CUANDO VEAS LAS BARBAS DE TU VECINO CORTAR…

La confirmación del procesamiento de Mauricio Macri por parte de la Cámara Federal implicó la tácita confirmación de Norberto Oyarbide –el juez sostenido por el kirchnerismo- en la continuidad al frente de la causa. El ruido mediático que ha producido ha sido tan estruendoso que me mueve a decir algo respecto a este extraño suceso. La lectura del fallo me sorprendió de variadas maneras, y me llevó a algunas reflexiones que intentaré agrupar en tres partes: 

1.  Las suposiciones tomadas como verdades

La decisión de los jueces que componen la cámara se respalda principalmente en deducciones y suposiciones sin pruebas documentadas que las respalden o que involucren a Mauricio Macri con las escuchas ilegales, más allá del hecho concreto de que éste ejerce el cargo supremo de la Ciudad de Buenos Aires, lo que determina a priori una responsabilidad política pero no penable judicialmente.
Es muy difícil encontrar en los archivos fallos de Cámaras en los que se respalden los procesamientos de altos funcionarios, sobre la base de deducciones teóricas sin que medien pruebas concretas documentadas.

Desde ya, para los kirchneristas y anti-macristas todas las inferencias que hacen estos jueces son suficientes para condenar al Jefe de Gobierno capitalino, pero todos sabemos que, en su momento, estos mismos que hoy acusan a Macri rechazaron similares esquemas de deducción cuando los demandados eran funcionarios del Gobierno Nacional o el propio matrimonio presidencial.

En este punto referido a las deducciones, hay en el fallo algunas “joyitas” que verdaderamente cuesta mucho creer que estos tres camaristas hayan podido pergeñarlas. Una de las más impactantes es cuando aseguran que Macri no podía desconocer la mecánica de espionaje telefónico porque le interesaba el tema de la seguridad. Todo un monumento al absurdo deductivo. Otra de las inferencias que más sorprende es cuando en el escrito los jueces deducen que si Macri conocía a Palacios, y éste a James, el Jefe de Gobierno no podía desconocer lo que James hacía en su trabajo. Esto parece similar a que si por los hechos de corrupción imputados al ex Secretario de Transportes, Ricardo Jaime, se procesara a Néstor y Cristina Kirchner porque siempre le dieron al tema de transportes una atención muy especial, y porque en su carácter de presidentes eligieron como ministro a Julio De Vido, que era el superior directo de Jaime. Probablemente podamos inferir o suponer que los Kirchner estaban al tanto o, incluso, formen parte principal de una matriz de corrupción estatal, pero mientras no haya pruebas concretas, se trata sólo de suposiciones que no tienen asidero legal.

2. Los testimonios de los enemigos como base

La mayor parte de los argumentos con los cuales la Cámara intenta justificar el procesamiento de Macri están basados en testimonios de personas claramente opositoras al funcionario capitalino, pero lo más llamativo es que se descartó toda inferencia que condujera a suposiciones sobre la probable injerencia del oficialismo en la causa. Es muy sospechoso que todos aquellos caminos que podían haber conducido la investigación hacia funcionarios u organismos dependientes del Gobierno Nacional, hayan sido desechados. En cambio, Gabriela Cerrutti, Roberto Digón y Sergio Burnstein, enemigos políticos declarados del procesado, fueron base principal para argumentar el procesamiento judicial. A su vez, su cuñado, Néstor Leonardo, trató de exculparlo pero ni el Juez Oyarbide ni la Cámara quisieron tomar en cuenta ese descargo.
La actitud de los jueces se hace aún más sospechosa cuando rechazaron la posibilidad de investigar los dichos del ex senador Dr. Héctor Maya. Recordemos que éste declaró que el mismo Oyarbide le había dicho personalmente que “el destinatario real de la embestida era Mauricio Macri”. Y no se trató de una expresión aislada. El 19 de mayo pasado, Maya ratificó sus dichos en una entrevista radial: “Voy a comentar lo que pueda, porque seguramente, yo soy abogado, tendré que ir a Tribunales citado por este asunto. Yo me encontré con el doctor Oyarbide, yo fui juez del doctor Oyarbide como senador, y me encontré con él allá por noviembre, diciembre, accidentalmente en un comedor y le pregunté por dos o tres causas que estaban teniendo una gran conmoción, entre ellas la de Palacios y con motivo del diálogo que tuve en esa causa, que es la de Palacios, verifiqué esta afirmación de que el destinatario final de la causa era Macri. Y bueno, convencido por la manera que se desarrollaron los acontecimientos con posterioridad, de que Oyarbide, como otros jueces, como Servini de Cubría, son o están secuestrados o son “todo terreno” del gobierno, lo fui a ver a Macri, a quien no conocía, por razones políticas, porque yo soy peronista y estamos conformando un frente del peronismo disidente con el PRO en Entre Ríos, y le señalé que era imprescindible que se apartara de ese juzgado porque Oyarbide lo iba a procesar, se lo dije 10 días antes que sucediera.”
No está demás aclarar que el Dr. Maya suponía que la Justicia lo iba a citar por sus dichos. Sin embargo, nunca fue citado ni la Cámara hizo mención alguna sobre su denuncia, a pesar del peso que tenía su declaración teniendo en cuenta la envergadura de su posición política (ex senador nacional).
En otro momento del fallo de la Cámara, los jueces dicen que: Mauricio Macri no era ajeno a ese proyecto (policía metropolitana); por el contrario, cumplir el anhelo de que la Ciudad tuviese su propia policía había sido una promesa de campaña y sería una de las prioridades de su gobierno. (…) Es posible que M. Macri no conociese personalmente a James, sin embargo, es muy difícil sostener que no estaba al tanto de la tarea que en materia de seguridad le había encomendado a Jorge A. Palacios. (…) Esto da asidero a la postura de la acusación que sintetiza que en definitiva fue el Jefe de Gobierno quien insertó a James, por medio de la influencia de Palacios, en la administración a su cargo, lo nombró, le dio una retribución y cobertura para que coadyuve al proyecto de la Policía de la Ciudad en su vertiente paralela y encubierta de la producción de inteligencia prohibida.”
De estas deducciones que hacen los jueces se infiere que en el mundo de las suposiciones todo es posible, que si hubiera habido muertes de civiles generadas por algún policía metropolitano o actos de corrupción de algunos de ellos, también el Jefe de Gobierno de Buenos Aires debía ser procesado por causa de sus enormes deseos por constituir una policía exclusiva para la Ciudad de Buenos Aires y porque su administración es la que le paga los sueldos a los policías.

3. La desvinculación de Montenegro

Por último, ya que existen muchas más anomalías en esta causa judicial, voy a referirme al punto más endeble de todo este inusual proceso: la desvinculación o desprocesamiento de la causa del Ministro de Seguridad porteño, Guillermo Montenegro. Nada como esta acción muestra el alto voltaje político que existe detrás de la acusación a Mauricio Macri. Es que Montenegro era el responsable directo de los dos principales involucrados en las escuchas ilegales: Palacios y James. Si había algún funcionario superior que debía estar procesado por razones obvias, era justamente Montenegro.
Recordemos que el Ministro de Seguridad porteño cuestionó la autoridad de Norberto Oyarbide sobre la causa. Lo hizo sobre la base de que no se podía garantizar la imparcialidad del Juez ya que él (Montenegro), cuando era fiscal, había intentado procesar a Oyarbide por mal desempeño en sus funciones. Si se aceptaba la apelación la causa completa pasaba a otro juzgado. Es entonces que Oyarbide, sorpresivamente, desvincula a Montenegro y la causa siguió en manos de él. No existió ningún tipo de razonamiento que justificara tal decisión. Y probablemente no exista, ya que es muy difícil explicar por qué se desvincula al superior inmediato de los acusados al mismo tiempo que el procesamiento continúa jerárquicamente para arriba. 

LA JUSTICIA OFICIAL

“Espero tener siempre suficiente firmeza y virtud para conservar lo que considero que es el más envidiable de todos los títulos: el carácter de hombre honrado.”  George Washington (1732-1799) Primer presidente de los Estados Unidos.

El inexplicable desprocesamiento de Guillermo Montenegro dejó muy en evidencia que había una clara orden: la causa tenía que seguir en manos del juez Norberto Oyarbide, “casualmente” el mismo que descartó la denuncia de enriquecimiento ilícito de los Kirchner sin realizar ninguna investigación pertinente a la causa. Recordemos que, sin ir más lejos, hubiera bastado algo tan simple como una requisa al banco involucrado que, según las cuentas presentadas por el contador del matrimonio presidencial, le “pagaba” a los Kirchner intereses desproporcionados con relación al mercado, para desnudar la anomalía habida en ese enriquecimiento.

Tampoco podemos dejar de advertir que la Cámara que aprobó lo actuado por el juez contra Macri, también tiene sus antecedentes a favor del enriquecimiento del kirchnerismo. Fueron estos jueces los que descartaron denuncias por corrupción y ganancias ilícitas de los Kirchner y, nada más y nada menos, de Julio De Vido, el funcionario que maneja de manera arbitraria los ingentes fondos con los que cuenta el Gobierno Nacional gracias a la aplicación de la “Emergencia Económica”, y que está familiarizado con causas de probable corrupción oficial, como son las de Skanska, Antonini Wilson, Ricardo Jaime, los negocios con Venezuela, etcétera.

Desde el año 2003 este fuero Federal viene desestimando, sobreseyendo o cajoneando todas las denuncias de corrupción contra los Kirchner y demás funcionarios del Gobierno Nacional, con excepción de la de Ricardo Jaime. Ya hay muchos jueces que saben que si la oposición gana las próximas elecciones, sus carreras están terminadas. Por ejemplo, Oyarbide ya comenzó los trámites de su jubilación, por lo que al momento de las elecciones presidenciales del año que viene, ya no será juez.

EL PODER OCULTO

 “Cuando soy buena, soy muy, muy buena; pero cuando soy mala, soy mejor.”  Mae West (1893-1980) Actriz y dramaturga estadounidense, provocativa e irreverente.

En los análisis que podemos hacer sobre esta causa, más allá de cuánto pudo Mauricio Macri haber estado al tanto de las escuchas telefónicas, es muy difícil prescindir de las vueltas de tuerca forzadas que el juez Oyarbide utilizó para argumentar su procesamiento; así como también nos resulta difícil no inferir sobre la existencia de una mano negra del Gobierno Nacional cuando observamos la “curiosa” desvinculación de la causa del Ministro de Seguridad porteño, Guillermo Montenegro, y la participación de la ex-SIDE en los hechos acaecidos. Néstor Kirchner nunca ocultó que conocía todo lo que pasaba en los servicios de seguridad nacionales y no olvidemos que el involucrado directo en las escuchas, Ciro James, era empleado de esos servicios al momento de ingresar a la administración metropolitana.
Los Kirchner han sido personas que han demostrado, a través de los años, que no tienen principios éticos que le impidan ir hacia el logro de sus objetivos utilizando cualquier recurso posible.
Para ellos, parecería que inocentes y culpables no se determinan por sus acciones sino por sus ideas. Si éstas están contra ellos, los que las impulsan son declarados culpables. En cambio, aquellos que están a favor, son declarados inocentes sin importar los crímenes que hayan cometido o lo que ahora estén haciendo. Para ejemplos hay una multitud, pero basta citar a dos de ellos: Saúl Menem y el padre de Mauricio, Franco Macri.
El ex presidente pasó de ser el “anticristo” a aliado circunstancial de este Gobierno, mientras que respecto a Franco Macri, bastaría recordar la frase publicitaria que utilizó Daniel Filmus, un ferviente kirchnerista y competidor de Mauricio en las últimas elecciones capitalinas: “Mauricio es Macri”. Éste era el slogan con el cual quería inducir a la población a pensar que Mauricio Macri era sólo un testaferro del verdadero poder que estaba detrás de él: su padre.
Los tiempos cambian y las caretas se van cayendo. Ahora y a la luz de los últimos acontecimientos, podríamos asegurar que: “Franco es Kirchner”, con todo lo que ello estaría implicando.

ELIMINAR OPOSITORES

“No es perezoso únicamente el que nada hace, sino también el que podría hacer algo mejor que lo que hace.”  Sócrates (A.C. 469-399) Filósofo griego y figura casi mítica de la historia.

No existen pruebas válidas –las deducciones no lo son- que vinculen a Mauricio Macri con las escuchas del espía James. Con lo existente hasta Oyarbide sabe que no sirve para condenarlo, pero sí le alcanza para procesarlo y perjudicar su proyecto político. Y era éste el principal objetivo al que apuntaba el juez sostenido por el kirchnerismo. Además, sabe que la sentencia estará en manos de otro juez y, muy probablemente, con otra administración ejerciendo el poder ejecutivo de la Nación.
Creo que con los elementos que se cuentan hoy, no será posible saber si Macri estaba en conocimiento o no del tema de las escuchas ilegales. Deberemos cargar con la duda y apostar a lo que ya conocemos del derecho romano: ante la falta de pruebas concretas se debe creer en la inocencia del acusado, sea éste quien sea, nos guste o no.

Es clave que la oposición política no siga jugando a favor de los Kirchner. Tendrían que dejar de pensar en su quintita de intereses y cerrar filas alrededor de Mauricio Macri para defenderlo del ataque que soporta de parte de aquellos jueces dominados por el oficialismo. Habría que darse cuenta que hoy le tocó a Macri pero mañana seguirán otros porque las ambiciones paranoicas del ejecutivo nacional tienen la admiración y justificación de sus seguidores y cuentan con la estructura de la ex-SIDE y con enormes fondos para intentar dañar a sus opositores. Y cuando más cerca estemos de las futuras elecciones presidenciales, más desesperados se encontrarán y peor será la embestida.

Enrico Udenio

20 de julio de 2010

Anuncios

8 Respuestas a “CUANDO VEAS LAS BARBAS DE TU VECINO CORTAR…

  1. Al menos tenga la decencia intelectual de suprimir el párrafo: “eliminando opositores”. Le recuerdo que lejos estaba Ibarra de ser un opsitor y por negligencia se fue. Es decir no llegó al delito que todo liberal debe tomar como insulto que es violar el artículo 19 de la constitución nacional. Pieza única del constitucionalismo argentino, en ese artículo los liberales argentinos subieron a la cima del mundo en lo intelectual, superando a franceses y norteamericanos a lo que les copiaron la constitución casi integra.

  2. Sr Udenio, con todo respeto, su posteo es largo y empieza con su intencionada sospecha de que macri es inocente, que todo el proceso es un “bardo” armado por las huestes del mal y termina haciendo lo mismo que cualquier barrabrva: “hagamosle el aguante al abuelo” por que mañana van a venir por nosotros.
    Lamentablemente su escritura se convierte con el correr de las lineas en un intento de institucionalizar el espíritu de cuerpo “opositor”, es peligroso eso, es el primer paso a la institucionalización de la omertá. En mi blog al menos parangoné varias eces a Macri con Nixon, espero reflexione no tan cegado por el odio. Omix del blog omixmoron.blogspot.com

    • No tengo demasiada idea de si Macri estaba al tanto o no de las escuchas ilegales. De todos modos no creo que tampoco es muy importanhte viendo que los Kirchner han espiado a traves de la side a todos (jueces, politicos, profesionales, periodistas, etc) y nadie mosquea a pesar de que está comprobado todo esto.
      Asi que vuelvo a repetir que Macri puede o no ser culpable, pero que el juicio que le hace el hijo de p… de Oyarbide es un “bardo” no cero que haya demasiada duda de eso leyendo el fallo de la cámara y xsabiendo lo que hizo ese juez con lo de Montenegro.

  3. Pingback: Noticias Argentinas

  4. La impunidad conque se maneja el Kirchnerismo es asombrosa. Parece que no existe nadie capáz de ponerle fin. El arco opositor se pone felíz, porque Kirchner les saca un competidor para las presidenciales; pero ignoran que mañana el pinguino irá por los que todavía faltan. Son ingenuos y hasta merecerían que se lo hagan por bobos.

  5. se lo voy a decir en dos palabras porque una es muy poco
    exce lente
    Saludos

  6. Cuanto ensañamiento que hay contra Mauricio Macri. Queda mas que claro que la causa está dibujada, no hay evidencia.
    Esperemos que el 2011 sea el año de decirle adios a los Kirchner que este país se saque un poco el diablo que lleva en las entrañas.

  7. El peor delito que puede cometer un ser humano es el prevaricato. Un juez, que tiene en sus manos la libertad, la honra y el patrimonio de los ciudadanos debe ser algo sagrado. Su función es más importante que la del presidente o la de un legislador. Por eso el castigo también deberá ser ejemplar. Cuando se restablezca el imperio de la ley y de la justicia deberá ser juzgado y condenado con todo el rigor de la ley, aunque ya esté jubilado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s