LA VERBORRAGIA DE CRISTINA

“El mundo está más gobernado por la apariencia que por la realidad, así que es totalmente tan necesario parecer saber algo como lo es saberlo.” Daniel Webster (17821852) Político estadounidense, constituyente y federal.

Desde el año 2003 que los Kirchner han dejado bien en claro que el cuestionamiento y la crítica atentaba contra su proyecto de consolidación del poder. Este habrá sido un argumento basal a la hora de decidir comunicarse con la sociedad únicamente a través de discursos proselitistas ejecutados, en su mayoría, desde el atril o el escenario de un acto político. Las conferencias de prensa, instrumento indispensable en una democracia republicana, quedaron fuera de sus planes.
Cuando un gobernante comunica desde un atril, o en la inauguración de una obra pública, no hay posibilidades de cuestionar o preguntar sobre sus dichos y conceptos, por lo que suele aprovechar la brecha para comunicar insensateces. Por ejemplo, la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, en su intento de desvalorizar la convocatoria al periodismo como instrumento necesario de comunicación, llegó a decir “No me imagino a San Martín haciendo una conferencia de prensa para anunciar el cruce de los Andes”. Realmente se hacen muy difíciles de entender los vericuetos mentales de Cristina cuando asocia (o confunde) una secreta invasión militar de principios del siglo XIX a través de la Cordillera de Los Andes (1), con la obligada explicación de su política administrativa que todo gobierno en el siglo XXI debería cumplimentar.
Por lo tanto, sin los límites que impone la presencia de periodistas críticos, la presidenta en su verborragia agravia a quienes que no están de acuerdo con sus ideas y/o con su forma de gobernar. Si bien usualmente utiliza argumentos incorrectos y realiza asociaciones inexactas con las que manipula el sentimiento ajeno, parecería que esas incongruencias no tienen demasiada importancia para ella. Es que el “modelo Kirchner” ha demostrado que es mucho más relevante lo que se dice, y cómo se lo dice, que la veracidad de las palabras o el accionar posterior de sus actores. Fue un acierto el que tuvo el Director de Estudios Latinoamericanos de la Universidad de Texas, Nicolás Shumway, cuando en su libro La invención de la Argentina” afirmó: “La cultura política argentina tiene una extraña fe en las palabras; cree que ellas resuelven los problemas”.No es el primer gobernante argentino que lo hace ni será el último, ya que, para muchos, se trata del camino más apropiado para convencer a la población de las bondades de un Gobierno. Manipulación social sería la palabra adecuada para esta acción, aunque, no nos olvidemos que, en una democracia, ésta sólo puede tener éxito si cuenta con la complicidad de una población que no puede ni desea interiorizarse de algunos pormenores básicos de la política y la economía, pero que es capaz de seguir y conocer hasta el más mínimo detalle los vericuetos de la vida privada de los integrantes del mundo del deporte y el espectáculo.

Cada país del mundo tiene el destino que determina su población. Si un pueblo presta atención sólo a lo que quiere o le agrada escuchar o leer, no podrá enfrentar adecuadamente sus problemas.

EL IMPUESTO AL CHEQUE

“Es peligroso dejar que el público entre a los bastidores. Fácilmente se desilusionan y luego se enojan contigo, que eras la ilusión que amaron.” William Somerset Maugham (1874-1965) Escritor inglés, nacido en Francia.

Desde ya que es imposible analizar en la estrechez física de esta nota todos los erróneos conceptos que la presidenta Cristina expone habitualmente en su desborde de conceptos por lo que me limitaré a pocos aunque significativos y actuales ejemplos. Uno de ellos es la discusión por la coparticipación del impuesto nacional sobre los débitos y créditos bancarios, conocido popularmente como el impuesto al cheque. 

La presidenta de la nación, en su época de congresista, fue una de las más fuertes defensoras de la coparticipación automática de los impuestos para las provincias. Por supuesto, ella era entonces opositora. Hoy, por el contrario, explicita que si se aprueba la coparticipación automática del impuesto al cheque, el Estado nacional podría dejar de girar dinero a todas las universidades públicas del país; o habría que achicar en un 15 por ciento los fondos de la ANSeS que se usan para “pagar a los jubilados y la asignación universal por hijo; o dejar de enviar los más de 2 mil mi­llo­nes de pe­sos a las pro­vin­cias pa­ra el in­cen­ti­vo do­cen­te.
Como vemos, no habla de reducir los cuantiosos subsidios empresariales o de las prerrogativas económicas dadas a algunos sindicatos. Ni tampoco hace referencia a las contribuciones monetarias a los transportes, la televisación del fútbol o al descomunal gasto de la propaganda oficial, que de tan exorbitante que es, se niega a informar sus montos aunque por ley esté obligado a hacerlo.
En cambio, la presidenta nos comunica que si se aprobara la modificación al impuesto al cheque, sería la educación, la salud y los niños los que van a sufrir. La psicología suele calificar este tipo de manejo como psicopático, una forma de manipulación que se aprovecha de la debilidad del otro para lograr el objetivo.
“Cuando escucho sobre proyectos para reformar la ley del cheque para supuestamente favorecer a las provincias, creo que no saben que esto significa sacarle al presupuesto nacional 10.000 millones de pesos que irían a las provincias” (¿?) “Todos los recursos del presupuesto están destinados absolutamente a la provincias” (,,,) “Nunca antes se dio tanto a las provincias” (…) “No se puede imaginar un país estable con provincias fiscalmente ordenadas, pero un gobierno federal desfinanciado”, son sólo algunas de las frases más polémicas que se le escucharon decir en estos días sobre el tema del impuesto al cheque, impuesto que, por otra parte recordemos, era “sólo transitorio” y que fue implementado por Domingo Cavallo en el 2001 y extendido varias veces por los Kirchner.
A su vez, las estadísticas desmienten muchas de las afirmaciones comparativas de la presidenta. Por ejemplo, en 1998 las provincias recibieron el 37,9 % de la transferencia por coparticipación y otros regímenes especiales sobre la recaudación nacional neta de seguridad social (2), mientras que en el 2008, 29,7 %. Es decir, diez años antes, las provincias recibían porcentualmente más transferencias que en la actualidad.

SUMA CERO

“Sucede lo mismo con los libros que con los hombres: un número muy pequeño juega una gran parte, el resto se encuentra perdido en la multitud.”  Francois Marie Arouet (“Voltaire”) (1694-1778) Escrito y filósofo francés. Uno de los máximos precursores de la Ilustración Francesa.

En una primera instancia, la coparticipación  de los impuestos se asemeja a un juego de suma cero porque la sociedad no saldría beneficiada desde el punto de vista monetario ya que lo que gana uno (la provincia), lo pierde el otro (la nación). La diferencia, entonces,  estaría dada en el poder político que otorga la discrecionalidad de la distribución de los ingresos en manos del Gobierno Nacional en detrimento de las provincias. Por ello, ampliar y automatizar la participación de los inacabables y marañosos ingresos tributarios nacionales (4), aparentaría ser, en realidad, un buen inicio para ejecutar la siempre cacareada pero inexistente nación federal.

Para que se tenga en cuenta la magnitud económica de lo que se está discutiendo con relación al impuesto al cheque (3), hay que saber que el Gobierno nacional perdería nada menos que el 0,8% del PBI, porcentaje que ganarían las provincias y la ANSES (0,6% y 02% del PBI respectivamente). En términos monetarios, por ejemplo, podríamos observar que, sobre la base de una recaudación de este impuesto estimada de $25.000 millones, habría un incremento de casi $9.000 millones en los ingresos provinciales, de los cuales, por ejemplo, la Provincia de Buenos Aires percibiría cerca de $1.900 millones, o sea, que con esta suma podría cubrir nada menos que el 45% de su actual déficit provincial. Esto torna más inexplicable aún el rechazo del gobernador Daniel Scioli al aumento de la coparticipación de este impuesto. Tampoco se comprende las declaraciones del Gobernador de Tucumán, José Alperovich cuando, hace pocas horas, manifestó: “A Tucumán no le conviene (…), ya que perderíamos $ 500 millones en obras públicas. No es que la presidenta va a decir: te doy La ley de Cheque y, aparte, te doy un dinero extra. Es una cosa o la otra.” Más allá de que en su declaración Alperovich deja en descubierto el comportamiento extorsivo del Gobierno Nacional, desde lo monetario sus palabras son inexactas, ya que con la coparticipación la Provincia de Tucumán recibiría nada menos que $ 402 millones.  

EL “UNITARISMO” ARGENTINO

“No puedes mantener a un hombre abajo sin quedarte abajo con él.”  Booker Taliaferro Washington (1858-1915) Educador y líder de la comunidad negra estadounidense. Liberado de la esclavitud en su infancia, obtuvo en 1896 el honoris causa en Master Arts de la Universidad de Harvard.

Reiterando lo expresado en el ítem anterior, con una cuenta de suma cero, la diferencia es política, no social ni económica. Cristina miente –por ignorancia o a sabiendas- cuando relata todos los beneficios sociales que se perderían si se aprueba una mayor coparticipación del tributo. Estos beneficios salen justamente de los fondos que el Gobierno Nacional se resiste a coparticipar.

¿En una nación federal, qué derecho se arroga el Gobierno Nacional al financiar, por ejemplo, al grupo jujeño de Milagros Sala, cuyo accionar social se realiza en Jujuy, con fondos que, en realidad, debería manejar el gobierno provincial de Jujuy que es quien tiene la responsabilidad de la asistencia social en su propio territorio? 
La respuesta la conocen todos, tanto los opositores como los mismos oficialistas, aunque éstos últimos no lo expliciten: se trata de debilitar el poder político de las provincias. El “modelo Kirchner” evidencia ser un “modelo” de sometimiento provincial que hiere profundamente la ética y el concepto federal que emana de la Constitución. Recordemos que los actuales programas de asistencia financiera están sujetos a la aprobación por parte del Gobierno nacional y, muchas veces, a retrasos en los pagos. La decisión de los Kirchner, positiva o negativa, sobre esta asistencia, me transporta a la imagen del emperador romano en el Coliseo cuando apuntaba el pulgar de su mano derecha hacia arriba o hacia abajo, según fuera su criterio personal en ese momento, decidiendo sobre la vida de otras personas.

La Nación acapara los impuestos de mayor recaudación (4) y compra voluntades provinciales en perjuicio de las mismas provincias. Desde una fachada nacional, controla la economía de  todo el país. Juan Bautista Alberdi hacía referencia a esto con mucha ironía cuando en 1862 decía “(…) (siempre) dueña del poder, Buenos Aires no quiso federalizarse ni desprenderse de su capital (ciudad), ni tampoco se avino a permitir que los negocios nacionales fueran manejados desde otro sitio (…)”.

Esto sucedía en 1862. Y sigue sucediendo en el año 2010… 

Enrico Udenio,  23 de marzo 2010

. 1) En enero de 1817, en solo 34 días, superando alturas de más de 5.000 metros y soportando en la noche temperaturas de hasta 20 grados bajo cero, un enorme ejército al mando del General argentino José de San Martín cruzó la Cordillera de los Andes con la intención de vencer a las fuerzas españolas. El plan estratégico de San Martín es considerado una genialidad para su época: impulsó la creencia de que iba a cruzar la cordillera en dirección a Perú, y lo modificó para liberar previamente a Chile. Además, logró dividir la defensa de las fuerzas españolas amagando traspasar la Cordillera de los Andes por muchos más pasos de lo que en definitiva utilizó obligando, de esta manera, a que los españoles tuvieran que cubrir con sus fuerzas la salida de todos esos lugares a la vez.

.2) Fuente: abeceb sobre datos de MECON (Ministerio de Economía y Finanzas de la Nación)

.3) En términos monetarios puros, con la propuesta de coparticipar el 100% del impuesto y sin modificar la detracción del 15% para la seguridad social (que ya no tiene basamento ético ni jurídico desde la desaparición de las AFJP), el 15% del impuesto que reciben actualmente las provincias se convertiría en un 50%. De no proponerse cambios adicionales en cuanto a la distribución secundaria, dicha suma se repartiría entre las provincias de acuerdo con los coeficientes delineados por la Ley de Coparticipación.

.4) Los impuestos nacionales son: 1. Impuesto a las ganancias de personas físicas; 2. Impuesto a las ganancias de sociedades; 3. Impuesto a la renta mínima presunta; 4. Impuesto originado en la prohibición de ajustes de Estados Contables por efecto de inflación; 5. Impuesto por ajustes en precios de transferencias; 6. Derechos de exportación; 7. Retenciones por exportaciones agrícolas; 8. Derechos de importación; 9. Tasas de aduana; 10. IVA importación; 11. Tasa de estadística; 12. Impuesto al monotributo; 13. Retenciones sobre salarios para ANSES: 14. Retenciones sobre salarios para PAMI; 15. Expropiación cuota ahorro jubilatorio ex.-AFJP; 16. Contribuciones patronales para ANSES; 17. Contribuciones patronales para PAMI; 18. Contribuciones para asignaciones familiares; 19. Cargo por previsión de despidos laborales simples; 20. Cargo por previsión de doble indemnización; 21. Cargo por previsión riesgo de accidentes de trabajo; 22. Aportes para Fondos de desempleo gremial; 23. Impuesto sobre fletes internacionales; 24. Impuesto a la transferencia de inmuebles; 25. Impuesto sobre débitos y créditos bancarios (impuesto al cheque); 26. IVA sobre servicios al 27 %; 27. IVA sobre compras al 21 %; 28. IVA sobre compras al 10,5 %; 29. Impuesto sobre gas y combustibles líquidos; 30. Tasa de kerosene, gas-oil y diesel-oil; 31. Impuestos internos; 32. Impuesto adicional de emergencia cigarrillos; 33. Impuesto a compra-venta de acciones; 34. Impuesto adquisición de automóviles nuevos; 35. Impuesto a premios de juegos de azar; 36. Impuesto del CONFER, radio y televisión; 37. Impuesto ITC transferencia combustibles; 38. Impuesto a los bienes personales; 39. Cargo por sobre-consumo de gas y electricidad; 40. Impuesto sobre peajes de autopistas; 41. Impuesto sobre rentas financieras (proyectado); 42. Impuesto a la riqueza. Se aplica a los autos de más de $70.000 (11% sobre el monto total).; 43. Impuesto para la Agencia de Emergencia Vial. Se creó a principios de 2008, ante la gran cantidad de accidentes en las rutas, y se financia con un 1% adicional al Impuesto Automotor; 44. Impuestos Internos especiales del 26% y aumento del IVA del 10,5 al 21% gravando los productos electrónicos.

ESTA NOTA SE ENCUENTRA TAMBIÉN EN EL PERIÓDICO
WWW.LOSANTEOJOSDELTATA.COM.AR

Anuncios

6 Respuestas a “LA VERBORRAGIA DE CRISTINA

  1. Liliana Mónica Eberhardt

    La verborragia de Cristina, creo que proviene de su desequilibrio emocional. Su enorme codicia, sus ansias sin límites de poder y dinero, también. Veo en ella a una mujer con un vacío enorme en su corazón , y una cruel soledad, que trata de llenar con dinero, poder …y PALABRAS. Y por toda esto, debiera ella rescatar su vida de manera urgente, llenarla de paz y amor, y dejar que alguien más equilibrado tome las riendas del Gobierno nacional.

  2. Excelente su nota Udenio. Con respecto a su comentario dirigido al forista Alejandro, en mi opinión personal, creo de todos los intelectuales que leo y veo a través de los medios usted es el mas equilibrado y sintético de todos ellos. Además es el que mejor puedo entender dada su simplicidad y sintáxis para tocar los temas en cuestión.
    Admiro mucho su gran capacidad intelectual para poder realizarse una autocrítica.

  3. Ante la interpretación que realizó el forista Alejandro sobre mi frase: “Esta inusual tensión actual –no creo recordar nada similar en mis 65 años de vida”, escrita en mi nota “La política en tiempos de cólera”, me veo obligado a aclarar que me estaba refiriendo especialmente a la “tensión política”. Haber puesto sólo “tensión” generó, sin dudas con razón, cierta confusión.
    Los golpes de estado, la violencia de los 70 entre las guerrillas de izquierda (Montoneros, ERP, etc) y de derecha (Triple AAA, parapoliciales y Ministerio de Bienestar Social de la presidencia de Perón-Isabel), los levantamientos militares durante las presidencias de Alfonsín y Menem, los violentos enfrentamientos entre la policía y los manifestantes piqueteros, entre muchos ejemplos que tenemos en nuestra historia, no están encuadrados como “tensión política”. Son alteraciones al orden institucional o democrático que trascienden los conflictos políticos interpartidarios.
    En cambio, la “tensión política” se da, en general, cuando los políticos se cruzan con violencia o cuando se producen importantes alteraciones en la convivencia ideológica de la población.
    Ejemplos de estos los tenemos en abundancia: el antiperonismo durante 1950-1955, cuando, valga sólo como referencia, los clérigos debían salir a la calle vestidos de civil por temor a las agresiones; la campaña electoral de 1983 que culmina con el ataúd incendiado por Herminio Iglesias; la renuncia de Alvarez en el Gobierno del Frepaso trastocando las reglas del juego político con un peronimso apoyando a un gobierno radical cuyo propio partido lo abandona; etcétera, etcétera.

    Normalmente, las tensiones se elevan en proporciones geométricas cuando se maneja el país con la visión de que los adversarios políticos son enemigos. El odio se instala, la meta es el sometimiento del otro y el resultado final, según a lo que nos tiene acostumbrada la historia pasada, es la violencia.
    Según mi forma de analizar los acontecimientos. este gobierno ha sembrado un enorme odio que trascendió incluso lo ideológico, según detallé en mi nota “La política en tiempos de cólera”.

    Por otro lado, tiene razón el forista Alejandro cuando dice que muchas de mis notas son “anti-K”. Probablemente yo no pueda evitar sentir temor ante las violentas consecuencias que puede sufrir el país cuando caiga -por su propio peso e inoperancia- el “modelo” impulsado por el matrimonio presidencial. Y, como todos sabemos, el temor no es el mejor compañero ni consejero para encontrar el equilibrio.
    Espero haber sido útil con esta aclaración.
    Enrico Udenio

  4. EXCELENTE análisis, Udenio!!
    “Las conferencias de prensa, instrumento indispensable en una democracia republicana, quedaron fuera de sus planes.” / “se hacen muy difíciles de entender los vericuetos mentales de Cristina..” / ““modelo Kirchner” ha demostrado que es mucho más relevante lo que se dice, y cómo se lo dice, que la veracidad de las palabras o el accionar posterior de sus actores…” / “..Manipulación social sería la palabra adecuada para esta acción,..”
    Coincido con “mignie”;Muy buena descripción de cfk!…”sus argumentos, y por ende sus conocimientos, los lleva prendidos con alfileres,..”(camelotposta.wordpress)

  5. Para explicar la negación de nuestra Presidente a celebrar ruedas de prensa, hay que entender que sus argumentos, y por ende sus conocimientos, los lleva prendidos con alfileres, por lo que no es raro que, aún monologando, derrape y termine en la banquina. Son demasiados conocidos sus errores de concepto y de saber básico que hacen de cada uno de sus “discursos” un venero de equivocaciones, algunas de ellas risibles, aunque siempre saque de la manga un culpable -generalmente alguien muy cercano- que la hace errar el tiro.
    Su poca formación cultural le hace descubrir a cada instante novedades -que lo son para ella- que la maravillan y que, creyendo que para los demás también lo son, le confieren ese acento de maestra de escuela primaria adoctrinando párvulos. Con un bagaje tan escaso, no puede exponerse a ser preguntada y sólo se anima a derramar sobre su auditorio los tres o cuatro temas aprendidos de corrido, momentos antes de enfrentar el micrófono. En mi época de estudiante secundario tuve un compañero que también se armaba de dos o tres conceptos y, si lo llamaban a exponer, los largaba rápido rogando que no le hiciesen ampliar conceptos, y, a veces, le salía bien. Nuestra Presidente tiene la gran ventaja de haber eliminado la posibilidad de la repregunta, y por eso esquiva la rueda de prensa. Uno de los indicios que abona esta teoría es su gozo cuando revela a los demás sus “descubrimientos” como si estuviese dando la fórmula de la Piedra Filosofal.
    Por lo demás, es bien sabido que su manejo de la economía -macro y micro- es nulo, y toda y cualquier referencia que haga a ella, la ha recibido totalmente enlatada “al vacío”, con errores y despropósitos incluídos, y cuando se la ve disertando sobre esos temas, hay que imaginarse a un títere que dice lo que el ventrílocuo le hace decir. Esta imagen puede ser aplicada sobre la mayoría de los temas sobre los que acostumbra pontificar y en los que también acostumbra salirse de la ruta.

  6. A ver, Susy. Ni es prédica pro kirchnerista ni estoy desvalorizando; estoy refierendo a un disvalor intrínseco de la nota: el disvalor de la oposición acérrima sin atenuantes de ningún tipo, sin raseros, sin poner óptica en actitudes y acciones políticas de quienes no comulgan con el actual Gobierno, salvo el de mencionar la “ley del Talión” y conformarse con eso. Del mismo modo como repiquetear con lo de “vandalismo autoritario de los Kirchner”, haciéndose el oso (la osa) con lo que ocurre en la vereda opuesta (tanto la de los políticos como la de los poderes fácticos).

    Supongamos que acepto su hipótesis de lo vivencial respecto de las tensiones sociopolíticas, acerquémonos en el tiempo: ¿no hubo mayor tensión cuando Semana Santa de 1987, antes, durante y después de la reacción popular, antes y después del “Felices Pascuas” de Alfonsín? ¿No hubo mayor tensión cuando los otros levantamientos carapintadas? Ni cuando Alfonsín declaró el estado de sitio? ¿Ni cuando ocurrió el ataque al cuartel de La Tablada? ¿Ni durante muchos otros pasajes del gobierno de Alfonsín? ¿Ni durante las fechas previas a las de los saqueos de los supermercados? ¿No hubo mayor tensión cuando mataron a Kosteki y Santillán?

    Y si de acicatear el nivel de la “inusual tensión” actual hablamos, ¿nada tienen que ver los dichos de los referentes de la oposición? La única fuente de la “inusual tensión” es el discurso de los Kirchner… todos los demás son pobres corderitos arrinconados por el lobo. Paremos con la exageración y con esta ofuscación deseosa de que se autocumplan las profecías apocalípticas.

    Usted dice, como si fuera aval suficiente: “Lo que sucede que la república federal no forma parte del “modelo” de los K…” ¿Y qué gobierno argentino ha planteado un modelo del cual formara parte la “república federal”? Veamos toda la realidad. Porque muchos que hoy son oposición, fueron gobierno y no escapan a las generales de la ley… Y la gran mayoría de los ciudadanos “pecamos” en esto: me pongo como ejemplo; yo, que no había votado nunca a quienes, jamás próximos a construir una “república federal”, ganaron elecciones y fueron luego gobierno, tengo mi mancha negra, voté en su momento a la Alianza (única vez que fui “ganador”). Las mayorías no quieren (a sabiendas o no) que se cristalice el artículo 1 de la CN, sino no votarían a quienes votan (tanto gobierno como oposición). Entonces que la “república federal” no se inscribe en el modelo de país que se plantea desde el gobierno, no es un argumento sólido para tanta obcecación anti-K.

    Discutamos, con pasión si se quiere, con ardor por qué no, pero basta de tirar y tirar para atrás. Tomemos como ejemplo la nueva nota de Udenio, que toma el tema del impuesto al cheque; que nos obliga a interiorizarnos sobre, a estudiar, a plantear y replantearnos el asunto. Y, si bien, no abandona esa agotadora prédica anti-K que también tiñe al diario “Los Anteojos del Tata”, por lo menos plantea ciertos argumentos sobre los cuales intercambiar ideas algo más constructivas. Es un aporte ligeramente mejor respecto de la nota anterior.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s