CRISTINA EN EL PAÍS DE LAS MARAVILLAS

“ – Perdón! no pensé que… – Ahí está la diferencia, si no pensás es mejor que no hables.” Lewis Carroll (Seudónimo de Charles Lutwidge Dodgson) (1832-1898) Escritor británico. Frase extraída de “Las aventuras de Alicia en el país de las maravillas” (1865)

 En esta última nota del mes, me referiré al discurso de bienestar que constantemente propaga el oficialismo y que ya ha producido reacciones tales como “Por momentos pareciera que estuviésemos en otro país”  o “el Gobierno muestra la realidad de un país europeo, no de la Argentina” (1).
Hace pocas semanas, el ministro de Economía, Amado Boudou, afirmó que
“Es mentira que la Argentina esté creciendo por el viento a favor; es una de las más grandes mentiras de estos años, ya que lo estamos haciendo porque aplicamos una nueva concepción del sistema económico”.
No es así y puede demostrarse, entre varios argumentos, con los siguientes:

A) Considerando los datos de las cotizaciones internacionales de sus productos en valores relativos, sólo en los primeros treinta años del siglo pasado el país se acercó al nivel que tuvo durante los últimos ocho años. Fue en aquella época y gracias a ello en la que Argentina se convirtió en el séptimo país en términos de potencia mundial.

B) El gran aumento de los valores de los productos primarios permitió que desde el año 2002 hasta hoy (con la excepción del año 2008 por causa de la crisis internacional), casi todas las naciones de Latinoamérica crecieran y lograran imponer importantes condiciones de desarrollo. Contradiciendo el concepto de lo dicho por Boudou, otras naciones de la región crecieron más que la Argentina porque los Kirchner espantaron inversiones y se disparó la inflación. Nuestro país es actualmente el segundo país con mayor inflación del mundo y ya bajó al sexto lugar en la escala de recepción de inversiones en América Latina.

C) Cuando Boudou dice “una nueva concepción del sistema económico”  está continuando la línea de discurso de la presidente que en reiteradas ocasiones ha dicho que su gobierno instrumenta “un modelo diferente y alternativo”. La historia argentina nos enseña que no tiene demasiado de diferente con relación a lo que ya realizado en el pasado. Distorsionar los precios relativos con controles directos o indirectos a base de subsidios ya se hizo durante los gobiernos de Perón (1945-1955 y 1973-1975), Raúl Alfonsín (1983-1989), y las dictaduras militares (como ejemplo tomo a 1972 con Aldo Ferrer como ministro de Economía).
Tampoco es muy diferente de lo hecho en el pasado el gran aumento del gasto público y la descomunal captación de empleados por parte de las empresas del Estado. Esta forma de mantener artificialmente baja la tasa de desempleo ya lo aplicaron casi todos los gobiernos democráticos y dictaduras con los desastrosos resultados fiscales conocidos. La administración Kirchner la profundiza, además, considerando “ocupados” a los receptores de los planes de subsidio y la  promociona como generadora de trabajo cuando en realidad es desocupación disfrazada.
Tampoco hay cambios en cuanto a la política de comercio exterior y el uso que ahora se le da al Banco Central. Restricción de importaciones, cambio alto para promover las exportaciones o cambio bajo subsidiado para motivar el consumo, devaluaciones continuas, controles de cambio y restricción de compra de divisas, emisión de moneda para sostener el gasto público, etcétera, fueron disposiciones comunes durante gran parte de los últimos sesenta años. Siempre finalizaron de la misma manera: fuga de divisas, escasez de inversiones e inflación, tres de los principales factores que demolieron los salarios, el tipo de cambio real y el empleo.

CON LA MANO EN LA CABEZA

“Procura en tus estudios no saber más que los otros, sino saberlo mejor.” Lucio Anneo Séneca (AC.3-65DC.) Filósofo y escritor hispano. Preceptor romano y máximo representante del ‘estoicismo nuevo’.

La Argentina del 2002 salió a flote, probablemente gracias a la capacidad política de Duhalde como piloto de tormentas y a la sensatez económica de Lavagna. Personalmente he sido un fuerte crítico de ese horrible y monstruoso invento que fue la pesificación asimétrica, y de la, para mí, conflictiva refinanciación de la deuda defaulteada del país, pero reconozco que, por primera vez en su historia moderna, la Argentina logró en los años 2002 y 2003 consumir menos de lo que produjo y, con ese ahorro obtenido, sentar las bases para salir de una de las peores crisis socioeconómica que sufrió la nación.  

Luego de la grave situación financiera internacional del 2009, la economía argentina vuelve a un crecimiento respaldada por la cosecha record del campo y por la lenta pero segura recuperación de los valores de sus productos básicos. Esto le permitirá lograr para este año un índice de aumento superior al 6% de su PBI, pero debemos tener en cuenta que este proceso no se debe específicamente a las políticas implementadas en el país ya que se está produciendo también en todos los países latinoamericanos por los mismos motivos: la rápida recuperación económica de China e India, la ayuda del clima y una mejor valoración de los productos originarios de la región.
Si analizamos el panorama de manera integral, podemos observar que:

– Cuando el gobierno difunde los porcentajes de aumento de la producción industrial esconde dos cosas: la primera, que toma como base comparativa cercana a la del año pasado, año en el que impactó fuertemente la crisis financiera mundial; y como base lejana, a la del colapso nacional en el 2002; la segunda cuestión que hay que considerar es que publicita los datos económicos de manera monetaria nominal sin tomar en cuenta el desagio por el efecto inflacionario. Si, en cambio, hiciéramos los números en volúmenes físicos nos encontraríamos con la sorpresa que durante la década de los 90 se exportó más que en esta década, y no sólo en productos primarios, porque también en las manufacturas industriales ahora estamos exportando bastante menos que en la década anterior.

– Por otra parte, cuando el gobierno informa de su superávit externo, está minimizando que este superávit se está fugando al exterior con todas las consecuencias que esto determina. También si hacemos la comparación con los años 90, nos encontramos con la sorpresa de que en esta década ya se han ido para invertir en el exterior un 70% más de capitales que durante toda la década del 90. 

– El mismo Boudou también afirmó que “No aceptaremos que el fortalecimiento del mercado interno, ni los salarios, ni las jubilaciones, sean un problema inflacionario”, lo cual, más allá de que cualquier estudiante del primer año de economía sabe que si hay aumentos de salarios sin una correlación con aumentos de producción e inversión en bienes de capital se motoriza la inflación, todas las semanas la población comprueba espantada los aumentos que tienen los precios de servicios y productos. Y es sabido también que la inflación motoriza un consumo ficticio.  

Por supuesto que la administración Kirchner tiene también datos verdaderos y positivos como son los casos de la baja proporción de deuda en relación al PBI y la recuperación del salario en términos comparativos con el 2002, pero esconde a conciencia a la mayoría de las resultantes negativas mediante la adulteración de los índices que ofrece el INDEC.
Si uno se deja llevar por las palabras de la presidente Cristina Fernández de Kirchner, “(…) a todos los sectores de la economía les pido que no que se pongan la mano en el corazón, que se la pongan en el bolsillo”, una frase con la cual intenta convencer a los empresarios que inviertan más, deberíamos pensar que la equivocada postura que tienen los Kirchner con relación a este tema quizás no sea por algún tipo de perversidad ideológica, sino simplemente se deba a la  ignorancia.

Ignorancia por desconocer que cuando, en general, los empresarios deciden invertir a mediano y largo plazo no utilizan ni el corazón ni el bolsillo, sino la cabeza.

Enrico Udenio
14 de agosto 2010

(1)  Expresión de Amalia Granata, la panelista de “Un mundo perfecto”, el programa que conduce Roberto Pettinato por América, como respuesta a un discurso del jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, en el que exponía las maravillas del modelo “kirchnerista”.

Anuncios

6 Respuestas a “CRISTINA EN EL PAÍS DE LAS MARAVILLAS

  1. A todos los argentinos es necesario hacerles comprender que un presidente de la República nunca puede parecerse a “Mandrake”. Si el Dr. Kirchner hubiera sido presidente de la República en 1983 el resultado hubiera sido mas o menos igual al del Dr. Alfonsín. A su vez si desde el año 2003 el presidente de la República hubiera sido el Dr. Duhalde , los resultados obtenidos hubieran sido mas o menos lo mismo que los el Dr. Kirchner. Mucho antes del fallecimiento del Dr. Kirchner yo ya escribí “lo cortés no quita lo valiente, nos sacó el infierno”. Muchos actores, cantantes y militantes de la izquierda ahora “resaltan” la actitud del Kirchner de obligar al Jefe del Ejército a descolgar los cuadros con las fotografías de los Generales Videla y Biognone que estaban allí por haber sido ambos “directores” del Colegio Militar de la Nación. Ésta es una actitud mucho más ” erpiana” y “montonera” que justicialista. Un general Perón nunca hubiera hecho esto. No lo hizo el Dr. Alfonsín, mucho menos hubiera sido posible si el Dr. Ricardo Balbín fuera presidente. Ésa actitud obedece a un real sentimiento de venganza. No es compartida por muchos argentinos. Mientras esto se hace, se cuelgan cuadros del “Che Guevera” confeso enemigo del Ejército Argentino en la galería de próceres latinoamericanos y en otros lugares. Es una más de las humillaciones que deben sufrir nuestras Fuerzas Armadas. ¿Hasta cuándo? Antonio Nour.

  2. ¿QUIÉNES SON? Los que consiguieron una jubilación sin pagar nada, como dice Antonio Nour. Yo conseguí una por ser mayor de sesenta y cinco (no soy ex diputado, ni ex funcionario público, ni ex legislador, ni ex concejal, ni ex nada por el estilo) y me tuve que poner al Anses como un duque con todos los aportes ¡al contado! Afortunadamente, con la ayuda de familiares, pude hacerlo. Ahora esto cobrando, y devolviendo la guita que me prestaron.

  3. 6 7 8, UNA VERDADERA ESTAFA A TODOS LOS ARGENTINOS Y ARGENTINAS.

    Impactante revelación. Finalmente, luego de meses de búsqueda, un periodista (Luís Ventura) accedió al contrato que vincula a Canal 7 (TV Pública) con la productora PPT de Diego Gvirtz, que produce el programa 678. El documento fue hecho público por Ventura en una entrevista que le realizó Jorge Lanata el 29 de Junio de 2010 en el ciclo DDT de Canal 26.

    El contrato estipula que el Estado le paga a Gvirtz más de 1.000.000 de pesos mensuales por la emisión de 678 de lunes a viernes. Además fija el pago de 1.300.000 de pesos “por programa” en cuanto a las emisiones especiales de los domingos.

    Como bien dice Lanata, el problema (o lo que da bronca) no es que haya un programa que opine distinto en la TV Pública, sino que en la TV Pública haya un programa que se paga con fondos millonarios del Estado con el único fin propagandístico del Gobierno y de ataque permanente y sin fundamentos al periodismo crítico.

    Es uno de los contratos más escandalosos, y sigue en la línea histórica que tuvo la TV Pública desde que la dirigía Gerardo Sofovich. Nada cambió, y se entiende teniendo en cuenta que los gobiernos no cambian, mantienen las mismas conductas.

  4. Estimadisimo Sr UDENIO, no podemos dejar de reconocer que toda su nota refleja la actualidad de los descerebrados de un gobierno que solo tienen capacidad para mentir y provocar cada dia mas ignorancia en el pueblo pero se llenan la boca prometiendo mas cultura y sanidad.

  5. Para el ciudadano común es imposible evaluar correctamente las críticas que escucha y que lee de parte de los periodistas y especialistas sobre economía. Lo que sí nota es que estamos algo mejor que hace unos 8 años. Las jubilaciones otorgadas a los que aportaron 10, 15, 20 años, a los que no aportaron nada, los planes “trabajar”, “jefes y jefas de hogar”, las “asignaciones universales” por hijo, los “planes de vivienda”, “computadoras gratis a estudiantes”, etc., hace que la gente esté algo conforme. Aquí en el norte “el Kirchnerismo” gana por el doble de votos a la oposición. Al ciudadano común no le interesa en absoluto la honradez o falta de honradez de los gobernantes. “Que roben pero que me den algo” así lo dicen a viva voz. Y el funcionario, sea intendente o gobernador o ministro tiene que mostrarse “generoso” en todo momento y nada más, así de simple. Antonio Nour.

  6. Como bien dice usted al terminar la nota no hay nada mas cobarde que el dinero. Habría que meterle la mano en el bolsillo a los Kirchner para ver que sale de adentro.
    Excelente su nota Udenio pero mucho mas corta que las anteriores.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s