sirven para enriqueser a ELLOS ( los K, el chupete, o cualquier otro gobierno de turno).
    Las KORTES SUPREMAS acatan casi sin chistar, a menos que lo vean tambalear, al Presidente de Turno.
    Los Gobernadores son sirvientes del Presidente de turno y le IMPLORAN ayude a las provincias con dinero, mas ¿de donde lo saca el Estado ladrón?
    Es decir, los Gobernadores, supuestamente JEFES de las provincias que formaron la Republica Argentina en el pacto CONSTITUCION NACIONAL, en vez de hacer respetar SUS propincias y a SUS propios habitantes ciudadanos, hacen lo opuesto: SE SUB ORDINAN al Fuhrer FEDERAL.
    Por eso las Provincias casi no cobran impuestos a los habitantes: si pretenden hacerlo, la oposición los critica, pierden las elecciones, sube a gobernar la oposición y OTROS A ROBAR, pero siempre al mismo pueblo QUE NO ES DE GENTE O DE CIUDADANOS, sino de sometidos.
    La mentira frecuente en estos foros es sobre que hay “marxistas” que quieren destruir el capital, cuando todo marxista exitoso AMA el capital y se APODERA DE LA CAPITAL de su pais para dirigir todo, comenzando por la Economia y la libertad. Castro, Stalin y otros no difieren demasiado de Hitler y Mussolini, y Perón esta en linea parecida: POBRE no quedó él, NI SU VIUDA.
    Los Kirchner AUMENTAN su patrominio, quiere decir que CAPITAL no es mala palabra sino buena, son capitalistas. Dirigistas y amigos de sus amigos, como todos los gobiernos dirigistas, porque PARA ESO ES EL DIRIGISMO, para ayudar al capitalismo asistido, una OLIGARQUIA tipica de paises sin rumbo poblados por gente dominada y sometida.
    Intenet es bueno para analizar a los que dicen cosas sensatas y a los que hacen propuestas sensatas. Cien razones para justificar que Argentina vaya perdiendo posiciones surgen facilmente de los distintos sitios.
    Propuestas concretas para canalizar esa energia que parece resultar de las ultimas elecciones argentinas HACIA un futuro MEJOR, no aparecen. Tenemos el gobierno que nos merecemos, la internet que nos merecemos y los foros que nos merecemos. La pregunta mia sería: sin propuestas serias plausibles posibles y sensatas ¿somos pais? ¿Municipio? ¿CHICOS jugando a intelectuales? ¿soñadores? ¿delirantes?
    Quizas seamos todos conformistas que encontamos en internet y en este foro un pasatiempo entretenido, y esperemos poco o nada ademas de lo bueno que percibimos aca… Pero si de algo estoy convencido es que INTELECTUALES PROFUNDOS no somos…

    • Ante la inquietud del forista Germán, informamos que la filosofía del blog es holística, por lo que tanto, considera que, en su esencia, no existen la relación pura de causa=consecuencia, sino que se trata de un entramado de sucesos, todos conectados entre sí.
      De todos modos, rescatamos las sugerencias de Germán sobre la necesidad de realizar aportes de funcionamiento concreto para ayudar a solucionar los problemas que actualmente sufre la mayoría de la población.

      La Dirección del Blog

  26. Al leer el comentario de Alejandro, comprendo lo que dice Julio Ackari en el suyo:
    “Por lo tanto, no llegan a comprender el nivel de brutalidad que significa negarle al ciudadano su capacidad intelectual y su libertad en la elección de lo que cree más conveniente para su país. Por más que lo intenten, no logran comprenderlo. Ya tienen un chip totalitario adentro de su cabeza y sólo experiencias muy personales y particulares a cada uno podrán modificarlo.”

    Evidentemente Alejandro no asocia la imposibilidad de rebelarse o contradecir al sistema de gobierno marxista (porque vas preso, como en Cuba o Corea del Norte, o te “mandan a Siberia” en la época soviética), o la imposibilidad práctica de votar democráticamente por otro sistema politico y economico.

    Es indefectible que intentan defender su ideologia atacando lo malo que existen en las otras en lugar de mirar sus propios paños sucios para intentar corregirlos. Continuando con el concepto de Ackari, los marxistas están impedidos de hacerlo porque se les desmoronarían el castillo armado en base a sus negaciones de los conceptos de la libertad de pensamiento y el derecho de opinión y elección.
    Para ellos, la metodología de los Videla y compañía sería la correcta si en lugar de fascistas serían comunistas. Porque para ellos, existen dictaduras “buenas” y dictaduras malas, segun sean marxistas o no.

  27. Para responder a Susy Manera he de citarme a mí mismo en la sección “Dictaduras y Democracias” de este blog: “… debemos echar un vistazo a la reciente historia de América Central y América del Sur. Y qué vemos: Cuba, 1959, bloqueo; Chile, 1973, golpe de Estado; Nicaragua, 1979, los contras; Venezuela, 2002, golpe de Estado; Bolivia, 2008, la Media Luna.” Y agrego, Honduras 2009, golpe de estado.

    “Es decir, el liberalismo, que tanto se ha llenado históricamente la boca de democracia, ha sido la expresión más reaccionariamente conservadora y menos democrática en América Latina.”

    Y si vamos a debatir acerca de ideologías, debemos hacerlo desde el conocimiento de su dialéctica y de sus postulados económicos y filosóficos y no desde el prejuicio.

    ¿Por qué digo esto? Porque tildar de totalitario al marxismo no tiene gollete, implica entrar en una contradicción flagrante. “Para el fascismo, todo esta dentro del Estado y nada humano o espiritual existe ni tiene valor fuera del Estado, en ese sentido el fascismo es totalitario”. Esta sería, durante el temprano fascismo italiano, la frase mussoliniana originaria del término “totalitario”, más tarde sustantivado, “totalitarismo”. A diferencia del liberalismo y del marxismo, los regímenes totalitarios carecen de un relato coherente de proposiciones ideológicas. Su característica distintiva es la exaltación de un Estado omnipotente con líderes que son respetados al punto tal de exacerbar un muy marcado culto a la personalidad.

    Todo lo opuesto a lo que Marx, Engels y posteriormente Lenin desarrollaron en sus respectivas obras. “La conquista de la democracia”, “la dictadura del proletariado” implica la destrucción del Estado burgués, el órgano de dominación de la burguesía capitalista. La creación del Estado socialista, el instrumento coercitivo del proletariado como clase dominante sobre la otrora clase explotadora; órgano que habrá de desaparecer cuando ya no existan más las clases. Porque, si algo debe quedar claro en este planteo doctrinario es que el Estado surge en el momento en que las contradicciones de clase no pueden conciliarse y en el concepto de la lucha de clases.

    Es en este proceso, entonces, donde juega su papel la violencia en la tesis marxista, puesto que obviamente la clase explotadora minoritaria ejercerá resistencia. Pero así como el Estado burgués tiene derecho a defenderse, ese mismo derecho lo tiene el Estado Socialista.

    Ahora bien, cuando el marxismo llegó al Poder por vía eleccionaria… ¿de dónde surgió inmediatamente la violencia?

    La respuesta está siete párrafos más arriba.

  28. Muy cierto lo que dice Susy Manera en su comentario: la libertad de pensamiento es lo más preciado del ser humano.
    A lo que agregaría la libertad de discernir, que está implícito en la del pensamiento y el razonamiento.

    La respuesta del compañero Alejandro Kafka es común a la de todos las ideologías totalitarias. No consideran como violencia fundamental la de privar al ser humano de su capacidad en elegir diferentes opciones políticas. Al aceptar la dictadura a traves de “hacerse el bocho” pensando que es para el bien de la población, evidencian una propensión a la escalivitud y una enorme soberbia: ellos tienen la única verdad sobre la ideología que puede llevar al bienestar social.

    Por lo tanto, no llegan a comprender el nivel de brutalidad que significa negarle al ciudadano su capacidad intelectual y su libertad en la elección de lo que cree más conveniente para su país. Por más que lo intenten, no logran comprenderlo. Ya tienen un chip totalitario adentro de su cabeza y sólo experiencias muy personales y particulares a cada uno podrán modificarlo.

    Julio Ackari

  29. ¿A qué tipo de violencia se refiere Alejandro cuando se atreve a comparar el liberalismo con el marxismo y el fascismo?

    Porque la violencia en estas dos ideologías totalitarias se hace evidente desde sus propios postulados y se ejerce sobre lo más preciado del ser humano: su libertad de pensamiento.

    “Pueden quitarme todo lo que tengo, pueden incluso torturarme, pero mientras pueda conservar mis pensamientos y mi capacidad de razonar, seré un hombre libre”

    Es más que obvio que con el tema de la violencia, no hay punto de comparación posible. Con otros puntos es posible pero no con ese. Stalin, Mussolini, Hitler, Castro, Videla, Guevara, Franco, entre muchos más “revolucionarios” de la extrema izquierda o de la extrema derecha, pueden dar fe de ello.

  30. “La validez del marxismo, el fascismo y el liberalismo no son idénticas pues las dos primeras aceptan la violencia como medio de decisión, y reservan al arbitrio de la “nomenklatura” las decisiones sobre la vida de cada uno.”

    Si nos atenemos a la historia de América Latina, el liberalismo no sólo acepta, sino que también sus propulsores ejercen la violencia como medio de decisión.

    Podrá argüirse que la violencia no se encuentra dentro de los postulados originales del liberalismo. Por lo mismo, resulta desacertado lo argumentado acerca de la “nomenklatura” y el marxismo.

  31. Enrico, si me permite la aclaración, la conocida frase “Los perros ladran, Sancho, señal que cabalgamos”, no salió jamás de boca del Quijote.

    Sin perjuicio de su válidez expresiva, no debe atribuirse su autoría al manco de Lepanto, ya que Cervantes no escribió ese texto en ninguno de los dos tomos de su famoso libro.

    • Efectivamente, asumo mi error. Esta frase nunca fue escrita por Cervantes pero desde principios del siglo XX, se le atribuyó al personaje de Don Quijote y su desconoce con certeza su autoría.
      Esta asociación que se hace, en especial en los países de América Latina, tiene su asidero en el concepto y la caracterología especial que tenía el personaje con relación al entorno que se exponía en el texto.
      Tan popular llegó a ser esta frase, que fue incluso utilizada en numerosas publicidades de distintos países de América.
      Enrico Udenio

  32. Bienvenido Ruy, este es un lugar donde uno se puede orientar, porque contiene ideas interesantes y análisis serios. Que se hace con esto es cuestión de cada uno. Don Udenio da las pautas y los participantes aportamos nuestra cuota de verdad. Quiero advertir a Enrico y a los foristas que la definición ideológica si bien es necesaria no es suficiente.
    Porque de poco nos servirá ella si no está sustentada por una coherencia con nuestra actitud frente a la vida. Quiero decir, una concepción del mundo, una antropología, una ética. Porque cuando llega el momento de poner el pecho por nuestra política, no podemos estar vacíos de aquellas definiciones que son la base, el punto de partida para todas nuestras opiniones. Por eso es bueno debatir, afirmarse en lo que nos convence y dejar de lado lo que dejó de convencernos. Eso es crecer y vale para las personas y también para las sociedades.

  33. Sr. Udenio: A veces le comento de alguna película que es enseñanza práctica de política.
    como nadie, de los opinantes ha dicho, o insinuado siquiera…¿cuanto costó, en miles de millones de dólares…el exhibicionismo indecente del ejercito de videla? Con esos imponentes desfiles…hasta de cadetas con polleras, haciendole ver al pueblo “mirá lo que tenemos…hasta tanques, para tirarte encima…” Esto está demostrado, con una claridad inocultable, en LA REPUBLICA PERDIDA.- Una película tan bien hecha que hasta en las voces de la actriz Rita Cortese y del actor Aldo Barbero no se pierde una palabra.- Y con la colección de partes filmadas de la prepotencia y falta de visión de los represores…que se estaban radiografiando a sí mismos, para el futuro.- Y también queda claro como el agua el asunto de las Malvinas.- Y que el imperialismo inglés se impuso hasta sobre el Vaticano, y mandó al papa a ordenar a los cipayos de acá que la terminen, que la hdp de Dama de Hierro, no la iba a terminar.- No alcanza una sola palabra: fué una hipocrecía hipócrita, de todos los que pusieron la cara.- El iluso de Costa Méndez, y su montón de viajes…el de los yanquis, el del TIAR, el soberbio de Galtieri…es de no creer, el que esa película NO HAYA DESAPARECIDO.- Y evidencia cómo la industria nacional fué perseguida, justificando con dibujitos animados la mentira absurda de que la industria argentina no servía.-
    Esta última (Ud. espera que sea la última, y yo también) esta postrera y pronto, póstuma comunicación mía quizá sirva para que ciertos personajes con cara, cuatro manos, y pelo de gorilas….lean, miren, se pregunten de que carajo hablo, y alquilen la película de marras….y se traguen el sapo como Lanusse.- El que exhibe su soberbia, también, tratando a un civil como a un colimba: haciendolo “bajar la voz” como diciendo “Mire con quien habla…” Chau, Ude, descanse en paz, de los tábanos (algunos hay, ademas de mi caso) y que la gripe que no existe, no lo agarre.- atte
    Amílkar.-

  34. Estimado Udenio,
    ingresé al blog por sugerencia de uno de los foristas del Partido Liberal, en Facebook.

    Comparto con Ud. que la falta de identificación ideológica de los partidos políticos argentinos es un grave problema para la representación. Pero disiento con que sea lo mismo uno u otro de los sistemas analizados.

    Transcribo:

    “Reitero la importancia que se entienda que el crecimiento socio económico de un país puede concretarse siempre y cuando sostenga la base de una clara estructura política, económica, social y jurídica.

    Y ésta la da una ideología bien conformada, sea ésta el capitalismo, el fascismo o el marxismo. Cualquiera de estas tres es válida, en cambio, no lo es la inusual mezcla de las tres que, desde hace tantas décadas, no obtiene resultados positivos para las condiciones de vida de la población argentina.

    Es cuestión de decidir qué quiere ser la Argentina, y en las acciones, ser coherente con esa decisión.”

    De ningún modo debe juzgarse un sistema por sus resultados. El capitalismo no es superior al fascismo y al marxismo porque favorece en mayor medida el crecimiento socio económico. Si esta fuera la razón podría argumentarse que si la esclavitud fuera un método más eficiente debería ser adoptado, y esto no es así.

    La validez del marxismo, el fascismo y el liberalismo no son idénticas pues las dos primeras aceptan la violencia como medio de decisión, y reservan al arbitrio de la “nomenklatura” las decisiones sobre la vida de cada uno.

    El liberalismo reconoce el derecho de cada uno de elegir su propio camino en la vida, independientemente de los resultados que dicha decisión pueda significar a los ojos de los demás.

    No es lo mismo ser libres, inclusive de cometer nuestros propios errores, que estar sometidos a la voluntad de otros.

    Saludos

    Ruy

    • Ante todo, Sr. Ruy, gracias por estar participando en el diálogo político y socio-económico que propone “Los Anteojos del Tata”. Su aporte será, con seguridad, enriquecedor para todos.

      Con respecto a lo dicho por usted: “Pero disiento con que sea lo mismo uno u otro de los sistemas analizados”, debo aclarar que mis palabras en la nota fueron: “Y ésta la da una ideología bien conformada, sea ésta el capitalismo, el fascismo o el marxismo. Cualquiera de estas tres es válida…”
      Y decir que las tres ideologías son válidas no significa que sean lo mismo.

      Cuando se dice que una ideología es válida en su concepto y en su construcción teórica, es porque puede ser perfectamente defendida teóricamente por sus adeptos. Significa que es coherente entre su teoría y su práctica. Es como un “puzzle” (el juego de piezas sueltas que hay que armar en una figura final y que en el pasado se le decía “rompecabezas”) cuyas partes se pueden ensamblar en algo coherente por cualquiera que se decida a hacerlo. No dependerá del criterio personal de cada uno, aunque siempre existirá la impronta de los dirigentes para dejar su propia marca. Las piezas ya están dibujadas y solo hay que intentar armar el modelo siguiendo el encaje sincronizado de cada parte.

      Por lo tanto, un adherente al capitalismo puede defender su ideología con fundamentos válidos porque cuenta con todos los argumentos (las piezas a encajar) para ello.
      Pero lo mismo sucede con un admirador del marxismo o del fascismo.
      Un buen ejemplo a lo que me estoy refiriendo, lo puede encontrar en la página de este blog “Debate con…”, en el que construí un hipotético debate ideológico entre el inventor Karl Marx y Edward Bernstein, el generador del socialismo democrático (https://elmensajerodelotrolado.wordpress.com/el-debate-con/).

      Es cierto que el mundo cambia a cada rato y que las mismas ideologías no son instrumentos estáticos, pero mientras suceden estos cambios, es esencial tener una guía clara y coherente que nos señale un camino.
      Por ello, aquellos que tienen sólo objetivos y voluntad para llevarlos a cabo pero sin una ideología clara a seguir, terminan en situaciones de incoherencia (“cuellos de botella” difíciles de superar) que los compulsa a agredir y a descalificar “a aquel otro” que piensa diferente, como el principal argumento de defensa de sus confusas ideas.
      Es con estas agresiones cuando, justamente, le dan la razón a ese otro, porque se produce ese fenómeno previsto siglos atrás por el escritor Miguel de Cervantes a través del mítico personaje del Don Quijote: “Los perros ladran, Sancho, señal que cabalgamos”.

      Saludos cordiales para usted.

      Enrico Udenio

  35. Que lindo se pone el foro. Coincido en mucho con Pino y me gusta la salvedad de Gerardo sobre “el miedo al capitalismo”. Ese sería un buen punto de partida: yo quiero vivir en un país capitalista, entre otras cosas porque no hay mucho para elegir. Ganar plata no es un pecado. Cuando decimos que otros países prosperan y nosotros no, reconozcamos que son en su gran mayoría sociedades de credo protestante, puritano, donde la riqueza se acepta como una recompensa de Dios.(ver Max Weber). Nosotros en cambio hemos sido formados con preceptos como el del camello que pasa por la aguja mientras los ricos no pueden hacerlo. Los caudillos y los demagogos siguen explotando estas contradicciones y van “a Dios rogando y a la bolsa dando”.
    Arranquemos reconociendo que somos capitalistas y como tales cuidemos y acrecentemos nuestro capital sin tolerar a los “distribucionistas” o a los “compañeros” de los gremios que lo que hacen es dar diez y guardarse mil.
    Mis respetos a Udenio y al foro.

  36. Sr. Enrico: Algunos comentaristas de su página participamos siempre de sus opiniones en favor o en contra.- Otros, son golondrinas de un solo invierno.- Pero, si no me falla la memoria, de entre tantos analistas, NO VEO NUNCA alguien que me acompañe en clarificar el concepto del ALTO COSTO de producción de herramientas. que es el tema que me ocupa, y me preocupa.-
    Sí, sabios señores autores de estadísticas y opiniones demoledoras…¿Quien me hace eco cuando critíco, con absoluta certeza, la brutalidad espantosa que es el 21 de IVA sobre alimentos, metales, el agua, la electricidad….y todo, abso
    lutamente todo, lo que hace daño a la supuesta competividad a la que debemos hacer frente los que TODAVÍA hacemos algo? Ni siquiera pueden desmentirme cuando digo que el iva de una pinza nacional es el precio de dos pinzas de Taiwan.- Que valen la mitad, y, casi siempre, son diez veces inferiores en calidad.-
    Entonces: el ferretero de barrio ¿cuales pinzas se ve obligado a comprar? ¿Las nacionales? Y después, resulta que el fabricante nacional NO SABE PRODUCIR A PRECIO INTERNACIONAL.
    Eso, para los sabios que miran desde su pedestal de formación académica.- Los que ni siquiera van de compras, porque mandan a la mucama.
    A comprar un pan de manteca con un billete de cien.- Para hablar de temas de pobreza, hay que vivir rodeado de ella, y no, como dueño de Casa con jardín, en Palermo.- ¡Ma que democracia! Pobreza, es lo que nos está definiendo como nación “emergente” ¿Emerge de qué? Del pozo en que la oligarquía nos hundió, definitivamente, en el 55, de ahí tenemos que emerger.. y no va a ser con estos modelos de aspiradoras de las utilidades de tres millones de PYMES, y de otros tres, de artesanos….a los que se busca exterminar, como si fueramos extranjeros ilegales.- Lo único sensato, pero sensato, que leí, entre los comentarios sectarios de siempre: alguien dijo: DEJENNOS TRABAJAR EN PAZ, SIN SAQUEARNOS MES A MES, POR TRES AÑOS, y vamos a ver de que somos capaces.- En l964 una fábrica de tornos argentinos ganó la licitación internacional para construir un tornazo enorme… para Italia,- ¿Y el iva? Todavía ni iba, ni venía… en aquellos años…faltaba llegar al horizonte argentino el maldito cipayazo que lo trajo, como impuesto, años después.-
    Para perfeccionar el saqueo de los bolsillos del que necesita lo dejen trabajar en paz, y no le roben su utilidad mes a mes, sin faltar uno.- Hasta ése vampiro al principio, no puso el iva en los alimentos básicos.-
    Pero, si no recuerdo mal…él mismo despues hizo lo que llamó GENERALIZACION DEL IVA…y terminaron pretendiendo que los médicos paguen iva…de su trabajo.- Solo puede haber dos tipos de opinantes del peronismo: los que lo vivimos, y los que tocan de oído, por lecturas, casi siempre teñidas de parcialidad, o sea mentiras.-
    Por desconocimiento, o por maldad….o por cipayismo.- De las dos clases que existen.- el cipayo por plata, lo entienden hasta los pobrecitos síndrome de Down de las escuelas especiales.- El cipayo por afinidad, el de “todo lo de afuera es mejor” aunque sea el apartheid de Sudafrica. ese no lo entiendo.-
    El Brasil de la década del 40 NO TENÍA UN TORNILLO y los compraba en Argentina.- Hoy nos lo vienen a refregar por las narices como ejemplo los que se han ocupado, prolijamente, y de varias formas..(especialmente robándonos los ahorros para encajarnos papeles inservibles…a los que necesitábamos esos cuatro pesos para fabricar.- Y dos veces, no una.- Así que, señores estudiosos de estadísticas, a ponerse manos a la obra, pongan plata en alguna fábrica, de algun fabricante NACIONAL, así aprenden a separar la paja del trigo.- Cuando su socio industrial les diga: ché, si pagamos el iva, no podemos pagarle al personal.- A ver por qué optan…Por lo menos, van a aprender dos cosas: que la teoría es una cosa.- Y a putear en criollo.- Y si nó, vayan a pedir a un banco (cualquiera, todos depredadores) y van a aprender a putear hasta en finlandes y ucraniano básico.- Si alguien tiene alguna duda, haga la prueba, Y despues le piden mi mail a Udenio, y me escriben.-

  37. MIEDO AL CAPITALISMO: Estimado Enrico, muy buena su nota , segun el cuadro clasificatorio suyo el justicialismo es democrático en lo político y facista en lo económico , (ó PARECIDO A sería por ahí mas justo afirmar).

    Permitame establecer algunos matices para apreciar mejor este fenómeno (EL PERONISMO).

    a) Movimientismo: Si repasamos algunas de las siglas con que el peronismo (y otros partidos) se han presentado a lo largo de la historia argentina vemos que la palabra movimiento aparece con mucha frecuencia.
    movimiento justicialista , dicen los peronistas en un intento ilusorio de mostrar “unidad” , (se acuerda del TERCER movimiento histórico?)
    Movimiemto también era el de YRIGOYEN , que fue una prefiguración del peronismo que vino después.
    EL MOVIMIENTISMO es COMPLETAMENTE antidemocrático , confundiendo la propia convicción o ideario con el “TODO” el partido propio (movimiento) sería la encarnación de la PATRIA , todos los demás LA ANTIPATRIA, de modo que “NADIE puede estar en contra del movimiento, pues sería automáticamente un apátrida ó vendepatria. Yrigoyen, Perón, Alfonsín, y Kirshner todos tuvieron sus IDEAS ( manías) movimientistas. (EN ESTE SENTIDO el peronismo NO ES DEMOCRÁTICO, y solo fue haciéndose un poco mas tolerante a partir de la renovación del 86 y otros liftings para no desaparecer ante sus continuas crisis.)
    De modo que permitame respetuosamente refutar su calificación del peronismo como políticamente DEMOCRÁTICO, es mas bien un sistema CAUDILLISTA,POPULISTA: cuando aparece un lider (el último fue kirshner) todos se alinean “disciplinan” detras de el, insultando su propia inteligencia (los “ministros” de Kirshner se definen a si mismos como soldados).
    De modo que , salvo el penoso (segun Cristina) trámite del voto, el peronismo de democrático no tiene nada.

    b) Económicamente fascista ( aún sin contar con el tridente militares-iglesia-empresariado) JAMAS podrían contar con el grado de planificación y dedicación al trabajo que hizo del facismo un sistema reconozcamoslo , bastante estable y por un tiempo enorme , y que produjo bienes y sevicios (tambien males) para toda ó casi toda la población.

    CONCLUSION: El peronismo no es ni solidamente democrático (como tal vez lo sea la UCR) en lo político , ni consistentemente FACISTA en lo económico , de ahí su ENDEBLEZ para llevar adelante proyectos de mediano y largo plazo.

    ¿Que es el peronismo entonces? Para mí un SENTIMIENTO, como ser de Boca (que por supuesto es lo correcto) o de otro equipo.

    MIEDO AL CAPITALISMO: Así empecé mi comentario por que creo que este si : el miedo y desconocimiento del capitalismo, es un gran mal (epidemia) que padecemos todos los argentinos y que aprovechan muy bien los políticos ELLOS si CAPITALISTAS HASTA EL TUÉTANO (o debo decir mercantilistas?) para quedarse con lo ajeno.

    El Respeto por la vida, por la propiedad privada y por la ley SON la escencia del capitalismo democrático que da prosperidad a las naciones mas avanzadas de la tierra.
    ¿Nos animaremos a imitarlos?

    • Estimado Gerardo, técnicamente, un “movimiento” en sí mismo, no se distingue por ser democrático o antidemocrático. Dependerá de sus características para poder calificarlo.
      Y por supuesto, Boca es un sentimiento. ¡Sin duda alguna!
      Mis saludos.
      Enrico Udenio

    • Gerardo, muy buen desarrollo.
      Me permito agregar: uno de los males más constantes de este país, es, ha sido y será la identificación con el “caudillo”, desde 1.815 a esta parte.
      Nuestra Constitución es de raigambre liberal y democrática, en contra (me parece) de la conducta del 80% de nuestra dirigencia política, la que se caracteriza por carecer de convicciones democráticas.
      El “movimientismo”, creo, es un síntoma de tal carencia, ya que todos los líderes políticos que hemos padecido, han intentado, y logrado, instalar en la población que son ellos o el caos.
      También, tienen en general una visión patrimonialista del Estado (emparentada con su comentario sobre el mercantilismo de nuestros políticos).
      Han cambiado los medios técnicos, y las convicciones de gran parte de la clase media, pero desgraciadamente, no ha evolucionado desde Lanza Seca a esta parte, la visión caudillista de nuestros líderes.
      Gracias por sus comentarios, aprendo mucho de los mismos.
      M.

  38. Leandro José Pino

    Me gustaría saber si hoy en la Argentina existe claramente una centro izquierda y una centro derecha porque no está claro, en la mayoría de los casos como bien dice usted, la prensa es la encargada de clasificar a los candidatos con determinada ideología. Pero en la práctica no veo propuestas alternativas a este modelo económico basado en los subsidios y ninguno de los candidatos que tenemos plantea una modificación del tipo de cambio nominal.
    Como bien estblecen las bases del capitalismo en este país es inviable la industria nacional ya que no somos competitivos en términos mundiales, ya que los capitales prefieren los países asiáticos dado lo bajo que es el costo del trabajo (principlamente en China). La Argentina solo puede progresar con la exportación de commodities que es lo que el mundo demanda y la única alternativa pareciera ser el proteccionismo.
    Como el campo históricamente no ocupa mano de obra suficiente a pesar de que es el único sector que genera recursos debe verse perjudicado en post de la industria. Se vislumbra un clásico conflicto de intereses, o producir a precios que no cubren los costos para la industria o exportar y tener ganancias.
    Está claro que en este país la ideología es solo la excusa para movilizar a la gente, ya que la política económica que centraliza los recursos no cambia, se mantuvo el la década Menemista (idelogía de centro derecha) y siguió con los kirchner (ideología de centro izquierda). Muy pocas veces la seguridad jurídica se vio tan afectada como en estos tiempos con Un Estado con mecánica fascista en muchos casos con las famosas estatizaciones como las AFJP y Aerolíneas argentinas, La regulación de exportaciones e importaciones y los controles de precios.
    Estimado Udenio, a su juicio. ¿Qué camino debería seguir la Argentina para no seguir como hasta ahora? ¿Será posible mantener un tipo de cambio competitivo ante la inminente importación de energía?
    ¿Cómo fomentar la agricultura y al mismo tiempo crear y mantener el empleo mediante la industria?
    Le agradecería mucho que me responda ya que nunca me pierdo sus artículos.
    ¿Cómo puede ser que cuando determinada actividad es redituable inmediatamente aparecen los recursos para invertir como ocurrió con el sector agrario a partir del año 2003?
    ¿Cómo lograr que nuestros gobernantes dejen de lado sus prácticas populistas del momento y fijen las bases para políticas de largo y mediano plazo que nos permitan establecer un capitalismo con la previsibilidad necesaria sin que las bases sean permanentemente reguladas en desmedro del capital?

    • Estimado Pino, en realidad, en mis artículos trato de ocuparme de las bases estructurales de los problemas para buscar soluciones duraderas a los mismos. Es mi forma de pensar las cosas. Aquellos que han leído mis dos ensayos y otros artículos publicados en los medios lo saben. En general trato de evitar “generalizar” soluciones porque estoy bastante convencido que no existen medidas socio-económicas o políticas que sirvan para todos y en todo momento o época histórica. Una misma medida pudo fracasar en una instancia determinada pero tener éxito en otra.
      Partiendo de la base que no existen verdades absolutas, creo que sólo se puede sugerir medidas en función de algunas “probables verdades” de este momento.

      Con relación a sus preguntas le contesto que: 1) Hasta hoy, en la Argentina no se logró armar dos partidos de “centro” democrático, uno con mayor afinidad hacia la izquierda y otro hacia la derecha. Desde lo político podría lograrse, pero el problema se encuentra en la confusión económica que tienen la mayoría de los políticos argentinos; 2) No es del todo correcto que la Argentina no esté en condiciones de competir industrialmente. Por ejemplo, Brasil lo está logrando sin levantar grandes barreras proteccionistas. No olvidemos que durante la década del 90, nuestro país recibió fuertes inversiones industriales extranjeras y no sólo en el rubro agropecuario; 3) En razón a la muy crítica situación económica que vive el país, es posible que a partir de la próxima nota escriba sobre probables caminos hacia un desarrollo aportando detalles más puntuales.
      Mis saludos.
      Enrico Udenio

      • Leandro José Pino

        Enrico Udenio: Me aclaró bastante el panorama, y le estoy muy agradecido que se haya tomado el tiempo para responderme. Siceramente, usted reduce las cuestiones más complejas de forma que todos podamos entenderlas. Coincido un 100% con sus análisis ya que utiliza datos certeros y muy fáciles de comprobar. A veces me pongo filosófico y me pregunto si tendremos alguna solución o siempre estaremos condenados al fracaso y a cambios de 180º con los sucesivos gobiernos. Admiro a Brasil como una de las potencias emergentes más grandes del mundo pero cuando veo su gráfico de la distribución del ingreso no me maravillo en lo absoluto dada la gran desigualdad y la pobreza que padece. Pero al ver el enorme crecimiento y el flujo de inversiones internacionales que recibe Brasil no dejo de admirar a su gobierno y el tamaño de su economía. Guardo la esperanza que en algún momento unifiquemos nuestra moneda y nos liguemos más estrechamente con una regulación adeacuada.
        Muchas gracias nuevamente y es un placer tener la oportunidad de publicar en su foro y enriquecernos intelectualmente con sus análisis.

  39. Udenio, será bueno analizar su tema de hoy que como siempre sirve para “desasnarme”. En tanto, quiero dejarle al foro una reflexión que puede ayudarnos: el peronismo no es un partido porque no representa a “una parte” de la sociedad sino a muchas, cuyos objetivos son
    a veces antagónicos.Tampoco es un movimiento pues esto supone una dirección.
    Perón fué un hombre genial y seguramente con buenas intenciones, pero armó una trampa de la que hasta hoy no hemos podido salir justamente porque el peronismo no tiene sustento ideológico ni filosófico. En la práctica ha resultado un conservadurismo populista, demagógico y más corrupto que la media de corrupción que podemos esperar.
    El peronismo es una enfermedad de la política pero no porque los peronistas sean malos. Lo es porque falsea los fundamentos de toda sociedad humana que busca convivir y progresar con el único motor que puede mover al progreso: la ambición dentro de la ley, el trabajo honesto, la recompensa a las aptitudes.
    Y dentro de ese orden podemos elegir entre ser conservadores, liberales o socialistas, con las muchas variantes que estas tres orientaciones puedan tener. Cada una de ellas sin embargo, implica una definición inicial
    que es saludable clarificar. Lamentablemente hoy a la hora de votar, somos todos peronistas
    porque las alternativas no existen.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s