¿A QUÉ NÚMEROS SE REFIERE CRISTINA?

¿A QUÉ NÚMEROS SE REFIERE CRISTINA?

A pesar de estar expresamente prohibido por las leyes argentinas, la presidente Cristina Kirchner utilizó su última cadena nacional de radio y TV para realizar un acto proselitista a favor de las candidaturas Scioli-Zanini.
Durante su discurso enfatizó: “Quiero decir que sin los números, hermano, no vamos a ninguna parte, esto no es chamuyo. No se gobierna el país con chamuyo y globitos, sino con números y gestión, y de eso algo podemos decir“.
Esta frase resulta sorprendente ya que es de conocimiento público que desde el año 2006, el gobierno adultera los datos del INDEC (el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos).
Una interpretación psicológica podría delatar que Cristina, en su verborragia, deja al descubierto su inconsciente y nos permite descubrir la ironía que existe detrás de: “de eso algo podemos decir”.

Las justificacioneCristina con el dedos
Por supuesto que tanto ella como sus adherentes más fanáticos intentaron justificar esa constante adulteración. En un principio, el argumento fue “para pagar menos actualización de la deuda a los acreedores atados a las cifras del INDEC”. Después las explicaciones posteriores fueron alimentando todo tipo de delirio, como por ejemplo, que los datos aportados por distintas ONG y universidades, muy diferentes a los oficiales, eran parte de un complot para derrocar al gobierno.
Estas constantes excusas me hicieron pensar que el kirchnerismo consideraba que la veracidad de los datos estadísticos de una nación no tenía mayor incidencia en sus posibilidades de desarrollo socio económico, pues resulta más fácil mentir sobre aquello que se considera un asunto de poca importancia.
A la luz de los dichos de Cristina, parecería erronea esta suposición. Pues al expresar“quiero decir que sin los números, hermano, no vamos a ninguna parte” está demostrando que los responsables del gobierno nacional consideran esencial contar con datos y estadísticas veraces.
¿Entonces? Si sin ellos “no podemos ir a ninguna parte”, ¿por qué mintieron hasta ahora con los números y aún continúan haciéndolo?

La importancia que tiene contar con datos confiables
Para una nación, los números económicos y las estadísticas de todo tipo son imprescindibles para detectar lo que está pasando con su economía, educación, salud, justicia, empleo, pobreza, indigencia, etcétera. No sólo para fortalecer políticas públicas o corregirlas, sino también porque son esenciales para quienes quieren invertir sus ahorros en la bolsa de valores, industrias, cultivos agrícolas, construcción de viviendas, y tantos otros sectores de la estructura productiva.

Tomemos como ejemplo al resto del mundo.
En la mayoría de los países, los datos estadísticos cubren un campo vastísimo del entramado socio económico. Por ejemplo, desde las mediciones semanales sobre la confianza del consumidor hasta las devoluciones de productos industriales por fallas en su fabricación, no queda sector ni rubro sin cubrir.
Todos los días los inversores se fijan en esos números y los mercados responden en función de ello. Tan importante es esto que no hay muchos antecedentes de países que se hayan animado a falsear sus estadísticas. Saben que las consecuencias son nefastas. Argentina es una fiel muestra de ello.
Sin datos veraces la inversión privada desapareció mientras sus habitantes vivimos dentro de un manto de ignorancia y oscuridad.
Grecia también lo hizo. Mintió para poder ingresar al mundo del euro y luego se vio obligado a seguir falseando sus estadísticas hasta que Europa lo supo. Hoy sufre terribles consecuencias y su futuro es muy incierto.
Por ello, las palabras de Cristina Fernández de Kirchner no sólo estarían mostrando un nivel elevado de hipocresía, sino que nos sumergen en una ignorancia preocupante respecto de la exacta magnitud de sus mentiras.
No obstante esto, creo que lo peor de esta situación es que una parte de la población argentina no relaciona nuestros problemas socio económicos con la falsedad de los datos proporcionados por el INDEC. Se trata de una problemática cultural mucho más difícil de corregir que la de los números.

Enrico Udenio
27 de junio 2015

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s