EL PERIODISMO MILITANTE

La fuerte crítica hacia el Gobierno Nacional del discurso que dio el presidente de la Rural Hugo Biolcati, dio lugar a que se pudiera comprobar lo que, para mí, es una de las mayores desgracias de la Argentina actual: el periodismo militante.

Al día siguiente del duro discurso, las portadas de los diarios Página 12 y Tiempo Argentino, fueron un fiel testimonio de la subjetividad con que se mueven los medios periodísticos cooptados por el poder político. Por un lado, el matutino Página 12, que otrora supo ser  un medio valorado como independiente y celoso controlador del gobierno de turno, encabezó su portada con “La patria soy yo”, descalificando mediante el sarcasmo las críticas de Biolcati. A su vez, en la tapa del diario oficialista  “Tiempo Argentino” podía leerse: “La Rural: Biolcati reunió a más opositores que público”, lo que dejaba en evidencia no solo una falsedad (en el lugar hubo una presencia masiva de público) sino también una forma de descalificación velada propia de un nazi-fascismo: aquel que critica es un opositor por lo que no sólo no debe ser escuchado sino que también es merecedor de un ataque. El hecho de que la gente del campo reaccione en defensa de sus propios intereses, lo que es lógico y comprensible, no es tomado en cuenta como una acción posible por las huestes oficialistas.

¿PERO DE QUÉ SE TRATA EL PERIODISMO MILITANTE? (1)

“Prejuicio es una opinión sin un juicio.” ‘Voltaire’ (Seudónimo de Francois Marie Arouet)  (1694-1778) Escritor y filósofo francés. Uno de los máximos precursores de la Ilustración Francesa“.

La Real Academia Española define al militante (no militar) como alguien que pertenece a un partido político o a una colectividad y/o que apoya o favorece un determinado proyecto. Si a su vez, sabemos que periodismo es la captación y tratamiento de la información, podemos llegar a inferir que la diferencia entre un periodista a solas y un periodista militante es que mientras el primero mantiene ciertas posiciones de independencia de los poderes, el segundo responde claramente a un partido o proyecto político y que el manejo de la información será siempre acorde a la visión del que “milita” en el movimiento afín a sus ideas. En este último caso, deja de ser un interlocutor o comunicador válido ya que su finalidad es la misma que la de un militante común: hacer prevalecer sus propias ideas sobre las otras, con el agregado de que pueden difundirlas a través de la comunicación auditiva, visual o gráfica.

Los que están a favor de este periodismo militante tienen la creencia de que no existe la independencia, por lo que “todos los periodistas son militantes”. Esta creencia muestra que ponen el plano político e ideológico de un periodista en un mismo nivel que el de su profesionalismo.

Sin duda alguna que un profesional de la comunicación tendrá sus preferencias ideológicas, pero hará prevalecer el mayor grado de objetividad posible a la hora de opinar o de comunicar la información. Por supuesto no podrá evitar su subjetividad, pero aceptará lo diferente como elemento enriquecedor que permita remarcar un desacuerdo o posibilite modificar sus propios pensamientos incorporando nuevas ideas y acercarse en lo posible a esos otros diferentes. De esto se trata la vida, en definitiva: cambiar adecuándonos a los tiempos de cada etapa de la humanidad. Lo que hoy es considerado como “bueno”, quizás mañana ya no lo sea, o viceversa.

Mantener la idea de que no existe periodismo independiente es incluso una difamación para todos aquellos trabajadores de la prensa que dieron su vida o la arriesgaron en aras de esa independencia. Un libro reciente nos hizo recordar la odisea que padecieron Robert Cox y James Nielsen, directores del diario Buenos Aires Herald, por no sucumbir ante el poder político y económico de, primero, el gobierno de Perón e Isabel (1973-76), cuando fueron amenazados tanto por los Montoneros, el ERP como por la Triple AAA, y segundo, la última dictadura militar argentina, cuando Cox la enfrentó y gracias a su coraje, y la de su familia, muchas personas –entre ellas varios periodistas- salvaron sus vidas. Además, muchos dramáticos acontecimientos se conocieron gracias a que ese diario los publicaba sin acatar “los consejos” que le daban los integrantes de la Junta Militar. Cox dejó un fiel testimonio de lo significa la independencia que debe regir en el verdadero periodista: cuando correspondía, atacó por igual a unos y a otros, a la derecha y a la izquierda, a los guerrilleros y a los militares, sin que nadie pudiera corromperlo ni amedrentarlo. Sólo cuando recibió la información de amigos vinculados al poder militar de que ya se había iniciado una operación paramilitar para asesinarlo junto con su familia, Cox decidió irse del país. Sobre este particular, el periodista Jorge Fernández Díaz escribió en una nota recientemente publicada en La Nación: “Si Cox hubiera sido un periodista militante de izquierda habría ignorado seguramente los asesinatos de la guerrilla y si hubiera sido un militante de la derecha habría silenciado las desapariciones que perpetraban los militares. Por suerte (…) sólo era un periodista haciendo su trabajo más allá de sus convicciones ideológicas.”

Otro de los pensamientos con que intentan justificar al periodista militante es que lo validan en aras del “compromiso” asumido con su ideología. Un concepto que es también equivocado ya que se vuelve a confundir una profesión que requiere tolerancia y amplitud de criterio con militancia política. Cuando diarios como “La Nación” de la Argentina, de tendencia afín a la derecha y centroderecha,  o “El País”, de España,  que se encuentra situado ideológicamente en la izquierda y el centro-izquierda, arman sus titulares, sin duda que transmiten una afinidad acorde a su ideología pero lo hacen abarcando la totalidad de la información sin descalificarla burdamente. Sólo en las notas de opinión pueden aparecer definiciones más terminantes sobre tal o cual tema. Por lo tanto, la información en sí misma es tratada con un cierto grado de objetividad aunque la línea editorial marque la tendencia final de la noticia. A pesar de que uno no esté de acuerdo con ella, se puede leer e informarse bastante bien. Esto no sucede con los medios masivos cooptados por los gobernantes argentinos, quienes convierten a la información en un panfleto proselitista donde se combate en lugar de comunicar.

LOS ESTEREOTIPOS

“Hay mucho que decir a favor del periodismo moderno, al brindarnos las opiniones de los incultos, nos mantiene en contacto con la ignorancia de la comunidad.” Oscar Wilde (1856-1900). Escritor genial por su brillantez e ingenio.

Dentro del denominado periodismo militante el programa “6,7,8”, en el estatal Canal 7, hoy sometido a los designios del Gobierno Nacional, es su exponente más representativo.  Uno de los integrantes del panel es Osvaldo Barone, justamente uno de los periodistas al que me referí, seis años atrás, en mi libro “Corazón de derecha, discurso de izquierda” (Ugerman Ed., 2004): En la última década, el periodismo se ha convertido en un campo sembrado de ignorancia. Son pocos los casos de periodistas y analistas que poseen una visión holística, aunque sea ligera, de la sociedad argentina. Una gran parte se incorpora a un esquema en el cual la información se convierte en comentario o en una opinión muy subjetiva, y la posesión de un micrófono o una columna gráfica (en ocasiones se hace hasta incomprensible entender cómo han podido obtenerla) les da permiso para transmitir sus pensamientos bajo una pantalla de “compromiso ideológico”, aunque en su inopia no sepan quién fundó la social democracia, qué implicancias económicas tuvo el cisma religioso, o con qué países limita Irán.

Si la ignorancia es la sabiduría de los estúpidos, la creación de las ideas a partir de las de sus “enemigos”, es la expresión exponencial de la limitación intelectual. La mañana del 27 de enero de 2004, mientras yo escuchaba por Radio Continental el programa “Desayuno Continental”, el periodista Orlando Barone rememoró el momento en el que, 10 años atrás, al conocer la posición del periodista Bernardo Neustadt a favor de la privatización de los ferrocarriles decidió asumir una postura antagónica a pesar que reconocía el pésimo estado de los mismos. Al hacer referencia a ello, Barone emitió al aire la siguiente frase: “Cuando yo veo quién es el mensajero del otro lado, me convierto automáticamente en defensor de lo opuesto”.

Esta frase es una joya dedicada a la intransigencia de raíz emocional. Percibir al que tiene distintas ideas políticas como un “enemigo” anula la capacidad de entendimiento sobre “el bien de los <otros diferentes>” y esto, a su vez, limita la expansión intelectual. Barone no está solo en este campo. Hay numerosos comunicadores que juegan al mismo juego, el mismo Neustadt, al que hacía él referencia, y muchos más, tanto sean pertenecientes a la izquierda como a la derecha. Con este tipo de periodismo, la población recibe un mensaje en el cual el afuera es determinante y condicionante de lo interno. Promueve vivir “para fuera” en lugar de “para adentro”.  Construye historietas en lugar de historias.” 

ESCUELA FASCISTA PARA UN PERIODISMO PROGRESISTA

“Los intelectuales que trabajan con el gobierno actual son cortesanos o, en algunos casos, juglares o bufones del rey. Los políticos los utilizan. Los intelectuales no deben actuar en política sino pensar y reflexionar sobre la política.” Juan José Sebrelli, sociólogo y ensayista argentino. Reportaje en marzo 2005.

El periodismo libre exige que la libertad de opinión sea ejercida por fuera de la idea de propaganda. Cuando ésta se introduce identificada con intereses nacionalistas nos encontramos con las técnicas ya utilizadas en su momento por el fascismo y el nazismo. Justificaban la fuerza y no toleraban los adversarios que criticaban al Estado. El partido o su corriente política se equiparaban con la patria porque para defender la patria todos los métodos serían buenos. Primero identificaban al enemigo de una manera excluyente, por lo que introducían el meta-mensaje ‘o sos de los míos o estás en mi contra’.

En el caso específico del kirchnerismo, los principales enemigos parecieran ser los conservadores, los “neoliberales” y el multimedio Clarín. Éste, como el abanderado de los malvados medios de comunicación que buscan destituir al gobierno nacional y popular e implementar el caos y la injusticia social.
Los actuales periodistas militantes se identifican como progresistas porque progreso suena bien, y si se es progresista uno forma parte del bando de los buenos, en cambio si se es liberal o conservador, pertenece al sector de los malos. Para lograr mensajes claros e inequívocos, se necesitan sólo ideas cortas, manipulación y/o falseamiento de los hechos. Se trata de una acción maniquea pero eficaz a la hora de acceder a un pueblo carente de educación cívica, porque como decía Hitler, para triunfar en política hay que tener pocas ideas que alcancen a la mayoría del pueblo, ideas que sean sencillas y que no exijan pensar demasiado. Da igual que los hechos sean falsos o no. Lo importante es que se reitere la propaganda.

Los periodistas militantes propagan la idea de que los únicos que pueden sacar al país de la crisis y “cambiar el modelo” son los que lideran la ideología que ellos promueven. Hoy es “el modelo kirchnerista”, ayer fue “el menemista” y vaya a saber con qué nos encontraremos mañana.

El periodista independiente es un profesional de su trabajo que asume que las ideas son cambiantes y que, a sabiendas que no podrá evitar transmitir la propia, debe hacerlo con sentido crítico y con la mayor imparcialidad  posible.

En el lado opuesto, el periodista militante es un militante periodístico que constituye una caricatura del periodismo ya que está obligado a esconder siempre la otra cara de la moneda.

Enrico Udenio
6 de agosto 2010 

(1)  La expresión “periodismo militante” está referida a que utiliza su profesión para orientar la información de acuerdo a una tendencia ideológico- político determinada. No se relaciona con ser militante en el sentido de comprometido con el rol.
Anuncios

16 Respuestas a “EL PERIODISMO MILITANTE

  1. me parece patética esta publicación, llegué a ella buscando en google periodismo militante con el fin de escribir un artículo mostrando como quieren demonizar a los periodista q se comprometen con este modelo de país. Si fuera por mi, prendería fuego todas las facultade sde periodismo del mundo, por que no les enseñan a investigar y a tener convicciones, o a jugarse para un gobierno si le sparece que estan haciendo las cosas bien, en cambio d eso, se venden al mejor postor (q muy pocas veces es el gob.) siempre terminan trabajando para grandes multimedios con recaudaciones millonarias q no dejan nada para la sociedad. Pero eso no lo critican ustedes, solo ven q hace la TV pública o radio nacional para decir la frase gastada: ¨ESO LO PAGAMOS TODOS¨quien te crees que paga el precio de los multimedios cuando hacen lobby por un candidato inoperante y corrupto?:LO PAGA EL PUEBLO!, los que se creen periodistas, mejor investiguen el lobby mediático para instalar un candidato y no le tengan miedo a un gob. q dura 4 años, mejor yo desconfiaría de los grandes medios de comunicación q llevan 30 años mintiéndonos. Marco Marra de san juan.

  2. Estimados señores
    Acabo de publicar un ensayo cuyo título es ¡Cortemoslá Carajo!. Su título real, que también está escrito en la tapa, es El Fracaso de la Democracia. Otra generación perdida.
    Claro que un amigo publicista me recomendó un título más impactante dado lo dificultoso que le resulta a un escritor novel promocionar su libro.
    Y esta es mi forma de promocionarlo.
    Vale la pena leerlo porque es un camino serio para entender nuestros últimos 80 años de historia y las consecuencias de nuestra forma de hacer. Todo dicho con mucho humor e ironía para hacer placentera la lectura.
    Si no les interesa siempre pueden elimnar el mail. Pero al hacerlo recuerden lo difícil que es llegar al público cuando uno no es conocido como escritor.
    Cordialmente
    Alejandro Marin

  3. Pingback: ¿PERO DE QUÉ SE TRATA EL PERIODISMO MILITANTE? | "¿A quien vas a creer? A tus ojos mentirosos o a mis sinceras palabras…

  4. 6 7 8, UNA VERDADERA ESTAFA A TODOS LOS ARGENTINOS Y ARGENTINAS.

    Impactante revelación. Finalmente, luego de meses de búsqueda, un periodista (Luís Ventura) accedió al contrato que vincula a Canal 7 (TV Pública) con la productora PPT de Diego Gvirtz, que produce el programa 678. El documento fue hecho público por Ventura en una entrevista que le realizó Jorge Lanata el 29 de Junio de 2010 en el ciclo DDT de Canal 26.

    El contrato estipula que el Estado le paga a Gvirtz más de 1.000.000 de pesos mensuales por la emisión de 678 de lunes a viernes. Además fija el pago de 1.300.000 de pesos “por programa” en cuanto a las emisiones especiales de los domingos.

    Como bien dice Lanata, el problema (o lo que da bronca) no es que haya un programa que opine distinto en la TV Pública, sino que en la TV Pública haya un programa que se paga con fondos millonarios del Estado con el único fin propagandístico del Gobierno y de ataque permanente y sin fundamentos al periodismo crítico.

    Es uno de los contratos más escandalosos, y sigue en la línea histórica que tuvo la TV Pública desde que la dirigía Gerardo Sofovich. Nada cambió, y se entiende teniendo en cuenta que los gobiernos no cambian, mantienen las mismas conductas.

  5. [a su puesto como periodista] “(en ocasiones se hace hasta incomprensible entender cómo han podido obtenerla)”(Columnista).

    Incomprensible “no” es; la obtuvo sin competir él y su empresa no compite contra otras: el resultado es una empresa de medios mediocre que contrata gente mediocre.

  6. juan manuel chilavert

    Siempre recuerdan la odisea que padecieron R.Cox y James Nielsen directores del diario B:A:Herald-durante la dictadura,pero silencian la persecuciòn que sufriera y el cierre de su revista- Linea -el historiador Jose Maria Rosas .-Es mas en un libro sobre -La prensa en la epoca de la dictadura-o en notas del director de la editorial Perfil-jamas se hace mencion al cierre, secuestro de su revista, y persecuciòn de este gran patriota,que salio a denunciar al partido militar,los llamp pendejos y los tildo de subversivos y corruptos.-Tal es la oposiciòn que ejercio que le valio una querrella por injurias que le iniciaron Videla,Massera y Agosti.-De ese juicio pueden dar fe el Dr Alberto G Arzac,y el historiador Enrique Manson,como quienes fuimos los que realizabamos la suscripciones y distribuciòn en el paìs-en mi caso en Bahia Blanca-Era la voz de quienes no tienen voz,asi decia la revista Linea en sus tapas.-A èl, la gran prensa como tambien, otras voces antiprocesitas silencias esta persecuciòn para borrar de la historia a muchos argentinos que no se calleron y dieron testimonio no solo de los desaparecidos sino del proyecto entreguista que significo el proceso de Demoliciòn Nacional iniciado en 1976.-Si los directores del diario Herald denunciaron las atrocidades,bueno serian que den testimonio y reconocimiento a la valentia de Pepe Rosas,que sin apoyo mas que el de un nutrido apoyo de argentinos nacionales y con el silencio complice de la gran prensa,dio un testimonio de lucha y denuncia.-Eduardo Gomez B.Blanca.-

  7. En Argentina, el periodismo ha sido casi siempre militante y lo seguirá siendo hasta que no se consolide definitivamente el régimen republicano, y existan hombres que se rebelen contra lo que consideran un injusto estado de cosas imperante en su tiempo, para poner ejemplos que sirvan para aceptar mi afirmación me remito, a Mariano Moreno, Manuel Belgrano y al mismo Domingo Faustino Sarmiento, claro que todos fueron mucho más que periodistas, abogados, militares, políticos y grandes hombres cívicos. No es esto lo que debe alarmarnos y preocuparnos, sino la actitud de quienes alquilan su pluma al mejor postor o directamente estan al servicio de determinados intereses y es allí donde pierden la linea, en cualquier lado en que se sitúen pues allí lo dramático en todo caso no es ser periodistas militantes a quienes deberíamos respetar, sin! o ser periodistas mercenarios a quienes deberíamos despreciar.

  8. El periodismo militante es una gran realidad en este país, muchas veces cambio los canales para no ver siempre las mismas caras diciendo lo mismo, defienden lo indefendible. La realidad de la calle es bien palpable.
    Muy buena su nota Udenio…

  9. ¿Qué entendemos por periodismo militante?
    ¿Es aquel que difunde y defiende lo político partidario o el que hace militancia en la búsqueda de la verdad de los hechos en sí misma?
    ¿Es lo mismo ser periodista militante que tener militancia periodística?

    Si tenemos en cuenta que Udenio afirma que es alguien que pertenece a un partido político o a una colectividad y/o que apoya o favorece un determinado proyecto, no hay duda que se trata de un periodismo militante. Cualquiera sea su ideología, siempre tratará de difundir y defender buscando el camino que lo llevará a reinterpretar o falsear los datos y los hechos para ajustarlos a su ideario.

    En cambio, si aceptamos la verdadera esencia del periodismo, que es la búsqueda de la interpretación más fiel posible de esos mismos datos y hechos (siempre aceptando la inexistencia de una imparcialidad absoluta), se puede afirmar que eso es una militancia periodística, sea en un medio propio o ajeno. Creo interpretar que en su nota Udenio lo llama a eso, profesionalidad.

  10. Mi amigo Voltaire

    Una imagen perfecta fue la del mismo periodista que Udenio mencionó en su nota: Fernandez Diaz, que dijo:
    “Quienes han abrazado desde la prensa la militancia Kirchnerista rechazan el concepto de periodismo norteamericano. Si hubieran vivido en la década de los 70 en los Estados Unidos habrían descalificado a Bernstein y Woodward por abocarse quirurgicamente al Watergate y no investigar los manejos empresarios del Washington Post.”
    Más claro, imposible.

  11. Tiene toda la razón Udenio con lo de Pagina 12. Este diario se convirtió al oficialismo militante desde que fue prostituido por las enormes sumas de dinero que recibe del Gobierno Nacional.
    Desdibujar este hecho con que hay medios no oficialistas que pueden estar en una posición de “militancia” es ridículo. Sólo basta ver los titulares de cada sector para darse cuenta de la violencia y agresividad que tienen los oficialistas.
    Es una manipulacion del ofivcialismo intentar justificarse mostrando que por ser opositores se es tambien agresivo, virulento, gorila, genocida, vendepatria y tantas otras calificaciones agresivas.

  12. Claro, La Nación, Clarín, Perfil… no son subjetivos, no son falsarios.

    TN Periodismo Independiente… sí, sí.

    Desde siempre Página/12 ha titulado con ingenio, con humor, con sarcasmo… no es de ahora, también de cuando “otrora supo ser un medio valorado como independiente”.

    Confunde Udenio toma de posición político-ideológica con su elucubración de periodismo “militante”. Dentro de esa elucubración no dedica una sola línea al, si vamos al caso, más militante de los periodismos militantes, el de Clarín; ¿qué raro, no?

    Clarín, eximio militante del “veletismo”.

    Y si buscamos, aquí nomás, un ejemplo de periodismo “militante”, tenemos esa designación de “duro discurso” con que se califica en la nota a la perorata soez, banal, cínica y mentirosa de Biolcati. En fin, después recordamos a Cox y el Buenos Aires Herald y listo, quedamos bien… porque, ni aunque nos herniáramos en el esfuerzo, podríamos decir algo ni lejanamente similar de Mitre y La Nación o Herrera de Noble y Clarín.

    Por otra parte, parece que el autor del artículo hace mucho que no lee El País…

    … ni Los Anteojos del Tata…

    ¿Y por casa cómo andamos?

    • Se ve que Alejandro no capta la diferencia que existe entre un medio o diario oficialista que se utiliza únicamente para hacer propaganda del gobierno, con Clarín, La Nacion o Perfil. Intentaré ayudarlo. Sería algo así como que cuando en una ocasión Cristina Fernández de Kirchner dijo “Estamos aquí planteando un modelo diferente, alternativo, que es símbolo de la Argentina que queremos, una Argentina en paz, con mucho trabajo y con mirada y proyección estratégica”, un periódico militante anti-Kirchner hubiera publicado el siguiente titular: “Si Cristina dice que Argentina vive en paz, ¡cómo será vivir en conflicto!”. O ante un discurso de la presidente o su marido Néstor emitido en una exposición o inauguración cualquiera, el titular del diario fuera “Cristina reunió a más oficialistas que público”.

      ¿Lo captás, Alejandro? Es muy evidente.

      • Clarín nunca fue un diario militante aunque se le conosca históricamente su adhesión al desarrollismo. Siempre respondió a las tendencias políticas de su público. Por eso apoyó a los Kirchner durante los primeros años y se dio vuelta con la 125 porque la población se dio vuelta masivamente a favor del campo cuando el gobierno intentó exprimirlos más aun..
        Clarin mas que militante es camaleónico.

        • “Confunde Udenio toma de posición político-ideológica con su elucubración de periodismo “militante” dice el compañero Alejandro y se equivoca grueso con eso.
          La toma de posición política-ideológica en un periodista profesional que trabaja en un medio masivo es privativa de él y si bien puede ser expuesta o transmitida debería hacerlo bajo parámetros amplios porque justamente tiene un micrófono o una pagina o un canal de TV a su diposicion y es esto lo que lo diferencia de un militante estándar: la responsabilidad por el medio que dispone.
          Para aquellos que quieren militar y no comunicar, existen numerosísimos periódicos, revistas y radios que pertenecen a grupos ideologicos bien definidos en donde pueden participar. Basta pararse en un quiosco de diarios y revistas para verlos. En este caso pueden tomar posición político-ideologico a través del periodismo. Son periodistas militantes y tienen derecho de decir las barbaridades más grandes al igual que un militante cualquiera ya que trabajan en un medio “militante”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s